23 de marzo de 2015

Nubes de Chocolate


Siguiendo con linea de chuches, esta vez he sido osada y me he atrevido con las nubes, esponjitas, marshmallow, etc...

He visto infinidad de recetas, al final he decidido hacerlas de un sabor neutro y añadir sabor y color de forma natural, sin colorantes, ni saborizantes de gelatinas de sabores.

El formato de la moría de las versiones que circulan por la red, son cuadradas o con las diversas formas que se pueden hacer con cortantes de galletas.
Yo quería que tuvieran la forma típica cilíndrica de las que podemos comprar en cualquier kiosco de chuches y lo conseguí con una simple manga pastelera.

Os diré que el resultado es espectacular, en cuanto a textura idéntica a las comerciales y en cuanto a sabor, el cacao le da un toque de amargor que combina perfectamente con el empalagoso dulce de las nubes.





INGREDIENTES
300 ml. de agua
20 gr. de gelatina neutra ( 2 sobres )
300 gr. de azúcar
2 cucharadas de azúcar de vainilla
2 cucharadas de cacao puro en polvo


PREPARACIÓN

Dividimos los 300 ml. de agua en tres partes, de la siguiente manera.

En un bol, ponemos 125 ml., otro con 50 ml. y el resto ( 125 ml. ), en un cazo que pueda ir al fuego.

En el bol con los 125 ml. de agua, añadimos los 20 gr. de gelatina neutra, para que se hidrate, tardará unos 5 minutos aproximadamente.

El bol con los 50 ml. de agua,calentamos 40 segundos en el microondas y desleímos en el agua caliente el cacao puro. Mezclamos bien con unas varillas manuales, hasta que no queden grumos. Reservamos.

Colocamos al fuego el cazo con el resto del agua, incorporamos el azúcar y el azúcar de vainilla.
Ayudados con unas varillas manuales, mezclamos, llevamos a ebullición, dejamos hervir unos minutos, hasta conseguir un almíbar transparente.
Ahora es el momento de incorporar la gelatina hidratada al cazo con el almíbar caliente.

Añadimos la gelatina, mezclamos y sin parar de remover llevamos de nuevo a punto de ebullición.
Comprobamos que es una mezcla homogénea y que la gelatina está perfectamente integrada.

Veremos que en la superficie se forma espuma, la retiramos con una cuchara.

Esta mezcla la separamos a parte iguales en dos recipientes limpios y secos.

Un recipiente lo dejamos enfriar tal cual esta. A temperatura ambiente, sin meter en la nevera. No queremos que cuaje del todo la gelatina

En el otro recipiente añadimos la mezcla de cacao que teníamos reservada, mezclamos y dejamos enfriar de la misma manera que la otra gelatina.

El proceso de enfriado dura más o menos 1 hora, pero depende en gran medida de la temperatura ambiente que tengamos en ese momento.

Comprobaremos como ambas gelatinas, la de chocolate y la neutra van cuajando a medida que pasa el tiempo.

Ya tenemos nuestras gelatinas atemperadas.

Primero vamos a montar la gelatina neutra (transparente).
Volcamos la gelatina en el vaso de la batidora y montamos con el accesorio de varillas , primero a velocidad media, para terminar a velocidad máxima.

Veremos como monta la gelatina, se va volviendo de color blanco y al final nos quedará con textura y color de merengue.
El punto óptimo será cuando al levantar las varillas, la mezcla no gotee y se mantenga firme.

Rápidamente meteremos la mezcla en una de las mangas pasteleras que tendremos dispuestas y preparadas.
Cerramos la manga, para que no entre aire y no reseque la mezcla.

Montamos y procedemos de igual manera con la gelatina de chocolate.
En esta preparación veremos como aclara un poco el color marrón del chocolate, es normal, al introducir aire.

Verteremos la mezcla en la otra manga pastelera que tenemos preparada.

Cortamos la punta de la manga con la mezcla de chocolate a una altura como de 5 cm. contando desde el pico hacía arriba.
Abrimos la boca de la manga con la mezcla blanca.
Introducimos la manga de chocolate en el centro por arriba de la manga con la mezcla blanca y descargamos en el interior toda la mezcla de chocolate.

Se trata de conseguir, dos colores a la hora hacer las nubes.
Blanco por fuera y de chocolate por dentro.

ES difícil, por no decir imposible que nos queden dos círculos concéntricos perfectos. pero ahí está la gracia de hacer nubes caseras, cada una sale con un dibujo diferente.

Ya tenemos toda la mezcla para la Nubes en una manga pastelera.

Cortamos la punta de la manga 5 cm., contando desde la punta hacía arriba.
Colocamos la manga a 45 grados sobre la bandeja que tenemos preparada con el azúcar glas, hacemos una tira que ocupe todo el largo de la bandeja y que tendrá de diámetro , según el corte que tengamos en nuestra manga.
Haremos tantas tiras como sea necesario hasta que terminemos la mezcla.

Las tiras deben estar separadas unas de otras, sin tocarse. Al ser una mezcla bastante pegajosa, se pegarían entre ellas.
Espolvoreamos generosamente azúcar glas sobre todas las tiras y dejamos secar.

Si hace calor con 1 hora es más que suficiente.

Con una tijera de cocina afilada, hacemos cortes en las tiras, para conseguir una Nubes de un tamaño cómodo para comer.
De 2 ó 3 cm. queda un tamaño aceptable y fácil de manejar.



NOTAS
Más que es un truco es una preparación previa.
Colocamos dos mangas pasteleras desechables en dos jarras o recipientes profundos, listas para ser rellenadas.
En una bandeja colocamos un film de cocina y espolvoreamos sobre él, azúcar glas generosamente.

El tamaño de las Nubes ya es elección de cada uno.

Una variante sería, verter las mezclas una sobre otra, en una bandeja forrada y cubierta de azúcar glas. Para cortar Nubes de forma cuadrada a cuchillo o con formas divertidas, utilizando corta pastas.

Versión de la receta - Libro Simplemente espectacular de Thermomix.

7 comentarios:

  1. Qué original!! Nunca las había visto de chocolate así que me llevo tu receta.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana!!

    ResponderEliminar
  2. holaaaaaaaaaaaaaaaaaaa bueno me dejas muerta!!! al final vas a montar una tienda de chuches caseras y el resto de tiendas van a quebrar :) me encanta como te han quedado. Y me he leído la receta de pe a pa, está muy bien explicada me la guardo en pendientes porque me ha gustado sí señora. Un beso fuerteeeeeeeee

    ResponderEliminar
  3. Rosalia se lo tengo que hacer a mis hijos, se pueden morir, que rico.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. jajaja... el otro día precisamente me reía con una amiga porque le dije que me apetecía una esponja y no sabía lo que era... jajaja.. su única referencia de esponja es eso con que nos frotamos en la ducha jajaja... y no la chuche, tuvimos un rato de risas y de confusión muy divertido.
    Bueno risas aparte tengo que felicitarte, estas hecha una experta y encima te atreves también a rellenarlas y de chocolate, mas sublime no puede ser, enhorabuena son estupendas.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  5. Te comento en el Face y se me olvida aquí. Me vuelves a dejar sin palabras. Nunca las he comido porque no he sido de chuches y además no había cuando era pequeña, pero con chocolate, ahí ya me pillas y seguro que me gustan. La forma, preciosa. Besos

    ResponderEliminar
  6. Nubes caseras... anda que si nos llegan a decir esto 10 años atrás jejeje
    Me probaría un par ahora... Qué ganas!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  7. No sabía que se podían hacer nubes en casa. Que peligro tengo ahora, con lo que me gustan.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.