25 de junio de 2017

Alcachofas con vinagreta


Hoy en el reto #Asaltablogs robamos receta a un blog con identidad asturiana , EL TOQUE DE BELÉN capitaneado por Belén. Gran cantidad de recetas golosas tiene Belen en el índice, pero entre las recetas saladas y sanas, encontré estas estupendas y ricas ALCACHOFAS A LA VINAGRETA.

Receta a que he sido fiel en cuanto a ingredientes. La manera de cocinar las alcachofas es la que habitualmente utilizó y que siempre me da muy buenos resultados.

Belén espero que mi robo te guste, a mí desde luego me ha encantado y fuera de temporada repetiré la receta con unas buenas alcachofas en conserva.


INGREDIENTES ( 2 raciones )
6 Alcachofas
1/2 pimiento rojo
1 pimiento verde
2 tomates pera
1/2 cebolleta
1 parte de vinagre de Jerez
3 partes de Aceite de Oliva Virgen Extra
sal y pimienta al gusto
Triángulos de queso fresco ( opcional )


PREPARACIÓN

El primer paso será cocer las alcachofas.
En otras recetas ya he explicado mi forma de cocer las alcachofas, pero lo vuelvo explicar porque es la forma de cocción que mejor guarda el sabor y la forma de los corazones de la alcachofa.

Lavamos bajo el grifo las alcachofas, si tienen el rabo demasiado largo lo cortamos a la medida que más nos guste.
Introducimos las alcachofas enteras en una olla exprés ( la mía rápida ), cubrimos con agua fría, cerramos la olla y cuando la válvula de la olla alcance la máxima presión. Bajamos el fuego y cocemos 6 minutos. Pasado el tiempo, retiramos la olla de la fuente de calor y dejamos que pierda presión.

Cuando la olla nos permita la apertura sin peligro, sacamos la alcachofas, dejamos enfriar y procedemos a su limpieza.
Retiramos las hojas exteriores hasta llegar al corazón de la alcachofa y comprobemos que es la parte tierna y apta para comer.
Cortamos la punta que aún tiene puntas de hoja duras y damos una bonita forma a la parte del rabo, torneando con un cuchillo.

Vinagreta
Pelamos los tomates y los pimientos. Troceamos en cachitos pequeños, al igual que la cebolla.
Colocamos todas las hortalizas en un recipiente, junto al vinagre, aceite y sal. Mezclamos.

Servimos las alcachofas regadas con la vinagreta emulsionada.
Como complemento a las alcachofas he puesto unas cuñas pequeñas de queso fresco, pero esto es opcional.


21 de junio de 2017

Sardinas en escabeche #ProyectoRoca


Esta vez Sofía que gestiona el blog MIL IDEAS MIL PROYECTOS, ha sido la encargada de elegir la receta para este mes en el #ProyectoRoca. A estas alturas del proyecto, todos sabéis que unas cuantas bloguers nos hemos puesto de acuerdo para interpretar y poner imagen a las recetas del libro " LAS MEJORES RECETAS DE MI MADRE " escrito por su hijo Joan Roca y los beneficios de la venta, son destinados a los Bancos de alimentos.

Sofía ha sido buena amiga y nos ha propuesto una receta, que a mi particularmente me encanta. El mundo escabeche no tiene límites, podemos escabechar cualquier alimento, pero seguro que uno de los más típicos es el pescado azul.
El escabechado es una técnica de cocción muy usada desde la antigüedad. En una época en la que los frigoríficos no existían, usaban el escabechado como medio de conservación para los pescados.

Hoy en día seguimos aplicando esta técnica de cocina y no solo para pescados. Es habitual y corriente ver escabechados de verduras y aves.

Pero quizá sean las plateadas y humildes sardinas, el pescado azul que más se escabecha. Es económico, saludable y una delicia para el paladar.

Mi versión del escabeche de sardinas, no difiere nada de la receta original, que he seguido al píe de la letra. Solo me he tomado la licencia de limpiar las sardinas y cocinar los lomos limpios de espinas.

Me gusta aplicar uno de los mandamientos obligados de cocina " Todo lo que se pone en el plato se come ". Y para ser sincera, no me resulta agradable tener que limpiar las sardinas en mi plato y llenarlo de desperdicios.

Esta es mi versión, espero que os guste y os sirva de modelo para hacer sardinas escabechadas.



INGREDIENTES
500 gr. de sardinas limpias
1 cucharada de harina
sal
1 cebolla
3 dientes de ajo
Aceite de Oliva Virgen Extra
Escabeche
Aceite de Oliva
1 cucharadita de Pimentón dulce de La Vera
50 ml. de vinagre de Jerez
1 hoja de laurel
200 ml. de agua
Sal



PREPARACIÓN

Primero vamos a limpiar muy bien los lomos de sardina y así tenerlos listos para escabechar.

Retiramos las cabezas y las tripas. Separamos los lomos desechamos la espina central.
Frotamos los lomos por la parte de la piel y retiramos todas las escamas.
Sumergimos los lomos de sardina en agua con hielo ( 30 minutos ), con esto conseguimos que suelten la sangre y nos queden blancas y limpias.

Pasado el tiempo, sacamos los lomos, secamos con papel de cocina, cortamos parte de la ventresca.

Ponemos aceite de oliva en una sartén, salamos las sardinas, pasamos por harina y freímos ligeramente ( solo sellar la capa de harina ) en el aceite caliente. Reservamos sobre papel de cocina para que absorba el exceso de grasa.

Colamos el aceite y volvemos a poner al fuego. En este aceite doramos los ajos laminados y pochamos la  cebolla cortada en juliana.

Cuando la cebolla esté transparente, retiramos un momento la sartén del fuego, añadimos el pimentón dulce y mezclamos hasta que se disuelva en la grasa.

Volvemos a poner la sartén al fuego, incorporamos el agua y la hoja de laurel.
Dejamos cocer a fuego suave unos 10 minutos.
Añadimos el vinagre, comprobamos el punto de sal.  Retiramos del fuego y sumergimos los lomos de sardina en el escabeche, tapamos y dejamos enfriar.

Nota
Una vez frío, retiro la cebolla, los ajos y los lomos de sardinas, que reservo por separado.
Cuelo el líquido de escabeche y lo pongo al fuego con una cucharadita de fécula de maíz disuelta en agua. Esto hará que el escabeche quede un poco trabado.

Vuelvo a guardar de nuevo todo junto y dejo enfriar de nuevo.


ESCABECHES DE MIS AMIGAS EN EL #PROYECTOROCA

MARGARITA - ACIBECHERIA


CRISTINA - HOY COMEMOS A LAS 3



ROSA MARÍA - UN TOQUE DE CANELA

17 de junio de 2017

Chuletas de costilla de cerdo a la cerveza en olla rápida


Ya tengo publicadas varias recetas en las que utilizo un sobre de sopa de cebolla en su preparación.

Estoy de acuerdo que las sopas de sobre, no son el alimento más sano del mundo y además es un producto con muy mala prensa. Pero por otra parte, tampoco las uso con asiduidad, de vez en cuando y cuando tengo prisa en hacer un plato rápido y sustancioso, echo mano de uno de estos sobres.

La sopa de cebolla de sobre es un producto que para cocinar carnes, se puede mezclar con cualquier tipo de líquido. Cerveza, vino blanco, refrescos de naranja o limón, incluso con refresco de cola. Solo me queda probar con vino tinto, pero todo se andará. Aporta a las salsas el toque dulzón de la cebolla y una textura ideal.

Lo que si recomiendo es comprar una sopa de sobre de una marca fiable, hay marcas blancas que tienen en sus tiendas esta sopa, pero por experiencia os digo que son malas y con una cantidad de materia grasa considerable.

El cocinar en olla exprés tiene sus ventajas, una el tiempo y otra que al ser una cocción rápida hace que las costillas de cerdo queden muy jugosas, la carne se desprende sola del hueso. Pero la misma receta se puede hacer con carne de pollo, pavo, etc. Eso sí ajustando los tiempos de cocción a cada clase de carne.

Os animo a probar esta receta, seguro que os sorprende lo fácil y resultona que es.


INGREDIENTES
Aceite de Oliva Virgen Extra
1 carré de Costillas de cerdo ( cortada en chuletas )
1 sobre de sopa de cebolla
1 lata de cerveza
1 vaso de agua
Guarnición
Puré de patata
Guisantes salteados



PREPARACIÓN

Pediremos al carnicero que nos trocee las costillas como si fueran chuletas.

Salpimentamos las chuletitas de costilla y las sellamos en aceite caliente, en la olla rápida. 

Incorporamos el sobre de cebolla , la cerveza y el agua. Removemos para mezclar todo bien y que la sopa de cebolla se disuelva en el líquido.

Cerramos la olla y cuando suba la válvula que indica la presión máxima, bajamos el fuego al mínimo y cocinamos 20 minutos.

Acabado el tiempo de cocción, retiramos la olla de la fuente de calor y dejamos enfriar hasta que nos permita abrirla sin peligro.

Sacamos las chuletitas de costilla y trituramos la salsa. Tamizamos con un colador de maya fina.

Ponemos la salsa en una cacerola limpia, añadimos las chuletitas y damos un hervor de 5 minutos.

Listas para servir, acompañamos con unos guisantes salteados y un poco de puré de patata.