28 de diciembre de 2014

Bombones de Pastel de Salmón



 Terminamos el año robando recetas, la pandilla de ladrones que conformamos El Asaltablogs, celebramos la Navidad con un asalto de ladrones invisibles.

Por sorteo y sin que nadie sepa quien entra en su cocina a hurtadillas y le expolia el recetario, llegamos al asalto final de este 2014.

El blog al que yo he tenido la suerte de robar ha sido el de Asun, en RECETAS DE HUGA, me encontré una gran variedad de recetas, después de un barrido por el índice, me decante por robar este Pastel de salmón, las fechas en las que nos encontramos son propias de platos de este tipo.

Como siempre le he dado mi toque personal, al elegir un formato individual, en forma de pequeños bombones y cambiando algún que otro ingrediente. La forma de cocinado también es algo diferente a la de Asun, con un resultado final que me ha encantado. Un plato fresco, con un gran sabor, que bien nos puede valer como entrante o como aperitivo.

Asun ha sido un placer entrar en tu cocina y robarte esta receta, que no será la última vez que la prepare.



INGREDIENTES
200 gr. de salmón fresco
10 langostinos crudos
200 ml. de bechamel ( envasada)
3 huevos (M)
Sal
Pimienta
Mantequilla
Mayonesa
Salmón ahumado
Huevas de Lumpo
Tomatitos cherry


PREPARACIÓN

Limpiamos el salmón, dejándolo libre piel y espinas.
Troceamos el salmón, a cuchillo en cachitos pequeños. Reservamos.

Pelamos los langostinos, retiramos el hilo oscuro que lleva en su interior. Hacemos un corte en el lomo y retiramos el hilo oscuro que es el aparato digestivo.
Troceamos los langostinos y reservamos junto al salmón.
En un recipiente hondo batimos los huevos, añadimos el brick de bechamel, sal y pimienta al gusto, mezclamos bien.

Incorporamos el salmón y los langostinos que tenemos reservados, mezclamos para que se repartan bien los trozos por toda la mezcla.

Pincelamos con mantequilla los moldes elegidos para cocinar el pastel.

Yo he utilizado unos molde pequeños de silicona, tamaño mini magdalenas.
El formato es a elección de cada cocinero, Asun, en su receta utiliza un molde grande.

Una vez que tengamos los moldes pitados con mantequilla, rellenamos con la crema de pastel.

para cocinarlo hay dos opciones.

Asun lo cocina en el horno al baño maría en el horno ( 180º - 40 a 45 minutos)

Yo lo he cocinado al vapor en Thermomix.

Llenamos vaso con  litro de agua. Programamos:
7 minutos
temperatura varoma
velocidad 2

Mientras colocamos los moldes llenos con la mezcla en el recipiente varoma y en la bandeja, tapamos.

Cuando el agua este hirviendo, colocamos el recipiente varoma en su posición y programamos:
30 minutos
temperatura varoma
velocidad 2

Acabado el tiempo, pinchamos con un palillo, que deberá salir limpio.
Si utilizamos un molde grande, hay que aumentar el tiempo en 10 minutos aproximadamente.

Sacamos los pasteles del recipiente varoma, dejamos enfriar.

Una vez fríos los pastelitos, los pintamos con  mayonesa, envolvemos en una loncha de salmón ahumado y decoramos a nuestro gusto.

Como se ve en las fotos, yo he puesto a modo de decoración, 1/4 de tomate cherry amarillo y huevas de lumpo.



En esta última entrada del año en el blog, solo me queda desearos una buena salida de este año que nos deja  y una entrada al nuevo año, lo más feliz posible.

Con este pensamiento de Paulo Coelho, os deseo toda la felicidad del mundo y levanto mi copa para brindar con todos vosotros.


QUIERO CREER QUE VOY A MIRAR ESTE NUEVO AÑO,
 COMO SI FUESE LA PRIMERA VEZ 
QUE DESFILAN 365 DÍAS ANTE MIS OJOS

!!!!! FELIZ AÑO NUEVO !!!!!





11 comentarios:

  1. Que pasada de aperitivo para estas fechas!!
    Un beso y Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡Madre mía que giro le has dado a la receta!!! Con esto si que no contaba muy original, me alegro de que te haya gustado. Gracias por pasarte por mi cocina, muchos besos y feliz año nuevo

    ResponderEliminar
  3. curiosa receta me gusta ¡¡¡ te deseo que pases unas felices fiestas

    ResponderEliminar
  4. Desaparecida en combate pero escondiendo un asalto invisible y un lujo de adaptación. Tienen que estar de muerte. Con lo que me gustan a mí los pasteles de pescado. Un beso y que empieces el Año a tope. Disfruta mucho y nos vemos virtualmente el día 1.

    ResponderEliminar
  5. mmmm estos bonbones que buena pinta tienen.. con lo que me gusta el salmón... estos los tengo que hacer de aperitivo o cena algún día!!
    Un saludo de una de tus compis de asalto!
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Qué bien robas Rosalía, jajja, me parece un pastel delicioso con una presentación estupenda, bssss Rosalía y Feliz Año

    ResponderEliminar
  7. Una receta que engancha, me ha gustado mucho. Lo haré para la cena de nochevieja.
    Feliz Año 2015!! Deseo que sea un buenísimo año para ti y tu familia.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Desde luego es un asalto muy apropiado para estas fechas con ingredientes que habrá en todas las casas.
    Feliz año nuevo Rosalía!

    ResponderEliminar
  9. Que maravilla de entrada para despedir el año Rosalía, me encanta la presentación, me encantan todos los ingredientes y me encanta como la terminas, genial este pensamiento que me cojo con tu permiso y con el de Paulo Coelho para felicitar a los míos en el día de mañana y que mejor que empezar contigo aunque un dìa antes.
    Feliz año, que pases una noche genial y que el nuevo año te traiga todo lo mejor aun mas si cabe en tu vida.
    Un fuerte abrazo.
    Nieves

    ResponderEliminar
  10. WoW, son un aperitivo la mar de elegante y original!!!! No sabes lo que me ha gustado!!!

    Un besito,
    Sandra von Cake

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.