8 de noviembre de 2016

Trucha a la navarra con guisantes


Una nueva receta para la recién estrenada temporada de RECETARIO MAÑOSO , esta es mi segunda aportación. 
Pilar y Sefa nos invitan a preparar recetas con tres productos muy especiales. Como producto estrella han elegido Setas, dado que el otoño es la temporada principal para recolectar esta delicatessen que nos ofrece el bosque. 

Hace unos días ya publique mi receta con setas, este estupendo y sencillo REDONDO DE POLLO RELLENO DE SETAS CON SALSA DE OSTRAS, esta vez me decanto por la preciosa y fresca Trucha.

La trucha, como todos sabemos pertenece a la especie de los salmónidos, su habitat las frías aguas de los ríos.
Nunca he pescado, es más, es una práctica que no creo que la realice nunca, pero tenemos la suerte de tener unas estupendas piscifactorías que nos permiten disfrutar de este sano y elegante pescado durante todo el año.

Si conocéis el Monasterio de Piedra, joya aragonesa, un verdadero vergel digno de visitar. Bien, si habéis ido alguna vez a disfrutar del espectáculo de agua y vegetación que allí se esconde, seguro que no os ha pasado inadvertida la estupenda piscifactoría de trucha que ocupa un espacio dentro del Monasterio.

Mis truchas compradas en el mercado seguro que vienen de esta o de cualquier otra piscifactoría del país.

Ahora vamos con la receta que es una adaptación libre de la clásica Trucha a la Navarra, acompañada de una rica salsa verde y unos guisantes.

Una receta sana, económica y bajo mi humilde opinión de lo más elegante, digna de presentarse en cualquier mesa de cara a las navidades.



INGREDIENTES
3 truchas
3 lonchas de jamón serrano
harina
Aceite de Oliva
Sal
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 vaso de vino blanco
200 ml. de caldo de pescado
300 gr. de guisantes congelados



PREPARACIÓN
Primero hay que limpiar las truchas. Pedimos al pescadero que nos corte la cabeza y retire las vísceras de la trucha.

En casa rematamos la limpieza. Lavamos muy bien bajo el chorro de agua fría el pescado, procurando que no queden restos de sangre pegado a la espina.
Con un cuchillo raspamos la piel para retirar la posible capa con restos de mucosidad que pueda quedar adherida a la piel.

Secamos las truchas con papel de cocina, salamos ligeramente y metemos en el interior una loncha de jamón serrano.
Si fuera necesario, uniremos los dos lados de la trucha con un palillo ( que luego retiramos) para que no salga el jamón.

Pasamos por harina y sellamos en aceite bien caliente. No debemos freír en exceso, solo sellar la capa de harina, posteriormente daremos la última cocción en la salsa.

Reservamos las truchas, sobre papel de cocina.



En una cacerola ponemos un poco de Aceite de Oliva, en el que sofreiremos cebolla muy picada junto con un par de dientes de ajo machacados.

Cuando todo esté blando y bien pochado, añadimos el vino blanco, dejamos hervir hasta que evapore el alcohol.
Incorporamos el caldo de pescado y cuando llegue a hervir añadimos los guisantes.
Dejamos cocer 7 minutos.
Hacemos hueco y colocamos las truchas dentro de la salsa. Llevamos a ebullición, dejamos hervir 5 minutos. Apagamos el fuego y colocamos la tapa de la cacerola. Dejamos en reposo 2 ó 3 minutos más.


12 comentarios:

  1. Buffffffff! Me quedo sin palabra de lo rica que se ve la trucha!!! Se ve super jugosa, y con esa salsita tiene que tener un sabor increíble! Me encanta. Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana te aseguro que esta deliciosa, muy jugosa con la salsa.
      Bss

      Eliminar
  2. Que melosita se ve, me encanta la trucha y siempre la hago igual o frita con jamón o en escabeche así que me apunto esta a la navarra con guisantes uumm que colorcito tiene!
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que admite un montón de posibilidades, prueba y me cuentas.
      Bss.

      Eliminar
  3. Y por cierto, tengo pendiente visitar el monasterio de piedra, nunca he estado y tengo unas ganaaas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estás tardando, aunque bien mirado la mejor época primavera........esta exuberante de agua y vegetación.

      Eliminar
  4. Hola Rosalía. Me gusta la trucha, pero no la compro demasiado. El mañoso, ha sido una excusa. Nunca la preparé a la Navarra, pero me gusta así con esa salsa para mojar y no parar.
    Besos y que pases un buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya la compro a veces, me gusta mucho y es buen sustituto del salmón.
      Bss

      Eliminar
  5. A mí la trucha a la navarra me tiene descolocada. La primera vez que la vi, fue en Madrid. Y dije yo ¿a la navarra? ¿mande? En la vida había comido trucha así, y menos con ese nombre! Total que la pedí (fue en un bar de menú) y cuando me la plantan con el jamón dentro, ya me dejan ko. Yo me esperaba algo autóctono, no sé, unos espárragos, unas alcachofas, una trucha encima de un cogollo por ponerme bruta pero nada...

    La cosa es que ya me he acostumbrado a que se llame así, pero esto debe ser cuando los rusos ven en los bares de Benidorm la ensaladilla rusa y piensan "estos españoles raros, si en Rusia no son típicas las gambas ni los pepinillos!"

    ResponderEliminar
  6. tiene que estar riquísima a juzgar por las fotos.
    Un abrazo Rosalia
    besos
    Rosa

    ResponderEliminar
  7. Que rica se ve, me encanta tener tu receta en el Mañoso, gracias Rosalia, bsss.

    ResponderEliminar
  8. Muy jugosita y muy rica Rosalía, se sale de la pantalla, no sabía qué foto elegir, me la llevo calentita que para la cena me viene de lujo. Gracias por tu segunda aportación mañosa.
    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.