7 de agosto de 2014

Carpaccio de Calabacín



La receta de hoy, viene acompañada de una pequeña reseña.
Cuando hablo con mi amiga Marisa de Thermofan por teléfono, mantenemos una conversación larga, tan larga que siempre mi teléfono se queda sin batería.
En la última llamada, un comentario por parte de Marisa, nos llevo al carpaccio de calabacín.
Las dos habiamos visto en Facebook un enlace de Carpaccio de Calabacín, que Belen Delgado, había compartido.
Marisa que es un carck en cuestiones de verduras, fué más rápida que yo, lo probo y me comento que esta muy rico.
Yo que soy una cata caldos y que solo hay que decirme salta para que este en lo alto de la escalera y que por suerte me quedaban calabacines de mi cesta regalo de SÉQUECOMO, esa misma noche tenía mi cena preparada.
Mande por wassap la foto de mi ensalada a Marisa y el lio ya esta formado, decidimos en un par de wassap, que publicariamos la receta el mismo día, cada una con su versión, por descontado.

Esta es mi versión del Carpaccio de Calabacín. me ha sorprendido gratamente, esta delicioso, es sano y para esta época una ensalada baja en calorías, pero a su vez llena de vitaminas.

La versión de Marisa podéis verla como siempre en THERMOFAN, pero para ir abriendo boca os dejo una foto, la receta completa como siempre en el blog de Marisa , pica en el enlace.


CARPACCIO DE CALABACÍN


INGREDIENTES (1 ración)
1/2 calabacín pequeño
1 naranja
1/4 de manzana Fujji
1 trozo de Mozzarella fresca
Vinagreta
AOVE
vinagre de jerez
zumo de naranja
sal y pimienta



PREPARACIÓN
Lavamos el calabacín y secamos con un papel de cocina.
Cortamos láminas de calabacín muy finas. Nos ayudamos con una mandolina, pelador de patatas o con un cuchillo super afilado.
Yo particularmente lo he laminado a cuchillo, mi mandolina no tiene la opción de calibrar el grueso del corte y para el carpaccio me resulta demasiado grueso.
Reservamos las láminas de calabacín.

Pelamos la naranja a lo vivo, sin dejar nada de cascara blanca, que nos amargaría la ensalada.
Laminamos la naranja, esta vez en rodajas más gruesas que el calabacín. Reservamos.
Procedemos a laminar también la manzana.
Ya tenemos todos los ingredientes de la ensalada listos.
Disponemos todo en un plato, troceamos a mano la Mozarella fresca y la ponemos sobre la ensalada ya montada.

Ya solo nos queda, preparar la vinagreta.
Mezclamos todos los ingredientes, en un tarro de cristal con tapa, agitamos energicamente para emulsionar todos los ingredientes y regamos nuestro Carpaccio con la vinagreta.
Para la vinagreta utilice el zumo de media naranja.

Yo particularmente deje todo en reposo y maceración una 1/2 hora en la nevera.
Sencillamente deliciosa, me ha sorprendido el sabor del calabacín crudo y el contraste de sabores con la maranja, manzana y mozzarella.

Una sana y deliciosa ensalada para los días de calor.
Si no lo has probado, estás tardando, seguro que te sorprende tanto como a mi.


10 comentarios:

  1. Ja, ja, somos la pera, por no decir otra palabra. Siempre es una sorpresa ver cómo hemos hecho la receta de Reciclando Sabores, pero en éste caso, que la receta era "boca-oreja", tenías datos de lo que yo había hecho ese día para comer pero no de mi repetición. Así que tus versión me sorprende gratamente porque la manzana y la mozzarella le van muy bien y así tenemos dos versiones diferentes, además de la de Belén.
    Me encanta picarte y mira que te lo piensas poco. La próxima vez, si es light, me picas tú.
    Buenas noches y estoy contenta de que te haya gustado el calabacín en carpaccio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj querida amiga, te retare de eso puedes estar segura, además estoy a plan de perder peso, me he pasado, eran tantos los kilos que necesitaba recuperar que en un año me he pasado un pelin de la linea, pero en ello ando, por ,o tanto mi receta para picarte será baja en calorías.

      Es un placer tener piques contigo, los kilómetros no son impedimento para que seamos amigas y estemos en continuo contacto.

      Bss.

      Eliminar
  2. Madre mía que peligro tendrías las dos juntas dentro de una cocina... para quitarse el sombrero con los dos carpaccios!! besos Ross.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando, espero que dentro de poco lo puedas comprobar con tu presencia, iré a Valencia tarde o temprano.

      Compartiremos mesa y mantel para conocernos en persona.

      Bss.

      Eliminar
  3. Hola Rosalia, vengo del blog de Marisa, y me encantan estos piques entre las dos jajaj ..... os salen platos deliciosos este tengo que probarlo a mi me encanta el calabacin crudo, y se lo recomiendo a todo el mundo por su grato sabor, ademas de sus calorías negativas
    Muchas gracias por nombrarme, y este plato es mucho mas completo que el mio lo probare, seguro que me encanta, te ha quedado un plato de lujo
    Besinos
    El Toque de Belén

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Belen, como ves tu carpaccio de calabacín ha dado mucho juego, en el próximo pique te metemos en el saco, a ver que sale de un trío de cocineras.

      Bss.

      Eliminar
  4. Es genial que de una conversación telefónica salgan ideas para probar platos tan ricos. Yo creo que con este carpaccio sí me voy a animar. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. holaaaaa :) cuánto tiempo sin pasarme, he andado algo desconectada! me parece un plato maravilloso a la par que original, y que conste que aunque me encanta el calabacín, jamás lo he probado, lo tengo en super pendientes :) un beso fuerte

    ResponderEliminar
  6. Rosalía, me parece muy original este carpaccio, y el toque de naranja me ha encantado.
    besos,

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.