10 de julio de 2016

Tigres de la abuela #Comida en el Bohío


Seguro que no lo sabes, pero las chicas de La cajita de Nieves y Elena, están de sorteo y no un sorteo cualquiera, nada más y nada menos que una comida en el prestigioso, con Estrella Michelin, restaurante El Bohío, propiedad del famoso Pepe Rodriguez.

Como tengo tantas ganas de disfrutar de una comida en este restaurante y además La cajita nos dan la oportunidad de ganar una comida completamente gratis, presento una segunda receta.

La Cajita es un tamdem, gestionan el blog a 4 manos y para ser justos y porque las dos son amigas mías, he querido hacer una receta publicada por cada una de ellas.

La primera que presente al concurso, fue una elaborada por Nieves "Timbal de langostino y melocotón sobre Bloody Mary.
Esta va dedicada a Elena que preparó unos ricos y tradicionales Tigres de la abuela.

La mecánica del concurso se trata de elegir una receta de La Cajita y prepararla como si fuéramos a incluirla en la carta del Bohío.

Seguro que el equipo del restaurante presentaría esta preparación tan popular de una forma más sofisticada. Esta es mi idea y presentación, espero que os guste chicas.



INGREDIENTES
Pan de tinta de calamar
2 sobres de tinta de calamar
150 gr. de agua
1/2 sobre de levadura seca de panadero
250 gr. de harina de fuerza
1 cucharadita de sal
2 cucharadas de aceite de oliva Virgen extra.




PREPARACIÓN
En un vaso ponemos 50 ml. de agua templada y desleímos la levadura.
En otro vaso ponemos 50 ml. de agua templada y desleímos la tinta de calamar

Formamos un volcán con la harina en una fuente honda. En el centro añadimos el agua con la levadura, los 50 ml. de agua restantes, los 50 ml que tenemos con la tinta y la sal.

Con una mano mezclamos todo bien ( consejo usar guantes ), veremos que se forma una bola de masa, amasamos dentro de la fuente, hasta que no se nos pegue la masa a las manos.

Sacamos la masa de la fuente, sobre la encimera y poco a poco vamos añadiendo las dos cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra, amasamos hasta que la masa embeba todo el aceite y tengamos una bola lisa y elástica.
Pintamos un plato hondo con aceite, será el que usemos para hacer el pan al vapor.

Depositamos dentro la bola de masa, con una brocha pintamos la superficie con aceite. Cubrimos con film (yo con un gorro de ducha) y dejamos levar en un sitio cálido, hasta que doble su volumen.
 Mientras preparamos una cacerola, de tamaño adecuado para que el plato donde tenemos la masa nos encaje. Mi plato es de porcelana, hondo y de 22 cm. de diámetro.

Llenamos la cacerola con 1 litro de agua, ponemos en el fondo un aro metálico de los emplatar o algún artilugio similar, esto es para que el plato donde tenemos la masa no toque el agua y favorecer a que el vapor circule por todo el interior de la cacerola.

Vamos controlando el levado del pan, cuando ya haya doblado su volumen, ponemos el agua de la cacerola a hervir.

Llegado el punto de ebullición del agua, depositamos el plato con la masa dentro de la cacerola.

Cubrimos con papel de hornear , nos servirá para que las gotas de agua que se crean en la tapa por el vapor de agua, no caigan sobre el pan. Tapamos la cacerola pillando en el borde el sobrante de papel.
Dejamos cocer a fuego bajo 25 minutos, con la cacerola tapada en todo momento.

Ojo a las impacientes por ver el pan, hasta que no transcurran los 25 minutos, no levantar la tapa para cotillear, perderemos vapor y el tiempo de cocción ya no será el mismo. Además corremos el peligro de que en plena subida, el pan se nos baje y se quede apelmazada la masa.

Dejamos enfriar el pan.




INGREDIENTES TIGRES
500 gr. de mejillones
1 hoja de laurel
50 ml. de vino blanco
50 gr. mantequilla
50 gr. de harina de trigo
20 gr. de harina refinada de maíz
125 ml agua de abrir los mejillones
250 ml. de leche
Sal
Harina, huevo y pan rallado 
Aceite de Oliva


PREPARACIÓN
Primero vamos a limpiar las conchas de los mejillones.
Una vez limpias, ponemos todos los mejillones en una cacerola con una hoja de laurel y el vino blanco.
Tapamos la cacerola y ponemos al fuego, dejamos cocer hasta que los mejillones se abran.
Retiramos del fuego, sacamos los mejillones que reservamos a parte y colamos el caldo que reservamos también.
Separamos los mejillones de sus conchas, picamos finamente pero en trozos que se noten al comer. Reservamos.
En una cacerola fundimos la mantequilla, rehogamos la harina durante un par de minutos, incorporamos el agua de los mejillones y la leche, cocinamos la bechamel durante 20 minutos, salamos y fuera del fuego integramos la carne de mejillón que tenemos reservada.
Introducimos la masa en una manga pastelera y dejamos enfriar.
Una vez fría la masa, formamos bolitas tamaño bocado, pasamos por harina, huevo batido y finalizamos con pan rallado.
Freímos en abundante Aceite de Oliva caliente y escurrimos sobre papel absorbente.
Emplatado
Cortamos rodajas de pan de tinta, recortamos cada rodaja hasta conseguir forma de mejillón y tostamos ligeramente el pan.
Ponemos sobre cada concha de pan una bolita tigre, acompañamos con mayonesa ligera, pinceladas de mostaza y caviar de AOVE.




11 comentarios:

  1. ¿Sabes que estoy llorando? Hay recetas que aunque sean populares para mí me llegan directamente a un ser querido que o bien las hacía o bien eran sus platos favoritos. Los tigres de la abuela preparados por mi madre es una referencia para sus once nietos, pero también para los bisnietos y todos nosotros. Le va a hacer una ilusión enorme ver transformado el plato en este lujazo que te has marcado sin haber quitado nada de su esencia. ¡Bravo amiga y muchas gracias! Ahora sólo me queda desearte toda la suerte del mundo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Querida , el máximo de un cocinero es emocionar con sus platos. Sabía que esta receta era importante en tú familia y no he querido dejar pasar la ocasión para plasmar la esencia familiar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues debo decir que no sé cómo la presentarian en el restaurante pero te puedo decir que la presentación a mi me parece fascinante y de restaurante totalmente,me encanta,besos

    ResponderEliminar
  4. Bufff muchas gracias!!!espero que ganes,a nosotras ya nos has ganado

    ResponderEliminar
  5. Nivelón total. Con su pan de tinta, y su caviarcito de aceite de oliva... me ha encantado. Los mejillones tigre son una de esas recetas caseras que pasan de mano en mano, en casa también tenemos una, claro. Es un clásico que no puede perderse bajo ningún concepto.

    ResponderEliminar
  6. Rosalia, !! ESPECTACULAR! con mayúsculas eres maravillosa, y ganas seguro, me encantan los dos platos, la presentación es de 20 y la receta espectacular.
    Yo mañana publicare mi receta para el concurso, pero al lado de la tuya no tengo nada que hacer.
    Un beso enorme.
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  7. Una vuelta de tuerca excelente para los tigres de toda la vida me encanta la cáscara con el pan de tinta, una preparación de lujo eres un crak.
    Mil gracias por tu segunda aportación y muchisima suerte.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  8. madre mía, qué pasada! te deseo que ganes, y si hay justicia así debería de ser, qué pasada hija mía. Un beso fuerte y si vas al bohío le das otro a Pepe de mi parte, que me encanta

    ResponderEliminar
  9. fantástico rosalia, recetón, creo que tienes mucho que hacer en el concurso, bssss y suerte

    ResponderEliminar
  10. Madre mia que nivelazo! No una sino dos recetas te has marchado! Y de lujo las dos! Mucha suerte

    ResponderEliminar
  11. Llevo con ganas de ver la receta, pero entre unas cosas y otras, no había podido. Recuerdo un pan al vapor para el BBSS que te quedó de lujo, pero este con tinta, es una maravilla. Me gusta muchísimo cómo has adaptado la receta de Elena. Me parece que además de bueno y bonito, es de premio. Como últimamente, estás ganando premios, puede ser éste, el siguiente. Felicidades y besos.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.