15 de enero de 2015

Chisboust de mandarina


Hace poco descubrí este tipo de crema para hacer tartas, me llamo la atención la curiosa mezcla de preparaciones, hasta llegar a la Chisboust. En el programa Chocolateando de Canal Cocina

Por un lado una Crema Pastelera y por otro un Merengue Italiano, nos llevan a crema suave y sedosa, que viene perfecta para preparar, tartas en diferentes formatos.

En esta ocasión utilicé fruta de temporada como son las mandarinas, pero admite multitud de posibilidades en cuanto al sabor que queramos dar a la Chisboust.

No me enrollo más, ya que poco hay que decir de esta tarta, en casa nos ha gustado mucho, es cómoda de hacer y para reuniones de amigos o familiares perfecta, ya que se puede hacer con antelación, solo para decorar el día de comerla.


INGREDIENTES

Crema de mandarina
180 ml. de zumo de mandarina
ralladura de 1/2 mandarina
125 gr. de azúcar
15 gr. de maicena
3 huevos (L)
pizca de sal
2 hojas de gelatina

Merengue Italiano
150 ml. de agua
65 gr. de azúcar
3 claras de huevo

Otros ingredientes
Nata para montar 35 % materia grasa
Azúcar
Gajos de mandarina confitados
base de bizcocho o galletas


PREPARACIÓN
Como preparación previa, habremos dispuesto en el fondo del molde, la base para nuestra tarta.
La mía, un resto bizcocho bañado en un almíbar ligero. También se puede poner la clásica base de galleta triturada con mantequilla. Reservamos en frigo hasta el momento de montar la tarta.

Crema de mandarina
Mientras preparamos la base de la crema, pondremos a hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Esta una crema de mandarina exprés.
Ponemos en un bol todos los ingredientes de la crema, batimos bien hasta mezclar bien todo.
Vertemos la mezcla en un recipiente apto para el microondas.

Cocinamos en el micro 4 minutos. programamos 2 minutos, sacamos, mezclamos y volvemos a programar los 2 minutos restantes.

Sacamos del micro, escurrimos bien la gelatina, y mezclamos con la crema caliente. Batimos bien con unas varillas manuales, para que la gelatina se disuelva completamente en la crema.

Reservamos cubierto con film transparente y dejamos enfriar. De vez en cuando le damos una batida con las varillas, no queremos que la crema se cuaje del todo por efecto de la gelatina.

Cuando ya tengamos atemperada la crema, preparamos el merengue italiano.

Merengue italiano
En un cazo al fuego, hacemos el almíbar, con el agua y el azúcar. Dejaremos cocer hasta que el azúcar esté completamente disuelto en el agua. Apagamos el fuego y reservamos.

En un recipiente alto ( el vaso de la batidora), montamos las claras.
Una vez que las claras estén montadas, en forma de hilo y despacio vamos incorporando el almíbar ( debe estar caliente), sin dejar de batir en ningún momento. Para este paso recomiendo poner el almíbar en una jarra pequeña que tenga borde con canal para servir, nos resultará mucho más sencillo incorporar el almíbar a las claras ya montadas.
No pararemos de batir hasta conseguir un merengue, firme y brillante.

Chisboust
Batimos a mano de nuevo la crema de mandarina y vamos incorporando poco a poco la mitad del merengue italiano a la crema, a pocos y con movimientos envolventes.

Vertemos la chisboust sobre la base que teníamos preparada.
Damos unos golpes secos sobre la encimera al molde, para que la chisboust se reparta bien y no queden burbujas de aire.
Cubrimos con film transparente a piel, que el plástico este en contacto con la crema, una vez fría y cuajada la chisboust el film se despega con facilidad.

Dejamos en la nevera en reposo, unas 4 horas como mínimo. Yo lo tuve toda la noche.

A la hora de terminar el montaje de tarta, debo dar un explicación.

Mi intención era decorar la tarta con el resto de merengue, que tenía reservado en el frigo, en una manga pastelera. Pero surgió el problema que el merengue se había separado, por un lado las claras montadas y por el otro el almíbar.
Como fui incapaz de volver a unir ambos ingredientes, recurrí a la parte fácil, montar nata y decorar la tarta con nata montada y unos gajos de mandarina confitados.

Tras esta aclaración, os diré que ha sido una crema (Chisboust), que me ha encantado, de textura suave, potente sabor a mandarina, muy agradable al paladar, seguro que la repito más veces y probaré con diferentes sabores.


19 comentarios:

  1. Sin palabras y con mono de comerla. El sabor de la crema debe ser increíble y el todo es espectacular. Felicidades.
    Vi ese programa el otro día y me alucinó.
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  2. RsaLia, buenos días Menuda receta fantástica... Con nata también muy rica. Es verdad que No siempre nos aprovechamos de la fruta de temporada y podemos hacer cosas estupendas. Un besote muy fuerte y a ver si coincidimos un poco mas este año.....ainsssss

    ResponderEliminar
  3. Madre mia! qué maravilla, rica y preciosa! Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. No había oído la palabra "chisboust" en mi vida, ahora ya se lo que es y tengo unas ganas locas de probarla.
    Chica que no te preocupe lo del merengue porque como buen cocinera que eres has resuelto muy bien con la nata, creo que combina estupendamente y la decoración te ha quedado muy bonita.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  5. La chiboust es una maravilla de textura y sabor.
    El resultado es espectacular, con o sin merengue para rematar el asunto, la nata es estos casos siempre es nuestra mejor aliada, ¿Verdad?
    Besos,
    palmira

    ResponderEliminar
  6. Me encanta. Yo la conocía pero no la he preparado nunca. Tiene una pinta increíble con la mandarina y la cremita... Lo del merengue, eso es inevitable de un día para otro. Para aguantarlo mejor yo a veces le pongo agar agar en el almíbar pero milagros tampoco hace, si te pasas queda duro y si no llegas... se puede desmoronar igual, snif!

    ResponderEliminar
  7. Una crema sorprendente y el resultado final espectacular, ese programa no le vi, pero he visto otros y son magníficos, te ha quedado de vicio
    bss

    ResponderEliminar
  8. Me encanta descubrir nuevas cosas, y esta es una de ellas. Me pondré a hacerla en breve, pero ya podías tirarte a la piscina e invitarnos a un trocito, jeje

    Bss

    Elena
    http://lacajitadenieveselena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Não conhecia esta receita mas adorei pois é mesmo ao meu gosto
    Ficou linda e com um sabor que adoro
    bjs

    ResponderEliminar
  10. Tiene una pinta espectacular. Te ha quedado perfecta. Besos

    ResponderEliminar
  11. Rosalía, a mi el merengue se me resiste, me encantaría que me quedase como a tí, además está muy bien aprovechar la fruta de temporada.
    besos,

    ResponderEliminar
  12. madreeeeeeeeeeee qué pinton me chifla como te han quedado las capas. genial! besucos

    ResponderEliminar
  13. Jolin que pinta! Y esa crema con el sabor de la mandarina debe estar de locura!
    Muy buena idea nos das!
    Besos

    ResponderEliminar
  14. maravillosa crema!!! me parece una receta fantástica, lo haré bsss Rosalía

    ResponderEliminar
  15. Qué cosa más rica!!! Te ha quedado impresionante y debe estar de un bueno subido. Me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Pues aunque tuviste el problema del ultimo montaje con el merengue, yo me decanto por este con nata,aunque yo no descarto hacerla con merengue, la crema de mandarina por si sola ya tiene que estar buenisima, un 10 por la cocinera, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  17. Espectacular, me ha encantado esa receta
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Curiosa receta, tiene una pinta divina =)
    Un besote!

    ResponderEliminar
  19. Buenísima, y con una pinta increíble. Ahora que las mandarinas están tan dulces, tiene que estar deliciosa.
    Compartimos con nuestros seguidores tu receta, les va a encantar.
    Gracias
    Naranjas Nules

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.