23 de octubre de 2012

Migas del Abuelo Angel


El abuelo Ángel es mi suegro.
Este receta es para el recuerdo, el recuerdo de tiempos pasados cuando juntar a toda la familia era fácil.
Los niños eran pequeños y cuando salias de casa cerrabas la puerta  y te llevabas a todos los inquilinos por delante. Ahora la cosa es más complicada, los niños no son tan niños, ya tienen sus vidas, sus trabajos, sus parejas............................. y ya no están disponibles cada vez que nos queremos juntar en familia.
La migas nos la preparaba el abuelo Ángel en  la casa que tenían en el campo, era un gustazo desayunar con una buen perolo de migas que el abuelo preparaba bien temprano por la mañana, todos colocados cuchara en mano ,alrededor de la sartén, dispuestos a atacar en cuando se diera la orden.
El tiempo no perdona, la edad le ha hecho  perder facultades para hacer las migas, por eso he decidido que tomar el testigo y ser yo la que siga con la tradición de la migas del abuelo Ángel.
Por todo el territorio español hay varias formas de preparar las Migas de pastor, todas estupendas, yo sigo la receta  del Abuelo que es Toledano, por lo tanto serán MIGAS MANCHEGAS.
INGREDIENTES (4 raciones)

  • 3 barras de pan del día anterior
  • sal y agua
  • 300 gr. de chorizo
  • 300 gr. de panceta adobada
  • 4 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • pimentón dulce de la Vera.
  • uvas (opcional)

PREPARACIÓN
Primeramente tenemos que preparar el pan.
  • Cortamos las barras de pan en finas laminas y estas a su vez la troceamos en dos o tres trozos.
  • Las vamos poniendo en un recipiente grande.
  • En medio litro de agua templada disolvemos un par de cucharaditas de sal.
  • Poco a poco vamos mojando las migas que ya tenemos troceadas, echando el agua de poco en poco con los dedos y las movemos para que las migas ya mojadas se bajan al fondo y podamos ir subiendo las que aun están secas.
  • Deben quedar húmedas que no empapadas, que el pan se pegue a los dedos y entre ellas se vayan pegando y haciendo una especia de pequeños montoncitos.
  • Este paso conviene hacerlo unas horas horas antes de cocinar las migas o bien el día anterior. Tapamos el recipiente donde tenemos mojadas las migas con un paño húmedo.

Cocinamos las migas
Es conveniente hacerlas en una sartén grandota y  onda.

  • Troceamos el chorizo y la panceta adobada en trozos pequeños. Reservamos.
  • Pelamos y partimos en dos los 4 dientes de ajo.
  • Ponemos la sartén al fuego y añadimos un buen chorreon de aceite. Cuando este caliente doramos los ajos, sin llegar a quemarlos, sacamos y reservamos, en el mismo aceite rehogamos el chorizo y la panceta hasta que este crujiente. Sacamos y reservamos.
  • Si vemos que en la sartén hay demasiado aceite, quitamos un poco, pero lo tendremos a mano seguro que luego las migas necesitaran más grasa.
  • Retiramos la satén del fuego y rehogamos una cucharadita de pimentón dulce.
  • Volvemos a colocar al fuego de nuevo y volcamos en ella las migas. Ahora viene el trabajo duro y pesado. Con una paleta hay que ir continuamente moviendo las migas, de abajo hacia arriba y rascando cada montoncito de migas para que se vayan separando, en definitiva se trata de ir secando las migas y a la vez que se cocinen. Hay que tener cuidado e ir jugando con la intensidad el fuego, para que no se nos quemen. en este proceso se tarda bastante, hay que ir despacio y si alguien esta dispuesto, hacer relevos para MOVER LAS MIGAS.
  • Cuando veamos que las migas se van separando, pero aun guardan un poco poco de humedad, nunca deben quedar como su fuera pan frito, se le añade el chorizo, la panceta y los ajos que teníamos reservados. Se mezcla todo bien, y se comprueba si necesitan más grasa, en caso afirmativo, se le pone un poco del aceite que teníamos guardado de antes.

Según la región donde se hagan las MIGAS se acompañan de diferentes guarniciones.
Las he comido con pimientos verdes fritos, sardinas arenques, sardinas a la plancha, huevos fritos..................... pero mi guarnición preferida son las uvas.
Aunque parezca raro comer uvas con embutidos, nada más lejos de la realidad, el contraste dulce- salado es delicioso y bajo mi punto vista super elegante.
Como veis, un plato barato y con un ingrediente principal, tan humilde como el PAN, se puede convertir en un plato gourmet o de autor. Hay restaurantes que las incluyen en sus cartas y cobran una pasta por un plato MIGAS DE PASTOR.
Os dejo el enlace para saber un poco de la historia de las  MIGAS.

11 comentarios:

  1. qué ricas Rosalía, este si que es un buen desayuno ...!!bien por el abuelo Angel!! que te ha enseñado a hacer las migas, bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están riquísimas Marga, para aprender solo hay que poner interés en las clases, el abuelo es buen maestro.Bss.

      Eliminar
  2. No perdamos nunca, en la medida de lo posible, nuestras costumbres ni recetas. Te agradezco que compartas con nosotros esos momentos y lo plasmes con tanta pasión. Eso hace a la receta mucho mejor (si cabe) de lo que es. Yo la hago con los mismos ingredientes, pero seguro que no con ese sabor que dan los recuerdos. Un besito y feliz dia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose me encantan las recetas tradicionales, te advierto que los recuerdos los creamos nosotros mismos, tu crearas los recuerdos de los que disfruten de tus platos.Besos.

      Eliminar
  3. Este es uno de los platos favoritos de mi marido desde que las probó en Extremadura. Nunca me he atrevido a hacerlas en casa porque me parece una receta complicada y so sé si sabré darle ese saborcillo tan bueno. Esta receta la explicas muy bien así que ver si me animo a preparárselas pero en una cantidad menor que para dos es demasiado. Ya te contaré que tal me quedan.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animate nena y dale una sorpresa a tu marido, cuando les pilles el punto te saldrán de muerte seguro.Besos.

      Eliminar
  4. Hola guapa, este plato me encanta. Para mí también son muchos recuerdos los que me trae a la memoria, fijate que me hija lleva detrás días para ver cuando lo hago. El testigo está bien cogido, lo has explicado estupendamente y tienen una pinta para meter la cuchara y no parar.
    En casa siempre se han acompañado de: aceitunas, boquerones fritos, bacalao salado, granada desmigada, melón y pimientos fritos.
    Siempre que he viajado y las he visto en los restaurantes las he pedido, y todas están ricas aunque cada uno le da su punto.
    Ahora me llevaba un plato, o dos jaja
    Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria lo del bacalao salado y la granada no lo sabía pero me encantan las dos cosas, la próxima vez tocan con eso. Anda no seas vaga y dale un gustazo a tu hija, ya sabes por lo de las tradiciones, son cosas que se recuerdan de por vida. Bss.

      Eliminar
  5. Que maravilla de receta, se me hace la boca agua y eso que las migas no es que sea mi plato favorito!!!

    ResponderEliminar
  6. Que buenas....la verdad que es un plato tipico de muchos lugares y que te traen recuerdos bonitos del pasado.....
    La presentación inmejorable !!!!!
    Rosalía gracias por tus bonitas palabras dejadas en el blog....un abrazo fuerte.
    Un beso.
    Miguel
    lareposteriademiguel.com

    ResponderEliminar
  7. Yo también las hago así,la única pega que tienen es que necesitas unas horitas para prepararlas y el que sea diestro un buen brazo derecho para moverlas en el perolo o sartén cuando las estas haciendo.Que las disfruteis.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.