12 de marzo de 2013

Potaje Antivigilia

Reconozco que no soy religiosa, pero si soy religiosamente fiel a la gastronomía española. Jose en su blog publicó en días pasados un guiso estupendo de Garbanzos con Chorizo. Los platos de cuchara en casa nos gustan mucho y a mi me viene genial. Los guisos de cuchara suelen ser platos contundentes y únicos, cosa que a la cocinera de turno (siempre es mi turno) le viene al pelo, con un guiso lista la comida del día y como siempre sobra, poco a poco juntas para celebrar el día de los retales. Que no sabéis lo que es el día de los retales? , pues en casa ese día se come a la carta, cada uno elige un plato de sobras. Cuando llega la pregunta diaria de "que comemos hoy?",les presento la"carta retales" en la que normalmente hay varios platos a elegir.
El nombre que he elegido para este post, es de Potaje Antivigilia, porque obviamente lleva carne, que en el mundo Católico esta absolutamente prohibida los Viernes de Cuaresma y en Semana Santa. Quiero dejar constancia que respeto a las personas que por creencias o por Fe guardan las exigencias y ritos de la Iglesia Católica en Semana Santa.
También reconozco que en dichas fechas hago el clásico Potaje de Cuaresma que es delicioso con su bacalao y sobre todo un clásico de la rica gastronomía de nuestro país, al igual que los diferentes platos dulces y salados que preparamos por estas fechas. 
 En mi casa  siempre hay problemas con el tema espinacas en el Potaje y hoy he decidido dar una imagen distinta a las espinacas (que a mi me encantan) y hacerlas en forma de bolitas para que cada uno  tenga la opción de comerlas o no.
Con todo lo dicho,  Jose este Potaje va por ti  ya que fuiste tu el me que me dio la idea inicial.

 INGREDIENTES ( 6 - 8 raciones)
  • 2 botes de judión cocido de la Granja
  • 1 bote de garbanzos (cocidos)
  • 300 gr. de chorizo
  • 200 gr. de tocineta adobada
  • 1 cebolla
  • 100 gr. de tomate triturado (crudo)
  • 2 dientes de ajo machacados
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera dulce
  • 2 huevos cocidos
  • Aceite de oliva virgen Extra
  • Caldo de jamón y verdura
BOLITAS DE ESPINACA
  • 200 gr. de espinacas congeladas
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de pan rallado
  • 1 huevo batido
  • sal y punta de comino molido
  • harina para rebozar
  • Aceite de oliva Virgen Extra para freír.

 PREPARACIÓN
Bolitas de espinaca
  • Descongelamos el bloque de espinaca y escurrimos bien el agua, si es necesario apretamos con las manos, para dejarlas lo más secas posible.
  • En una sartén ponemos una cucharada de aceite y doramos el ajo que habremos machado previamente.
  • Antes de que el ajo tome color añadimos las espinacas y rehogamos, unos 10 minutos ya que se hacen muy rápido.
  • Volcamos sobre un escurridos y dejamos que suelten todo el exceso de aceite.
  • En un recipiente batimos el huevo, añadimos las espinacas, mezclamos bien, salamos y ponemos una cucharada de pan rallado y una puntita de comino molido. Integramos bien todos los ingredientes.
  • Ayudandonos con una cucharilla hacemos bolitas pequeñas, que pasaremos por harina y freiremos . Solo hasta que se selle bien la capa de harina. Sacamos y reservamos.
Potaje
  • Primero vertemos el contenido de los botes en un escurridor amplio y lavamos bajo el grifo de agua fría. Reservamos.
  • Cortamos en trocitos la tocineta y el chorizo en rodajas.
  • En una cacerola ponemos dos cucharadas de aceite y doramos por separado la tocineta y el chorizo, una vez que lo tengamos frito, lo sacamos y reservamos. En este punto los embutidos habrán soltado parte de su grasa, si vemos que hay demasiada en la cacerola retiramos la cantidad que creamos oportuna.
  • Picamos finamente una cebolla y machamos dos dientes de ajo, doramos en aceite que tenemos en la cacerola, sin que llegue a tomar color. Bajamos el fuego y añadimos la cucharadita de pimentón dulce, mezclamos e inmediatamente añadimos el tomate triturado y crudo. Rehogamos unos minutos, solo hasta que veamos que el tomate esta medio frito.
  • Añadimos el chorizo y la tocineta, junto con las legumbres que teníamos reservadas. Cubrimos con el caldo, llevamos a ebullición, dejamos cocer 20 minutos mas o menos. Recordar que la legumbre ya esta cocida, pero al menos a mi me gusta darle un hervor largo para que  se trabe un poco el caldo y las legumbres absorvan los sabores.
  • Sacamos un poco de caldo a una cacerola más pequeña para poner a hervir ( 10 minutos aproxímadamente) las bolitas de espinaca. Una vez que se han ablandado y absorvido parte del caldo, sacamos y reservamos para servir. El caldo sobrante lo volvemos a poner en la cacerola del potaje.

Servimos el potaje y ponemos las bolitas de espinaca y el huevo duro en un bol aparte, para que cada uno se sirva lo que desee.
Sencillamente delicioso.

Gastronomía de España Wikipedia

El potaje es un plato a base de verduras y legumbres (por lo general garbanzos, pero también hay potajes de judías, o de lentejas), consistente en legumbres cocidas a las que se le añade un sofrito y queda con caldo, pero no llega a ser una sopa. En el sofrito se suele usar cebolla, ajo, tomate y pimiento, a los que puede anadírseles otros ingredientes —huevo duro y espinacas, o tomate y chorizo, etc—. Además del ajo, se suelen usar otras especias, como pimentónpimientacominoorégano o clavo. Puede llevar algo de carne, hueso, tocino o chorizo, para darle más sabor al caldo, o bien bacalao —que se usa para preparar el guiso conocido como potaje de vigilia, típico de la Semana Santa—. El término "potaje" recuerda al pot-au-feu francés, cuando éste en realidad se asemeja más al puchero o cocido, o al "potage" también francés, con el que se denomina a cualquier sopa de verduras.

20 comentarios:

  1. Hola Rosalía, menudo potaje en condiciones que te has marcado! Sí que son agradecidos estos platos al resultar "únicos" y liberarnos un poco de la cocina. Lo que más me ha gustado casi es la forma en que nos presentas las espinacas, totalmente innovadora para mí y perfecta para que cada uno se sirva la cantidad que quiera. Habrá que aprovechar a tomar tu potaje antes de la vigilia, que se nos echa el tiempo encima! Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alfonso, de verdad es un plato reconfortante y que da muy poco curro en la cocina. Bss.

      Eliminar
  2. Si es que te tengo que queré. Muchísimas gracias por esa dedicatoria, has conseguido convertir mi triste plato de garbanzos con chorizo en todo un espectáculo gastronómico, en un potaje antivigilia que no se lo salta un cura, ni siquiera en viernes de cuaresma, porque es realmente irresistible. Esas bolitas de espinacas son totales y visten el plato de una manera increíble. Con tu permiso (y sin él....jajaja) me quedo con la idea. Un beso, hoy el más sonoro para tí. Muackkkk!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye de triste plato de garbanzos nada de nada, fue el artifice de mi preparación, chico en mi casa tienen agujero en el estomago y tengo que llenar los platos a base de bien. Me alegro que la idea de las espinacas te guste, me pareció original. Besos recibidos y otro para ti de vuelta.

      Eliminar
  3. Delicioso y esas bolitas de espinacas una maravilla. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus amables palabras. Clara la verdad que están ricas incluso sin potaje. Bss.

      Eliminar
  4. Anda que no, menuda exquisitez. A mí me vas apartando un plato como el de la foto y el pequeño, sí ese del fondo que se ve sólo con bolitas de espinacas....ese también. Oye, ya puestos a pedir ¿por qué cortarme? si te ha quedado de lujo.
    En casa también comemos de retales, faltaría más. Lo malo es cuando hay más bocas que plato para el mismo retal, ahí entra la negociadora de la madre, osea yo y corto por lo sano.
    Un lujazo de plato, que me encanta.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria me encantaría que te sentaras a mi mesa, ya sabes cuando quieras tienes un sitio reservado. Chica que razón tienes con lo del día de retales, menos mal que allí estamos nosotras para comernos, las sobras de los retales. Bss.

      Eliminar
  5. Con el frio que hace aqui ahora mismo me estan dando unas ganas de un potaje de estos... me gusta el detalle de las bolas de espinacas, asi que seguramente te lo copiaré. En mi casa tambien se come a retales de vez en cuando, porque creo que no tengo control sobre las cantidades. ¿Sabes de eso "un poco más por si acaso"? Pues el por si acaso siempre sobra. En fin, debe pasarle a todo el mundo, pero sino no tendria esos dias de descanso absoluto cuando sabes que todos vamos a comer sobras. Besos

    ResponderEliminar
  6. Esta uma refeição reconfortante e bem deliciosa.
    Gostei muito.
    bjs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado São. É muito reconfortante e dá energia. Bss.

      Eliminar
  7. Me ha encantado! que original y exquisito te ha quedado con las bolitas de espinacas. BUenisimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Susana, las bolitas de espinaca un acierto. Bss.

      Eliminar
  8. Que rico el potaje y esas bolitas de espinacas muy buena idea

    ResponderEliminar
  9. Jo, y yo a estas horas viendo esta maravilla y con hambre, pero para mí por mi dieta, mejor de vigilia total y eso que yo también soy anti. Eres una cachonda, así que "retales". Voy a ver si en casa cuela, que de retales anda el juego tal y como está la cesta de la compra. Busca en mi blog una receta de mi familia de esta época que te encantará "Borreta de mi madre", lleva bacalao y es de lo más original para quien no es de allí, claro. Buenas noches preciosa, yo me voy a dormir que ya está bien.

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja, Marisa hay que aprovechar las sobras de comida, ahora mismo voy a buscar la receta de tu madre, el bacalao me encanta. Bss.

    ResponderEliminar
  11. tiene una pinta de escándalo! qué bueno, yo tampoco soy religiosa pero te juro que por este guiso que has hecho me echaba un par de rezos :) un besin

    ResponderEliminar
  12. Ummm, Rosalía, qué buena pintaaa!
    A ver si piedo poner unnpotajito pronto...
    Besos,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  13. jajaajja que graciosa Rosalía!!! he venido a devolverte tu visita y quedarme por tu blog para irte conociendo poco a poco y me encuentro con este potaje antivigilia que el nombre le viene como anillo al dedo.
    Yo tampoco soy religioso y no entiendo muchas de las cosas que se hacen en diferentes épocas señaladas del año, lo único que me atrae de la semana Santa es como buen andaluz el carácter cultural y festivo que tiene en mi tierra, pero poco más, ahh y bueno también los diferentes platos que a lo largo de los años se han ido transfiriendo de abuelas a hijas y de hijas a nietas, etc.. esos pestiños, buñuelos de viento, flores de huevo, etc..

    Pero la tradición de comer pescado la verdad que me la paso por ahí... así que yo me quedo por supuestísimo con tu potaje y sobre todo con las pelotillas de espinaca que me han ENCANTADO!!!

    UN SALUDETE!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.