15 de diciembre de 2014

Eggnog de Café ( Ponche de café )


MIELE, me ha felicitado las navidades con un obsequio.

Por parte de Miele una cafetera de juguete, super graciosa y por parte de café ILLY , un bote de café en grano Arábiga 100%.

El paquete no solo contenía los regalos a modo de felicitación navideña. Miele quiere que celebre las fiestas con ellos, invitándome a participar en un concurso en el que mostrar mi inventiva cafetera.

El premio una máquina de café Miele CM6 espectacular, seguro que junto con el café Illy, catalogado como el mejor café del mundo, el café en mi casa tomaría otra dimensión .

Mi propuesta para el concurso #retoMiele, es esta bebida de café, con una historia curiosa y con unos ingredientes sorprendentes.

Hay varias versiones de esta bebida,algunos la toman caliente y otros como en mi receta la tomamos fría, bien para acompañar a los postres o bien como como postre en si.  Eggnog ( huevos dentro de una taza pequeña ), se utiliza para brindar por la buena salud, durante el día de Navidad y la víspera de Año Nuevo( Wikipedia ). De origen Británico, pero popularizada por Estados Unidos, deriva de una bebida medieval Europea ( Posset), hecha con leche caliente.


INGREDIENTES ( 2 raciones)
1 huevo o la cantidad equivalente en huevo pasteurizado.
ralladura de 1/2 limón
1 cucharada de azúcar
100 ml de café expresso fuerte
20 ml de Brandy
Canela en polvo


PREPARACIÓN
Lo primero de todo es preparar un buen café, fuerte, con sabor. Para los que tomen café descafeinado, por descontado, es apto igualmente para hacer la receta.
Dejamos enfriar el café.
En un recipiente apropiado para batir, montamos el huevo ( yema y clara) con la ralladura de limón, usaremos unas varillas eléctricas, comenzando a poca potencia, para ir subiendo al máximo, poco a poco.
Batimos unos minutos hasta que el huevo monte y tengamos una crema blanca y espesa.

Incorporamos el azúcar sin de dejar de batir.
Cuando el azúcar esté completamente disuelta en la crema de huevo, poco a poco y sin de dejar de batir, añadimos en forma de hilo el café expreso ( frío), batimos nos minutos.

Servimos en copas, tazas, etc., espolvoreamos la superficie con canela en polvo.

Veremos como se produce la magia en la copa, se separan los ingredientes, quedando en fondo el café y en la superficie una deliciosa y dulce crema de huevo.

Pinchamos unas pajitas, un barquillo y listo un café diferente que seguro sorprende a más de uno.

Por mi parte os diré que a mi particularmente me ha gustado mucho, recomiendo servir acompañado de una cucharilla para rebañar bien la crema de huevo que esta deliciosa, una vez nos hayamos deleitado con el café.




6 comentarios:

  1. Buenos días Rosalía. No tomo café, pero me gusta cuando se mezcla con otros ingredientes, por eso, estoy segura, de que tu receta me gustaría.
    Suerte en el concurso.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, a mi me ha sorprendido mucho, nunca lo he hecho y puede caer en estas fechas ;)

    ResponderEliminar
  3. ay que buenooooooooo me gusta! nunca he preparado ponche en casa, pensaba que era más difícil, me quedo con tu receta. Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Ummmm que cosa mas rica, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  5. El eggnog!!! Yo creía que era una excentricidad mía, porque me lo enseñó una amiga que había vivido en Nueva Orleans, y me encanta, cada navidad preparo un poco... te ha quedado genial con toda esa espuma!

    ResponderEliminar
  6. Una receta para mi nueva, pero se ve rica, el regalo me gusta, asi que a disfrutarlo, bsss.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.