4 de junio de 2016

Helado al corte BBSSeo para el veraneo


Quizá lo que más asociamos al verano sean los helados y creo que tiene una razón de peso.

En la 8ª edición del reto BBSS, con Marisa recuperamos una palabra que esta olvidada, hoy en día ya no se utiliza la palabra  "VERANEO" para referirnos al periodo vacacional y a los días que pasamos fuera de nuestras ciudades disfrutando de unos merecidos días de descanso.


Los de mi quinta, recordarán que en España solo podíamos comprar helados en los meses de verano. En aquellos tiempos no era tan accesible como ahora poder comprar un helado. No había grandes superficies y los kioscos de helados solo se montaban para los calurosos meses de verano, las grandes heladerías y la venta de helados durante todo el año fueron muy posteriores a los recuerdos de veraneo que quiero compartir con vosotros en esta 8ª BBss, BBSSeo para el veraneo.

Marisa en RECETAS BBSS, nos invita a evocar aquellos veraneos de antaño, en los que de buen seguro también hay recuerdos relacionados con la gastronomía.

Voy a navegar en mis recuerdos y me voy a remontar a la década de los años 60, siiiii, los del Cuentame.

Nací en 1961 ( calcula mi edad) y por entonces los que salían de veraneo, el verdadero veraneo, no el viaje al pueblo para venir cargado de embutidos y remesas de comida para pasar el frío invierno.

El verdadero veraneo se entendía por ir a la playa, normalmente a las de levante, con Benidorm y Alicante a la cabeza. Los pudientes y más refinados, al norte, Laredo y San Sebastian eran los destinos pijos de la época. Nos queda el Sur que también era destino vacacional.

Mi familia, ni Norte, ni Sur, ni Este, ni Oeste, nuestras vacaciones eran en el Centro, más concretamente en Madrid, distrito Usera . Ni teníamos, ni tenemos pueblo, mi familia es gata pura, mi hermana y yo de vez en cuando nos acoplábamos con los vecinos, que si tenía casa en pueblos fuera de la provincia.

Bien, mis padres para compensarnos, nos llevaban a la piscina, al menos dos veces a la semana, con lo que esa actividad conllevaba, nevera, bolsa con utensilios propios del baño y gran bolsón con la comida y merienda del día. He de decir que mi padre no tenía coche, por lo cual íbamos en transporte publico, entiéndase autobús, dos adultos y tres niñas, más el equipaje de mano.



Los días que no había piscina, en el paseo de la tarde llegábamos al kiosco de helados, donde lo más común y económico era el típico " Helado al corte", cierto que tampoco nos ofrecían una gran oferta de productos. Los polos de hielo, bombones helados y cortes eran lo más habitual.

Un duro costaba cada " corte de helado", multiplicado por 5, nos da 25 pesetas de la época que no es poco, para la economía familiar.

Cuando pedías el corte del sabor que más te gustaba, no había mucho donde elegir, nata, fresa, vainilla, chocolate y como delicatesen el de tres gustos, era todo un ritual, difícil decisión.

La señora debidamente vestida con su delantal blanco y con  puntillas, abría la cámara, sacaba el helado que ya estaba debidamente colocado sobre una especie de escuadra de aluminio con las marcas exactas para servir la dosis justa de helado que colocaba entre dos galletas de barquillo. Si tenías suerte y se rompía una de las galletas, eso que ganabas.... una galleta extra en tu corte.

Aquí llegamos a mi receta, emular aquellos "Helados al corte", con los que pasábamos los veraneos en familia y sin salir de la provincia.
He de reconocer que nunca, jamás echamos de menos salir fuera de veraneo, no eramos la única familia que pasaba los meses de verano en su casa, siempre había alguien con quien bajar a la calle.

Lo que si me hubiera gustado y espero tenerlo algún día, es una casa de pueblo, cerquita de Madrid para poder disfrutarla con frecuencia.

Os dejo la versión moderna de mis recuerdos del veraneo, cuando era una inocente niña con apenas 5 ó 6 años, mi primer veraneo en la playa fue bastante más tarde con 14 años.

Con este precioso y rico " Helado al Corte", que no tiene nada que ver con los de antaño, pero es mi homenaje a todas esas familias que no podían disfrutar de un veraneo como les hubiera gustado dar a sus hijos, participo y dejo mi huella en el 8º BBSS, BBSSeo para el veraneo


INGREDIENTES
Un vaso de helado comercial
Galletas para helado al corte
Chocolate negro
Coco rallado
Chocolate blanco
Fresas


PREPARACIÓN

Una preparación que no lleva ningún misterio, fácil, rápida pero no me negaréis que muy resultona.

Compramos un tarro de helado del sabor que más nos guste. El mío, de vainilla con nueces de macadamia caramelizadas.

Dejamos el helado fuera del congelador unos minutos, con 10 ó 15 será suficiente, lo necesario para hacerlo maleable y que no se derrita.

Llenamos aros ( 6 cm.) con el helado, cubrimos con film y metemos al congelador hasta el momento de montar el corte de helado.

Con el mismo aro, cortamos las galletas de barquillo, para tener la misma medida de galleta que de helado.

Fundimos chocolate en el micro o al baño maría y bañamos las galletas. Yo puse dos galletas juntas para darle mayor consistencia.

Ponemos las galletas bañadas en un plato, sobre papel de hornear y dejamos enfriar en la nevera.
Si espolvoreamos con coco rallado, lo haremos antes de enfriar el chocolate de la galleta.

Montamos el Helado al Corte

Desmoldamos el helado, con ayuda de un soplete o dando un poco de calor con la manos alrededor del aro.
Colocamos el corte de helado entre dos galletas bañadas con chocolate y decoramos a nuestro gusto, con fruta fresca, unas tiras de chocolate, etc....






10 comentarios:

  1. Buenos días Rosalía. Nos regalas una historia que es la historia de mucha gente de nuestra generación. Sólo los que podían iban a la playa o de viaje y, aunque las playas de por aquí, ya empezaban a ser famosas, no todo el mundo se podía permitir hacerlo. No por eso, dejamos de ser felices. Yo creo, que más que ahora, porque todas las peripecias que cuentas, incluidos, los helados, se recuerdan como algo especial y con mucho cariño.
    Yo recuerdo que por delante de mi casa, pasaban los coches de la gente de Madrid que se dirigía a Gandía (que sólo está a 40 km de mi pueblo) e imagino que a playas pegadas a la emblemática Gandía, sede de veraneo de muchos madrileños.
    Pues, nosotros, que la teniamos tan cerca, nunca fuimos.
    Ya contaré mis veraneos en cuanto pueda, que no hay manera de que terminen mis líos.
    El corte de helado, también forma parte de mi vida. Aquí en Valencia, hasta hace poco, en la calle que está al lado de la plaza de la Catedral, vendían unos muy anchos y es una pena, que haya desaparecido.
    Tu adaptación de ese típico corte de helado, es sencilla y vistosa. Un BBSSeo para el veraneo de lo más rico. La combinación del helado con el chocolate del barquillo y la acidez de la frambuesa, es un regalo.
    Gracias por BBSSear en este 8º Reto.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenos días Rosalía, me has hecho evocar mi niñez y esos ricos helados de corte, aquí llamados "friseles". Hace unos días rescataba la palabra para mi otro blog "palabricas de aquí" y buscaba por la red una foto de un helado de corte. Recuerdo que además de los polos de hielo, había otros que se llamban "quesitos" que los hacía la Señora de "Vegé" en unas cubiteras con un palillito en el centro.
    Los friseles los comprábamos en el Casino los domingos y yo de niña no salía de vacaciones, pero yo soy de pueblo y pueblo con río!! eso es una suerte verdad. Yo he ido a coger cangrejos, barbos, madrillas, cazar pajaricos en el parque y coger caracoles (y alguna babosa). Gracias Rosalía por recordarme mi niñez.
    De tu corte, que es magnífico...un beso.

    ResponderEliminar
  3. Real como la vida misma el relato que has hecho Rosalia, yo soy bastante mas mayor que tu y aqui eran los Helados Italianos que junto al Heraldo de Aragon fue de las primeras y habia cola para hacerse con un rico helado de cucurucho que estaba.......debe ser el recuerdo, mas rico que los de ahora.
    Y despues de mi "batallita", tu helado me ha encantado y me lo llevo que ya apetecen, bssssss.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por estos recuerdos tuyos que alguno que otro me ha recordado a los míos :o) Siempre que puedo en el paseo de mi tía en verano sigo pidiendo dicho helado de corte con sus galletitas... no tanto por su sabor (he comido helados mucho más ricos jejeje) pero los recuerdos que me trae!!!
    Muy buena receta para celebrar el veraneo!
    Besos y feliz fin de semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  5. Ay el helado al corte! Eso, y la contessa de chocolate, fueron los helados de mi infancia. Nací algunos años más tarde, pero no te creas que la oferta era la leche tampoco por aquel entonces.

    Y ahora, que puedes elegir el color, el sabor y la forma, cuando ya estaba yo acostumbradita al helado a la carta, y no a aquel tricolor al corte con sus galletas... me hago intolerante a los lácteos. Leches! Vuelta a empezar. Mi carta de helados ahora es: limón, frambuesa y naranja, los tres que tiene el palazzo sin lactosa. Ea. Y los que me haré yo misma, claro...

    ResponderEliminar
  6. pues es muy buena idea, te han quedado muy bonitos, una chulada :) un besoo

    ResponderEliminar
  7. Fantastica aportacion y recogida en Directo al Paladar, enhorabuena! Un beso

    ResponderEliminar
  8. Resultón y apetecible, me llevo la idea ¡BSS!

    ResponderEliminar
  9. Esos helados al corte con el medidor de aluminio para que todos fuesen iguales, ¡Ayyyyy! que reuerdos. Yo siempre nata y fresa, era el que más me gustaba.

    Tengo que discrepar en una cosa, si que se vendían helados en invierno. Mi padre compraba los Camy 500 en cualquier época del año, aunque tenía que ir a una pastelería de la calle Bravo Murillo para comprarlos, ya que no había en todas partes. Siempre que compraba un helado de postre era aplaudido por mi y mis hermanas.

    Me ha encantado leer la historia Rosalía, soy una nostalgíca empedernida.

    Y centrándonos en la receta, me parece una presentación preciosa, has vestido de gala el helado a granel y pienso copiarla para mi familia.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón Elena, si era posible encontrar helados en invierno, pero costaban un chito y además como tú dices solo se encontraban en sitios del centro. Yo también me confieso nostálgica.
      Si preparas el helado seguro que tu familia alucina en colorines.
      Bss.

      Eliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.