30 de noviembre de 2014

Ensalada tibia de pollo #ElAsaltaBlogs



Penúltimo reto de #ElAsaltaBlogs, esta vez le ha tocado al blog REBUSCANDO EN LA DESPENSA, cerrar la temporada de sorteos y ser la agraciada para que su cocina fuera asaltada por los ladrones de guante blanco que componemos, el grupo de EL ASALTA BLOGS.

Me gusta la cocina asiática y las ensaladas me encantan, ya haga calor (que son imprescindibles ) o frio, siempre podemos hacer una ensalada templada como esta Ensalada tibia de pollo

Esta es una de las últimas publicaciones de Raksha en el blog. Cumple con dos de los condicionantes que más me gustan , ensalada y asiática. Vista, hecha , fotografiada y editada y por descontado degustada.

A mi personalmente me ha encantado, espero que a Raksha  le guste mi versión, naturalmente y como es mi costumbre he realizado unas pequeñas aportaciones que bajo mi criterio han mejorado si cabe la receta original.

Quizá no sea común utilizar una vinagreta totalmente española para una ensalada con toque asiático, pero ahí esta la gracia de la Cocina Fusión, mezclar distintos aspectos en las diferentes cocinas. Creo que la Española en este caso enriquece a la Asiática, con nuestro fantástico Aceite de Oliva y nuestro estupendo Vinagre de Jeréz.




INGREDIENTES 
1 pechuga de pollo
Lechuga Hoja de roble morada
Canónigos

Adobo
1 cucharadita de aceite de sésamo
1 diente de ajo
2 cucharaditas de salsa de pescado
2 cucharaditas de salsa de soja
zumo de 1 limón
1 cucharadita de comino molido
1 cucharadita de salsa dulce de chile
1 cucharada de semillas de sésamo tostado
1 cucharadita de miel

Vinagreta
Aceite de Oliva Virgen Extra
Vinagre de Jeréz
sal
*Agua para desglasar el salteado del pollo



PREPARACIÓN

Limpiamos la pechuga de pollo de grasa y posibles huesos.
Troceamos en cubos tamaño bocado, colocamos en un recipiente amplio.
En un tarro de cristal con tapa, preparamos el adobo
Machacamos un diente de ajo en el mortero.
Ponemos todos los ingredientes del adobo en el tarro de cristal, incluido el diente de ajo, tapamos y batimos energicamente para mezclar bien todos los ingredientes.
Vertemos sobre el pollo trocedado, mezclamos, tapamos con film y dejamos en maceración la menos dos horas, guardado en el frigo.

Preparamos la vinagreta
De nuevo en un tarro de cristal con tapa, ponemos el AOVE, el vinagre y la sal. Reservamos.

Salteado del pollo
Pasadas las dos horas de maceración del pollo, ponemos una sarten al fuego, calentamos hasta que humee, bien caliente.
Volcamos el pollo, incluido el líquido de macerar.
Salteamos unos minutos. Retiramos los trozos de pechuga y reservamos tapados para que no pierdan calor.
*Sin apagar el fuego, vertemos en la sartén 1/2 vaso de agua, desglasamos y reducimos todo el jugo que ha dejado el pollo.
En caliente mezclamos este desglasado con la vinagreta que tenemos reservada.

Emplatamos la ensalada
Sobre una cama de lechugas a nuestra elección, colocamos los cubos de pollo y regamos con la vinagreta caliente y emulsionada.


Una rica ensalada, baja en calorías, fresca con el aporte de las lechugas y con sabor oriental.
Si te gustan los sabores orientales, esta es una ensalada que seguro que te encantará.

Esperemos que el mes que viene nuestro Asaltablogs se vista de Navidad.


15 comentarios:

  1. Mmmmmmm una ensalada deliciosa con pollo!!!! Gran receta y gran reto!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar
  2. Una ensalada de lo más original. Fusionas sabores con acierto y seguro que está de lo más ricas. Pasa un buen domingo. Aquí por fin llueve y se agradece, a pesar de lo gris del día.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Una ensalada súper rica =)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. que ensalada tan riquísima! con lo que me gustan con pollo aunque nunca lo he tomado así templada.. tomo ntoa!
    un gran asalto!! soy compi de asalto también y ha sido una cocina en la que era dificil elegir tantas cosas ricas.
    un beso!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Si es que tu y yo tenemos muchas cosas en común, tantas que coincidimos en los asaltos ;).
    Te ha quedado estupenda y tu españolización el va muy bien, de hecho yo también lo he hecho, no sólo por incluir aceite de oliva, sino vinagre de manzanas asturianas, que está rebueno y es una alternativa al de Jerez.

    ResponderEliminar
  6. Tu eres de las mías: las vinagretas y los adobos en tarritos de cristal! El día que descubrí esa chorrada pensé que el mundo había cambiado de sentido :D

    Me gusta tu fusión, rica y super sana!

    ResponderEliminar
  7. Una fusión estupenda. Me encanta. Besos

    ResponderEliminar
  8. Bravo Rosalía!!! Te ha quedado de escándalo
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Buenas noches Rosalía, me ha parecido una elección perfecta, el preparar el pollo así me ha gustado, se ve un color magnifico y estoy completamente segura que el sabor esta delicioso, además me recuerdo mucho a un plato que suele pedir mi hija, pero no es en ensalada y yo siempre le robo algún trocito, jejeje, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  10. Que buena ensalada, ademas me parece muy beuna idea para acompañar en una mesa navideña, original y rica!
    Besines guapa

    ResponderEliminar
  11. Qué pinta, me esta entrando un hambre... Me encanta el pollo y así debe de estar delicioso :) Un besito!

    ResponderEliminar
  12. Si lo sé paso por aquí ayer porque cené una triste pechuga de pollo a la plancha y seguro que me habría gustado más esa rica ensalada. Besos.

    ResponderEliminar
  13. No me había fijado en esta ensalada..y debe estar riquísima con ese adobito de lujo!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.