19 de abril de 2017

Montadito de Carrileras de cerdo #ProyectoRoca


El libro LAS MEJORES RECETAS DE MI MADRE, ya está casi finiquitado. Hemos puesto imagen a la gran mayoría de las recetas que Joan Roca recopila en este libro, dedicado a la cocina más tradicional que sale de los fogones de su madre.

Es más no se si esta será la última publicación o rascaremos un poco más entre las pocas recetas que quedan sin poner imagen.

Hoy la elección de corre a cargo de Beatriz, desde 2 MANDARINAS EN MI COCINA, nos invita a cocinar una receta de las más tradicionales que tenemos en la gastronomía española.

Doña Monserrat ( madre del clan Roca), cocina las carrilleras de cerdo al horno, con verduras, vino blanco y el indispensable Aceite de Oliva.

Yo por mi parte a la hora de copiar o reproducir recetas de otros, intento dar una vuelta a la receta original y en este caso, interpretar y modernizar una receta tan tradicional como es la que nos ocupa en este momento.

La mayoría de nosotros, a los que nos gusta la cocina y además publicamos recetas por medio de un blog, seguramente hemos cocinado carrilleras de cerdo de la manera más tradicional. 

Por esta razón me he atrevido a cambiar un poco la preparación de la receta y presentar el plato en formato tapa. No solo podemos disfrutar de unas tiernas y jugosas carrilleras de cerdo como plato fuerte y principal. 
El formato pincho, está muy de moda y además a mi me encanta ir de tapeo y probar varios de estos pequeños bocados.

Un buen vino, una copa helada de cerveza y os aseguro que este pincho alzará a la gloria a los paladares más exquisitos.



INGREDIENTES
500 gr. de carrilleras de cerdo
Agua
Aceite de oliva
1 zanahoria
1 puerro
1/2 cebolla
1 diente de ajo
2 cucharadas de pulpa de tomate
1/2 vaso de vino blanco
Caldo de cocer las carrilleras
Una nuez de mantequilla
Obleas de empanadillas
Lonchas de jamón serrano
Piel frita de calabacín para decorar
Pimienta negra recién molida



PREPARACIÓN
Ponemos un poco de agua con sal, en la olla exprés ( la mía rápida ).
Introducimos las carrilleras de cerdo, cerramos la olla. Cuando suban los anillos y la olla alcance la máxima presión. Bajamos el fuego al mínimo y contamos 25 minutos.

Pasado el tiempo, retiramos la olla de la fuente de calor y dejamos que baje la presión. Abrimos la olla, sacamos las carrilleras de cerdo y colamos el caldo. Reservamos ambas cosas por separado.

Mientras en una sartén, pochamos las verduras que previamente hemos troceado.

Una vez tengamos las verduras pochadas, incorporamos el vino blanco, dejamos que evapore el alcohol.

Añadimos el caldo de cocer las carrileras, llevamos a ebullición y dejamos cocer 30 minutos sin tapar. Queremos que vapore el caldo y se concentren los sabores.

Pasado el tiempo de cocción, tamizamos la salsa. Las verduras ya han cumplido su función de dar sabor.

Colocamos la salsa en una cacerola y ponemos a hervir a fuego suave. Cuando lleve un par de minutos cociendo, apartamos del fuego, incorporamos la nuez de mantequilla y balanceamos la cacerola con movimientos circulares, hasta que la mantequilla se disuelva e integre en la salsa.
conseguiremos una salsa espesa y brillante. Reservamos.

Montaje de la tapa de carrilleras de cerdo.

Freímos en abundante aceite las obleas de empanadilla. Dejamos sobre papel absorbente.

En una sartén con una gota de aceite, marcamos las carrileras por las dos caras y las lonchas de jamón serrano.

Colocamos en cada oblea, una loncha crujiente de jamón serrano, dos carrilleras, regamos con la salsa y decoramos con piel de calabacín frita. Espolvoreamos con pimienta negra recién molida.

VERSIÓN DE LAS CARRILLERAS AL HORNO DE MIS COMPAÑERAS EN EL 
 #PROYECTOROCA

MARGA - ACIBECHERIA

ROSA MARÍA - UN TOQUE DE CANELA

CRISTINA - COMEMOS A LAS 3








16 de abril de 2017

Limonada Suiça Porque siempre hay Luna Llena en Semana Santa ?



Este mes el reto COCINAS DEL MUNDO, nos lleva a pasar los últimas días de Semana Santa en Brasil.
La verdad que no estaría nada mal pasar la Semana Santa, bailando a ritmo de Samba.

Quienes son las responsables de hacer este viaje gastronómico a Brasil?.
Las chicas de LA CAJITA DE NIEVES Y ELENA, que tienen una marcha que nos contagia a todos los que las conocemos.

Como es habitual en mi para este reto, voy a obviar hablaros sobre el país elegido, en este caso Brasil. Google ya tiene profesionales que se ocupan de tenernos al día de la historia, localización y todo relacionado con el país sudamericano.

Pero ya que estamos en Pascua. Que levante la mano el que se haya preguntado alguna vez, el porque la Semana Santa, cada año cae en una fecha distinta. 

Alguno se ha dado cuenta de otro factor que acompaña siempre a Semana Santa?, ni idea a que me refiero verdad?. En Semana Santa siempre hay LUNA LLENA.

Unos años en el mes marzo, otros en el mes de abril, tenemos una Semana Santa móvil y la mayoría no sabemos a que se debe. Hoy os voy a desvelar la incógnita.


La Semana Santa tiene fecha variable; desde el Concilio de Nicea ( año 325) en el que decidió que la Pascua de Resurección se celebrase el domingo siguiente a la primera luna llena que siguiera al equinoccio de primavera ( 21 de marzo ). 

La Semana Santa católica responde a un curioso anacronismo: se rige por la luna.
Viernes Santo es el primer viernes posterior a la primera luna llena después del equinoccio de primavera, de manera que la Semana Santa no será antes del 21 de marzo, ni después del 23 de abril.

Para los curiosos y previsores. Semana Santa ( 2018 ), Jueves Santo ( 29 de marzo ), Viernes Santo ( 30 de marzo )

Tras esta licencia informativa, que me he tomado, volvemos al reto que nos ocupa

Nuestro cometido en el reto Cocinas del Mundo, es indagar en su gastronomía. Elegir y cocinar una receta típica de Brasil y eso es lo que he hecho.

En el transcurso de mis indagaciones por la red, investigando recetas sobre la cultura gastronómica brasileña, hubo varias recetas que llamaron mi atención, mientras llegaron a España las temperaturas veraniegas y mi atención solo se centraba en recetas frescas............ de pronto me topé con esta Limonada Brasileña y no seguí mirando más, ya estaba elegida mi receta para el reto de abril



INGREDIENTES 2 Drinks
2 limas
100 gr. de azúcar
100 gr. de leche condensada
200 ml. de agua embotellada
Hielo

PREPARACIÓN
Lavar bajo el chorro de agua fría las dos limas. Frotamos en el lavado la piel con un cepillo.
Cortamos los extremos de las limas y troceamos en cuartos.

Ponemos las limas troceadas junto al azúcar y la mitad del agua en el vaso de un procesador de alimentos.
Trituramos a máxima velocidad, durante 5 segundos. No debemos pasarnos en el turbinado, al conservar las limas la parte blanca de la cascara, obtendríamos un zumo amargo.

Colamos esta primera preparación, reservando el zumo resultante. Los restos de cascara los desechamos.
Enjuagamos el vaso del procesador y ponemos en el interior el zumo de lima, el resto de agua y la leche condensada.

Ahora batimos a máxima potencia durante 1 minuto, consiguiendo una mezcla espesa y homogénea.

Para servir tenemos dos opciones.
1.- Poner cubitos de hielo en el vaso y rellenar con la batida de lima.
2.- Añadir al vaso del procesador cubitos de hielos y batir durante 30 segundos hasta conseguir una bebida granizada.

En cualquiera de los dos formatos, decoramos con una rodaja de lima  y a disfrutar de un cóctel diferente, sin alcohol, pero super refrescante.




12 de abril de 2017

Coliflor y brócoli al graten, con salsa de queso y champiñones


En estas fechas vemos la red copada de recetas estupendas acordes con la época. 
Recetas de bacalao, potajes y sobre todo recetas clásicas o reinventadas del dulce estrella de la Semana Santa, las ricas y humildes Torrijas.

Yo, para variar y ser diferente, traigo una receta de verdura, sana, ligera, pero con sabor y toque extra de una estupenda salsa de queso.

Todos sabemos que hay que comer fruta y verdura. En crudo forma parte de nuestras ensaladas, que cada vez las hacemos más innovadoras y variadas.
En formato cocinado, la imaginación al poder, las posibilidades son infinitas, con salsa, rehogada, salteada o simplemente aderezada con una vinagreta.

En este punto, lanzo una pregunta. 
Verdura congelada o verdura fresca?

Mi respuesta sería, las dos versiones son perfectamente válidas.

Fresca?, dependiendo de la temporada, no siempre encontramos en el mercado la verdura fresca que nos apetece. 
Aunque es cierto que unas buenas Alcachofas de Tudela ( IGP ) frescas, en plena temporada, es un placer que nos podemos permitir, eso sí durante el corto espacio que dura la temporada de esta verdura.

Congelada?. Aquí no hay fechas ni temporadas. Podemos comprar toda clase de verdura congelada, ya sea envasada ( en los super ) o a granel en los puestos del mercado y tenerla en nuestro congelador lista para ser cocinada fuera de temporada.

Me confieso defensora del producto fresco congelado y siempre tengo variedad en mi congelador. A parte de que me saca de más de un apuro, la verdura congelada conserva todas sus propiedades nutricionales.

Ahora sí, paso a daros mi receta de este plato, sencillo, fácil y con truco personal incluido, en cuanto a la forma de cocer la verdura.



INGREDIENTES
Flores de coliflor ( congeladas )
Flores de brócoli  ( congeladas )
1 patata
Salsa
1/2 puerro
4 champiñones
Sal
Pimienta negra
1 cucharada de harina
Leche
3 cucharadas de SALSA DE CORTEZAS DE TORTA DEL CASAR


PREPARACIÓN

Primero vamos a cocer las verduras y aquí, os explico como cuezo yo la verdura.

Quizá este equivocada, no soy experta en cocina, pero hace tiempo descubrí por casualidad, que si cocemos la verdura partiendo de agua fría, esta conserva un sabor más puro y no pierde color en la cocción.

Ponemos agua fría con sal en una cacerola e introducimos las flores de brócoli, acercamos al fuego y cuando comience a hervir, bajamos el fuego al mínimo. Dejamos cocer con la cacerola tapada, hasta que la verdura esté en el punto de cocción que nos guste. 

Sacamos las flores de brócoli del agua ponemos a escurrir.

Procedemos del mismo modo con las flores de coliflor.

Mientras en una cacerola aparte cocemos las patatas enteras y con su piel.

Durante este proceso podemos ir preparando la salsa de queso.

Troceamos el puerro y los champiñones.
Ponemos un poco de Aceite de Oliva en una sartén, salteamos las verduras, hasta que estén bien pochadas.

Incorporamos una cucharada de harina, que tostaremos un par de minutos, añadimos la leche y cocinamos hasta obtener una crema fina y sin grumos de harina.

Incorporamos la salsa de queso, en su defecto rallamos queso al gusto y dejamos que se funda en la bechamel.

Rectificamos el punto de sal y pimienta.

Pelamos las patatas, cortamos rodajas gruesas que colocamos haciendo cama en el fondo de la fuente.
Colocamos las flores de brócoli y coliflor de píe sobre la patata, bañamos con la salsa bechamel y gratinamos en el horno.


Ya que para la elaboración de la receta utilizo la SALSA DE CORTEZAS DE TORTA DEL CASAR, voy a incluir esta receta en el Proyecto RECICLANDO SABORES del mes de abril.