28 de septiembre de 2016

Espagueti con falsa carbonara de calabacín y aguacate


Hace un mes vi en facebook un anuncio de una nutricionísta que lanzaba un reto público para todo aquel que quisiera apuntarse y seguirlo. RETO 7 DÍAS,0% AZÚCAR

Me apunté al reto, sin tener muy claro si lo haría o no. Me leí las explicaciones que Natalia Clavet, la nutricionista promotora del reto, nos mostraba en el mail de bienvenida que nos mandó a todos los que en principio nos habíamos apuntado a seguir el programa.

Interesante y preocupante lo que los azúcares añadidos pueden hacer en nuestro organismo. No obstante como la curiosidad mató al gato, me sumergí en internet buscando más información al respecto y desde luego ya tenía decidido que al menos lo iba a intentar, aunque para una golosa como yo no sería solo un reto, tenía por delante el reto más difícil y complicado, vencer a mi poca fuerza de voluntad frente a un dulce o simplemente a un café ( imprescindible para mi ) sin azúcar. el único endulzante recomendado por Natalia es Stevia.

No solo se trata de no poner azúcar refinada en el café, se complica la cosa cuando comienzas a leer las etiquetas de conservas, fiambres, etc...  el 98% lleva azúcar en la lista de ingredientes que no debemos confundir con el listado de valores nutricionales.

No os voy a cansar ni a desglosar punto por punto la mecánica del reto, al principio os dejo el enlace por si alguien lo quiere leer y se anima a hacerlo.

Solo os puedo decir que llevo más de 15 días sin consumir nada de azúcar, que he cambiado mi alimentación de forma más o menos drástica, siguiendo las pautas que nos ha ido marcando Natalia a lo largo de los 7 días que duró el reto.

Algo ha cambiado dentro de mí, no necesito azúcar y lo principal no la echo de menos para nada, me encuentro divina de la muerte, no he perdido peso pero sí bastante volumen, vamos señores que estoy encantada y se lo recomiendo a todos. 

Esto no significa que cuando tenga una ocasión esporádica, cumpleaños, reuniones familiares o de amigos y pongan ante mis narices una tarta estupenda, me niegue en rotundo a tomar un poco, tampoco renuncio al 100% a una cerveza o a una buena copa de vino.

Llego a la receta................ hay que comer pasta y arroz integrales, el 50% del volumen del plato debe ser vegetal ( hortalizas y verduras ), eso acompañado a la reducción de grasas animales, me lleva a enseñaros esta receta tan rica y sana.



INGREDIENTES ( 1 ración)
100 gr. de espagueti integral
Agua
Sal
1 cucharada de aceite de oliva
CARBONARA DE CALABACIN
2 cucharadas de AOVE
1/2 cebolleta
150 gr. calabacín ( pelado )
1 vaso de leche
1/2 vaso de agua
nuez moscada
sal y pimienta
50 gr. de carne de aguacate
300 gr. de champiñón Portobello
1 cucharada de AOVE
2 dientes de ajo
perejil picado


PREPARACIÓN
Falsa Carbonara de calabacin y aguacate

Pelamos el calabacin y troceamos en cubitos pequeños, hacemos lo mismo con la cebolleta.
Ponemos una cacerola al fuego con el Aceite de Oliva, rehogamos la cebolleta y el calabacin, añadiremos un poco de sal para que las verduras suelten su agua y se pochen, no deben llegar a tomar color.

Una vez que tenemos pochadas las verduras, añadimos la leche, agua, nuez moscada, sal y pimienta.
Llevamos a ebullición, cuando comience a hervir bajamos el fuego al mínimo y dejamos cocer 10 minutos o hasta que el calabacin este tierno.

Trituramos , debemos conseguir una crema suave y fina. 
Añadimos el trozo de aguacate troceado y seguimos triturando. Veremos como la salsa emulsiona y se hace más espesa. Reservamos.

Limpiamos los chapiñones, laminamos y secamos bien.

Ponemos 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén, salteamos los champiñones con el ajo machacado. Cocinamos a fuego fuerte para ayudar a que el chimpi nos quede seco y dorado, sin nada del agua que pueda soltar durante el salteado.

Cuando ya tengamos los champiñones dorados y sin líquido, incorporamos la falsa carbonara de calabacín, mezclamos y reservamos.

Ahora coceremos la pasta integral siguiendo las indicaciones del fabricante en cuanto a tiempos de cocción.
Escurrimos la pasta y servimos en un plato.
Cubrimos con la Carbonara de calabacín . Espolvoreamos perejil picado por encima.






25 de septiembre de 2016

Ensalada César y su salsa #Asaltablog




Mira que me gusta esta ensalada, la hago con mucha frecuencia, pero nunca se me había ocurrido publicarla. Esta vez tengo la excusa perfecta para poder hacerlo.

Último domingo de mes y comienzo de la 4ª Temporada del Reto #Asaltablogs, las bases del reto nos las explica Marga en el blog Azafranes y canelas.

Hoy la suerte del sorteo ha querido que robemos una receta al blog  MABEL´S KITCHEN.

Conocí personalmente a Mabel en una Kdd que tuvo lugar en Valencia, me encanta asaltar blogs acción que este divertido reto nos permite hacer con premeditación y alevosía, además si se conoce al asaltado en persona, la cosa se pone más interesante.

Navegando por índice del blog de Mabel, me fui derecha a la pestaña de ensaladas. Dos ensaladas llamaron poderosamente mi atención, Waldorf y ENSALADA CÉSAR Y SU SALSA .
Evidentemente me decanté por la segunda, era la oportunidad perfecta para añadir a los buscadores de google la Ensalada César número 400.000.000

La auténtica y más servida en los restaurantes lleva queso parmesano y pechuga de pollo empanada, la mía más ligera, con queso fresco y solomillo de pavo a la plancha, que los picatostes ya aportan una buena cantidad de hidratos. Lo mejor de esta ensalada............ la salsa, cremosa, con sabor, eso sí con muchas y diferentes versiones.

Mabel un placer haber asaltado tu cocina


INGREDIENTES
Lechuga
Solomillo de pavo
Queso fresco tipo Burgos
Rebanadas de pan tierno
SALSA CÉSAR
4 cucharadas de mayonesa
3 anchoas
1 diente de ajo
1 cucharadita de mostaza
1 cucharada del aceite de las anchoas
Agua ( opcional )


PREPARACIÓN
Troceamos en tiras la lechuga, lavamos bien y escurrimos.
Os voy a contar mi truco para tener la lechuga siempre lista para usar.
Troceo una lechuga entera, introduzco la lechuga ya troceada en el recipiente del centrifugador de verdura, con agua muy fría.
Cuando ya esta bien lavada y tersa, saco el agua y la centrifugo a conciencia, dos o tres veces si es necesario.

Ya limpia y bien seca la guardo en la nevera en una bolsa de zip perforada.  Tenemos una lechuga entera lista para consumir. Se puede hacer con varios tipos de lechugas y verduras, nos ahorramos un poco de dinero sin tener que comprar los mezclum de lechuga que venden embolsados y que no siempre se conservan en buenas condiciones.

Tras este inciso seguimos con la preparación de la Ensalada César.

Marcamos el solomillo de pavo en la plancha, reservamos.

Cortamos dos rebanadas de pan en pequeños cubitos y los tostamos en una sartén con un pelin de aceite de oliva. Reservamos sobre papel de cocina.

En el recipiente donde serviremos la ensalada, ponemos una cama de lechuga, por encima colocamos el pavo cortado en trocitos, el pan tostado y el queso fresco cortado en cubos.

Salsa
En el vaso de la batidora ponemos todos los ingredientes de la salsa y trituramos hasta conseguir una crema fina.
Si resulta demasiado espesa, añadimos una cucharada de agua y volvemos a batir.
A mi particularmente me gusta una salsa con consistencia de natillas.

Regamos la ensalada con la salsa y servimos.
Ponemos salsa aparte para que cada uno se ponga la que quiera. Las cantidades indicadas son para dos raciones.





  

21 de septiembre de 2016

Arroz de sardinas #ProyectoRoca


Damos el pistoletazo de salida a las recetas del #ProyectoRoca
Hemos descansado durante el mes de agosto, dejando apartado en la estantería el libro " Las mejores recetas de mi madre "

El  #ProyectoRoca se creo en su momento para poner imagen a las recetas de este libro libro en el que Joan roca recopila las recetas más tradicionales de la cocina catalana, cocinadas por su madre en el primer restaurante de la familia.
Los beneficios de la venta del libro son destinados a Bancos de Alimentos. El libro nos ofrece recetas estupendas, pero imaginamos que para reducir costes, estas receta no traen imagen gráfica del resultado final del plato. Un grupo de bloguers nos hemos puesto de acuerdo para reproducir las recetas y publicar cada una a su manera una receta cada mes, elegida por cada una una de las que participas y así poner varias imágenes y versiones diferentes de una receta del libro cada mes.

Este mes un Arroz de sardinas, receta simple, económica y super sencilla, pero estas premisas no le restan sabor, color y nutrientes a un simple arroz acompañado por un pescado azul, humilde y repleto del ya famoso Omega 3.

Esta es mi versión, seguro que mis amigas tienen la suya, cada una diferente, pero todas siguiendo una misma receta.


INGREDIENTES 1 ración
100 gr. de arroz grano redondo
5 sardinas parrochas
1 diente de ajo
1 tomate maduro
Pizca de pimentón de la Vera ( dulce )
250 ml. de caldo de pescado
Unas hebras de azafán
Aceite de Oliva Virgen Extra
Sal


PREPARACIÓN
Retiramos la cabeza y las vísceras a las sardinas, sin lavarlas, las congelamos al menos durante dos días, para evitarnos problemas con el Anisakis, ya que en esta preparación, las sardinas llevan muy poco tiempo de cocción.

Ya hemos congelado y descongelado las sardinas. Escamamos y separamos los dos lomos, lavamos bien bajo el chorro de agua fría. Retiramos las espinas más gruesas y reservamos la espina central, en mi receta la vamos a utilizar.

Enroscamos los lomos de sardina formando un rulo y guardamos el frigo hasta el momento de utilizarlas.

Machacamos el diente ajo en un mortero. Ponemos un buen chorreón de aceite de oliva en una fuente de barro y sofreímos el ajo y el tomate rallado, a fuego lento hasta conseguir una especie de mermelada.

Ponemos a calentar el caldo de pescado con unas hebras de azafrán.

Cuando el ajo y tomate estén pochados incorporamos el arroz, que sofreiremos unos minutos el tiempo que tarde en coger temperatura el caldo de pescado.

Retiramos la fuente del fuego y en una esquina sobre el aceite disolvemos el pimentón. Mezclamos todo y volvemos a acercar al fuego.

Añadimos el caldo caliente, mezclamos y dejamos cocer hasta que el arroz esté casi cocido. En este punto ponemos los rulitos de sardina sobre el arroz, retiramos el fuego y dejamos reposar 5 minutos.

Mientras, freiremos las espinas centrales de las sardinas.
Pasamos las espinas por harina y las freímos en aceite bien caliente. Ojo que es cuestión de segundos el tiempo que tardan en dorarse.

Decoramos con las espinas crujientes . Están deliciosas y además aprovechamos todo el fósforo que contienen.

La versión de mis amigas

MARGA - ACIBECHERIA