20 de marzo de 2016

Kartoshka


Este mes invitados por Nieves y Elena, las chicas de  "La cajita de nieveselena ", nos vamos a realizar un viaje virtual por la gastronomía rusa.

He elegido una receta que según cuenta la leyenda, la imaginación y la necesidad de la mujer de un famoso poeta finlandes (  Johan Ludvig Runeberg [ 1804-1877] ) y que pinta un finés en la tradición gastrónoma rusa?, os preguntaréis vosotros.
Finlandia consiguió su independencia en el año 1917, antes de este año era parte del gran Imperio ruso, por lo tanto durante la época de los hechos que acontecen a la creación de esta receta, estamos en territorio Ruso.

Bien este insigne poeta, recibió de forma inesperada la visita de un personaje importante. La esposa del poeta puso en marcha toda su imaginación para preparar un dulce, con el que agasajar al inoportuno visitante.

Un rápido vistazo a su despensa y comprobó que solo contaba con " galletas rotas, mermelada, licor y requesón ", la buena mujer no podía hacer otra cosa que mezclar todo, triturarlo y formar pequeñas bolitas, que presentó al comensal como " Patatas ",  apuntar que la traducción literal de "patata" al ruso es " KARTOSHKA".      

Esta resolutiva mujer, creó escuela y desde entonces muchas empresas y cocineros del país han estado jugando e investigando con esta mezcla de productos, cuya base siempre es la misma, partiendo de migas de galleta o bizcocho, hacer una masa manejable para formar luego las patatitas.

Si pensamos que en la actualidad inventamos algo, nada más lejos. Los famosos Cake-pops tienen más de 200 años de antigüedad, eso sí, con otro nombre.

La incorporación a la receta de leche condensada, evidentemente fue posterior , aunque ya estaba inventada por Nicolás Appert en 1820, pero fue Gail Borden, el que obtuvo la patente de fabricación en 1856 y fundó la New York Condensed Milk Company en 1857.

Después de estos datos, interesantes o no, os dejo mi versión de las "Patatitas- Kartoshka"


INGREDIENTES
165 gr. de galletas
20 gr. de cacao en polvo puro
60 gr. de mantequilla
100 gr. de leche condensada
50 gr. de nueces


PREPARACIÓN
He utilizado una picadora, pero podemos utilizar cualquier procesador de alimentos que triture.
En el recipiente de la picadora o procesador, metemos todos los ingredientes, menos la leche condensada, que tendremos a temperatura ambiente hasta que la utilicemos.

Trituramos todos los ingredientes hasta conseguir una pasta fina.
Incorporamos la leche condensada, y mezclamos con una espátula, de manera que se integre todo y consigamos una pasta espesa.
Cubrimos con film transparente y guardamos en el frigo un par de horas.


Pasadas las dos horas, sacamos el recipiente de la nevera.
Cogemos con una cucharilla pequeñas porciones de masa y con las manos hacemos bolitas, que iremos depositando en una bandeja.

Guardamos la bandeja en la nevera de nuevo para que endurezcan las bolitas, así nos resultará más fácil el paso del rebozado.

Ya tenemos todas las bolitas dispuestas a ser rebozadas .
Ponemos cacao puro en polvo en un cuenco y una a una rebozamos las bolitas, intentando no tocarlas mucho con las manos. Si nos ayudamos con un tenedor no maltrataremos las bolitas y no transferiremos el calor de nuestras manos , consiguiendo un rebozado limpio y uniforme.


http://www.lacajitadenievesyelena.com/2014/03/cocinas-del-mundo.html

14 comentarios:

  1. Me encanta la sencillez de estas "patatas" tan... tan... apetecibles ;)

    Besitos miles

    ResponderEliminar
  2. Hola Rosalía. Sí que son como las famosas bolitas, pero me inspiran más por la historia que nos cuentas y por su nombre. Lo de patatitas, es muy chulo.
    Si llevan leche condensada, aún me gustan más.
    Besos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Mira tu por dónde los cake-pops tienen más añitos de lo que creíamos! Y que manera más molona de poner ...patatas de postre!!. Aquí una abuelica seguro que diría: ay! si las patatas levantaran la cabeza! ahora resulta que son de galleta!!
    Bromas aparte, que receta mas mona!
    Besicos mil!
    Marisa

    ResponderEliminar
  4. Uy uy uy ¡qué "golih'meríaç2, que dirían en mi pueblo! Me los quedaba todos. Besos

    ResponderEliminar
  5. Desde luego que son apetecibles...yo me comería ahora mismo unas cuantas. Curiosa historia de estas patatas.
    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Que curiosa la historia! Y que ricas estas bolitas! Un besito

    ResponderEliminar
  7. Que ricas estas bolas,ademas faciles,perfectas para hacer con niños.besinos

    ResponderEliminar
  8. Muy buena la receta, muy buena la historia, y qué razón tienes con lo de que ya no nos queda apenas nada por inventar... Pero en cualquier caso, esta receta, sencilla y resultona, tiene toda la pinta de ser peligrosamente adictiva.

    ResponderEliminar
  9. No se que me gusta más, las kastosshkas o la historia que has contado. Me ha gustado tanto ver como resolvía el problema esta mujer. Adoro estas historias.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  10. ¡Que ricas! Desde luego me encantan los cake pops pero no sabía que eran tan antiguos. La verdad es que me comería uno detrás de otro jejeje
    Un beso,
    http://elbauldelasdelicias.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Muchisimas de las recetas mas famosas y ricas del mundo surgieron así, de una necesidad de improvisar algo rico y ya te digo rico, pintaza que tienen estas "trufitas"
    Besos y nos vemos en Suiza.
    Nieves

    ResponderEliminar
  12. Preciosa historia y deliciosas "patatas". Me la apunto!! BSS!

    ResponderEliminar
  13. Que apañada la señora rusa cualquiera de nosotros habría mandao al crío a por galletas al super, jajaja, molan tu pataticas.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. La mujeres siempre resolviendo la papeleta de manera digna y original... Chepeau a Fredrika Runeberg... y muchas gracias, porque a mi me encanta el invento y estos tuyos, tienen una pinta de ricos, ricos.
    Bicos y buen finde

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.