15 de diciembre de 2015

Delicias crujientes de cordero


Ya estamos en el ecuador del mes de diciembre, nos quedan unos día días intensos para que despedir al año. Días frenéticos de compras, visitas a familiares y amigos, todos ellas envueltas en un ambiente navideño lleno de buenos deseos para comenzar el nuevo año.

Nosotras seguimos con el Proyecto Roca, poniendo imagen a las recetas tradicionales que Joan Roca ha recopilado en el libro Las mejores recetas de mi madre, recetas que son el origen del que es hoy en día el mejor restaurante del mundo.

Marga ha elegido una receta de un producto que en muchas casas, seguro que forma parte de alguno de los muchos menús navideños, menús que todos tenemos ya pensados y diseñados aunque solo en nuestras mentes para servir en nuestras mesas.

El cordero asado en mis recuerdos es el olor de la navidad. Una época ya muy lejana, en la que el cordero era un lujo que la mayoría de los hogares españoles solo se podían permitir y con gran esfuerzo económico en fechas señaladas de navidad.

La receta original del libro es Paletilla de cordero asada a la cazuela con alioli cortado. Yo en un intento de ofrecer una receta de cordero diferente y económica, he optado por utilizar cuellos de cordero. Simplemente estofados o en caldereta están deliciosos.
 El cuello es un corte en el despiece del cordero poco valorado, pero que  a mi personalmente me gusta mucho. Creo que es una carne jugosa y con gran sabor, barata, sencilla y rápida de cocinar.

He querido hacer un plato sin grandes complicaciones a la hora de comerlo, deshuesado y limpio en forma de delicias crujientes.

Espero que Marga y la Sra. Roca disculpen el no haber preparado la receta al pie de la letra, pero me encanta dar una vuelta de tuerca a la preparación original y ofrecer a los que no puedan o nos les de la real gana comprar las partes nobles del cordero, una opción diferente pero igualmente deliciosa.

Solo deciros que cuando serví en mi casa estas Delicias crujientes de cordero, ninguno de mis comensales sabía realmente lo que iba a comer y para mi ego personal quedaron sorprendidos y gratamente satisfechos.


INGREDIENTES
Delicias de cordero
3 cuellos de cordero
sal
1/2 vaso de agua
1 huevo
harina
pan rallado fresco
Aceite de Oliva para freír
Patatas
Patatas para guarnición ( TORRIBAS )
Aceite de Oliva Virgen Extra
Ajo y perejil


PREPARACIÓN
La primera preparación que haremos será asar los cuellos de cordero.
Previamente, cuando los compremos, indicamos al carnicero que los parta en dos trozos longitudinalmente. De esta forma nos resultará más fácil sacar luego la carne.
Precalentamos el horno a 180º
Lavamos los cuellos de cordero, bajo el chorro de agua fría. Sin secarlos, los colocamos en una fuente de horno, salamos y  cubrimos la fuente con papel de aluminio, sellamos bien el papel por el borde de la fuente, para que se concentre todo el calor en el interior.

Metemos la fuente en el horno durante una 1 hora y media. Durante este tiempo no abriremos el horno y mucho menos levantaremos el papel.

Pasado el tiempo de horneado, sacamos la fuente del horno, subimos el horno a 200º.
Retiramos el papel de aluminio, con mucho cuidado, siempre levantando el papel en dirección contraria a nuestro cuerpo.
Vertemos 1/2 vaso de agua en la fuente y volvemos a hornear durante otra media hora, dando la vuelta a los cuellos a mitad del tiempo.

Ya tenemos los cuellos asados, los sacamos de la fuente para que se enfríen, colamos la salsa que está en el fondo de la fuente y reservamos.



Una vez fríos o templados los cuellos, retiramos la carne de todos ellos. Esta tarea resulta muy fácil, si los cuellos están bien asados, se despega casi sola del hueso.

Cortamos un buen trozo de film transparente. Sobre él colocamos la carne correspondiente a un cuello. Envolvemos la carne con el film y formamos un rulo, haciéndolo rodar sobre la encimera, atamos los extremos y metemos al frigo hasta que se enfríe del todo y quede bien compacto el rulo.

Mientras preparamos las patatas de guarnición.

Preparamos una bolsa especial para horno. Vamos lavando las patatas bajo el grifo y sin secar las depositamos dentro de la bolsa, cerramos con el fleje que trae la bolsa y cocinamos en el microondas, durante 10 minutos a temperatura máxima ( 800 w).
Dejamos reposar dentro del micro apagado. Reservamos

Delicias de cordero
Ya tenemos los cilindros de carne de cordero fríos y compactos. Retiramos el film, y cortamos tacos de 2 cm. y 1/2 de grosor.

Enharinamos ligeramente, pasamos por huevo batido y finalmente por pan rallado.

Freímos en abundante aceite de oliva caliente y dejamos escurrir sobre papel de cocina.

Colamos la salsa del cordero que teníamos reservada y reducimos al fuego hasta que espese un poco.

Patatas salteadas
Troceamos las patatas en cuartos sin pelar.
Salteamos las patatas con un chorrito de AOVE, ajo machacado y perejil picado, hasta que estén doradas, finalmente salamos al gusto.


Seguro que mis compañeras de reto, nos ofrecen diferentes y estupendas versiones de la receta del libro.

Palmira - Come conmigo

Marga - Acibecheria

Sofía - Mil ideas mil proyectos

Beatriz - 2 mandarinas en mi cocina


13 comentarios:

  1. Me encanta cómo lo has presentado, un plato de diez, ese corte lo dice todo!!
    Adoro el cordero y esta preparación me la guardo para probarla!!
    Besotesss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa, aunque creo que me he adelantado un día en la publicación de esta receta.
      Seguro que te encanta, en casa fue un éxito.
      Bss.

      Eliminar
  2. Me parece una vuelta a la receta fantástica, eres un crack, bsss

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido un plato de lujo. La carne del cuello es de mis preferidas, a veces mi carnicero me los deshuesa y los hago rellenos. Tengo que probarlos así, me han parecido deliciosos.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  4. ¡Impresionante! ¡Espectacular! Menuda delicia.....de restauranate de estrella michelín!
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
  5. Con la boca abierta me has dejado! menuda vuelta le has dado a la receta!!! qué bueno, no?

    ResponderEliminar
  6. ¡Guau!, que pasada de receta, debe estar divina!

    ResponderEliminar
  7. Querida mía, la Sra. Roca dudo que se enfade, pero a esta humilde admiradora de tu plato solo le queda aplaudir plas... plas... plas...

    Besos miles

    ResponderEliminar
  8. Siempre das la vuelta de tuerca en el sentido adecuado y sin necesidad de engrasar nada. No soy de cordero, pero igual pruebo estas delicias y no me arrepiento, sino que repito.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  9. Y si alguien se te queja, ya sabes, tú me llamas que yo soy de lo más agradecida xD

    ResponderEliminar
  10. Sé que son un delicia, sólo leer la receta se me hace la boca agua ¡qué ricos! BSS!

    ResponderEliminar
  11. Una propuesta muy buena para navidad. ¡Me encanta!

    ResponderEliminar
  12. ¿Así que esta ha sido la culpable eh? jejejeje...
    Fíjate, no hay mal que por bien no venga, volver a editar una entrada que te ha tenido de cabeza durante meses ha hecho que no me la pierda, no la había visto y me encanta.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.