9 de abril de 2015

Tarta de Piña


Hace unos días las chicas de La Cajita de NievesElena celebraban su cumple blog,.

Nos invitaban a una ración de Tarta de Piña, que para la ocasión había preparado la hija de Elena.

Una receta sin complicaciones, de esas que gustan a la mayoría y con los pocos ingredientes que lleva , resulta ser una tarta refrescante y muy vistosa.

Podemos y debemos prepararla la víspera, por dos razones de peso, la primera porque la gelatina necesita su tiempo para gelificar y la segunda porque nos quitamos de encima en engorro de preparar un postre justo el mismo día, que tenemos invitados a comer.

De la receta original solo he incluido un cambio o añadido. Añadiendo gelatina neutra no variamos el sabor de la piña, pero le da consistencia y textura a la tarta, por lo que es facilmente desmoldable y no pierde la forma del molde que hayamos usado.

Una receta para repetir y  tenerla como referencia a la hora de hacer una tarta, fresca, no demasiado dulce y si nos gusta la piña, lo más de lo más.
Con pocas calorías, en lugar de azúcar podemos poner edulcorante, si utilizamos galletas sin gluten es una tarta indicada para las personas Celiacas y si cambiamos la nata y la crema de queso por productos sin lactosa, las intolerancias a lactosa están solucionadas.

Nieves, Elena, dar las gracias a tu hija por compartir con nosotros esta tarta.


INGREDIENTES
Galletas tipo Napolitanas ( de canela)
1 bote de piña grande
1 brik de nata para montar ( 200 ml. )
100 gr. de queso crema
2 cucharadas de azúcar
1 sobre gelatina neutra ( 10 gr.)
Canela para decorar, una rodaja de piña y 1 cucharada de azúcar


PREPARACIÓN

Apartamos 50 ml., más o menos del jugo de la piña, añadimos la gelatina neutra para que hidrate.

Mientras, ponemos en un recipiente grande, el resto de jugo de piña, las rodajas de piña ( reservamos una para la decoración), la nata, azúcar y el queso crema.
Trituramos todo muy bien, nos debe quedar una crema fina y sin filamentos de la piña.

Si no tenemos una batidora potente, habrá que tamizar con un colador la crema de piña, para eliminar las hebras de piña que posiblemente tenga la crema.
Si tenemos un procesador de alimentos potente, este paso no será necesario.

Calentamos en el micro el vaso donde hemos puesto a hidratar la gelatina, con 30 segundos es suficiente, tenemos que calentar la gelatina para que cumpla su función gelificante.

Cuando esté caliente, veremos que esta en estado líquido, mezclamos para disolver posibles grumos, incorporamos a la crema de piña, batimos un poco para integrarla bien en la crema.

Montaremos la tarta .

En un molde, preferiblemente desmontable, yo he utilizado moldes individuales, de los que no tienen base.

En el fondo del molde, ponemos una capa de galleta, yo he puesto dos galletas una sobre otra, al ser tan delgadas, pensé que era una buena idea dar más consistencia a la base de la tarta.
Ponemos crema de piña sobre la base de galleta, formamos una nueva capa de galleta sobre la crema y terminamos con otra capa de crema.

Cubrimos con film transparente y dejamos enfriar en la nevera, al menos 4 ó 5 horas.
Recomiendo hacerlo el día anterior y dejar cuajar toda la noche en el frigo.

Para decorar, cortamos la rodaja de piña que habíamos reservado en dos, de manera transversal para conseguir dos rodajas, la mitad de delgadas.

Caramelizamos la piña en una sartén con una cucharada de azúcar, marcamos por las dos caras.

Cortamos en trozos pequeños y decoramos la tarta con la Piña caramelizada y espolvoreando un poco por canela por encima.


9 comentarios:

  1. Estoy alucinando contigo Rosalía, menuda tarta estupenda que te ha quedado, anda que has tardado en hacerla, así que te gustó de verdad.
    Muchisimas gracias por nombrarnos y desde luego que se lo haremos saber a Tamara ;-)
    Un fuerte abrazo!!
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. Una tarta muy vistosa y fresquita, además para mi estos postres que puedes listos de víspera son los más adaptados cuando tenemos invitados en casa.
    Me la copio!
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  3. Wauuuu!! Desde luego el ponerle gelatina es una estupenda idea. La tarta como dices es fresca y muy rica, y al no llevar horno es magnífica para el tiempo que ¿viene?.

    ResponderEliminar
  4. Que chula!!!!!la verdad que espectacular!!!

    ResponderEliminar
  5. Ya había visto la tarta de Tamara, pero sí que es verdad que con la gelatina adquiere otra consistencia. Ya sabes que uso el agar-agar, por lo tanto, sé que sorpende utilizar uno u otra en nuestras preparaciones. Me gusta la piña y la tarta es una chulada, rica y sencilla. Me llevo un trozo. Besos

    ResponderEliminar
  6. Querida Rosalía, llevo toda la mañana viendo tu tarta de piña, la receta me parece fantástica y como siempre aprendo, me gusta eso de hidratar la gelatina en el jugo de la piña, !!!oido cocinas!!!. Buen post y con ochocientas soluciones para todo el mundo, eres un crack, bsss

    ResponderEliminar
  7. Rosalía.....me ha gustado mucho tu tarta y el que nos hayas facilitado diferentes opciones para adaptarla a diversas intolerancias.
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
  8. Riquísima!
    Y con un corte espectacular, pedazo de tarta, ya cuando se la vi a la cajita me quedé con ganas, y ahora esto... ay madre, si tendrá que caer una como esta!

    ResponderEliminar
  9. Molan las soluciones y variantes que das sobre una misma receta, que por otra parte me ha gustado mucho. Soy poco goloso y siempre busco tartas poco dulces para las celebraciones y si encima son sencillas de hacer, mejor que mejor.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.