21 de diciembre de 2016

Canelones de Fiesta Mayor Proyecto Roca


Vamos a terminar el año con retos. 
El #ProyectoRoca, en el que como todos ya sabéis, un grupo de amigas bloguer intentamos poner imágen a las recetas del Libro " LAS MEJORES RECETAS DE MI MADRE " escrito por Joan Roca.

La mécanica del proyecto es siempre la misma. Interpretar, versionar recetas clásicas de las de toda la vida, que Joan Roca recopila en el libro y que no contiene fotos del las mismas. Los beneficios de la venta del libro van destinados a Bancos de alimentos, quizá por esa razón y por no incrementar el valor económico de la publicación, no han incluido galería fotográfica de los platos terminados.

Para eso nos hemos embarcado en este proyecto del que ya nos quedan pocas recetas que versionar.

Este mes ha sido Palmira, quien ha seleccionado la última  receta del 2016.

COME CONMIGO EL BLOG DE PALMIRA, se gestiona desde el París de la Francía, pero ella es española y seguro que la elección de la receta la trae recuerdos y añoranzas de su tierra.

Canelones de Fiesta Mayor. Antigumente , los canelones se preparaban con la carne sobrante de la Escudella del día de Navidad y se comían el día de San Estaban, que se celebra el 26 de diciembre y es festivo en Cataluña.

Yo siguiendo la tradición ( solo en parte ), he preparado los canelones con las carnes sobrantes de un Cocido Madrileño que nos comimos ayer en mi casa.

He elegido un formato diferente a la clásica bandeja de canelones gratinados. Incluyendo una base de hojaldre y montando el plato con la pasta en vertical.

El resultado me ha encantado y modestamente creo que es una forma original y diferente de preparar unos sencillos canelones de carne de aprovechamiento.



INGREDIENTES
10 placas de canelón
Morcillo, chorizo, muslo y contramulso de pollo
Aceite de Oliva
1 cebolla
2 dientes de ajo
1 cucharadita de pulpa de ñora
1 cucharada de harina
1 vaso de caldo de cocido
Tomate frito ( comercial )
1/2 lámina de hojaldre
Bechamel ( la mía comercial )
Emmental rallado


PREPARACIÓN
Troceamos las carnes a cuchillo en trocitos lo más pequeños posible, sin triturar, hay que notar en boca los trozos.

Ponemos Aceite de Oliva en una sartén, pochamos en el aceite caliente la cebolla picada pequeña y el ajo machacado.
Añadimos el tomate frito, la pulpa de ñora y rehogamos durante dos minutos la cucharada de harina.
Incorporamos el caldo de cocido y dejamos reducir y espesar.

Incluimos en la mezcla las carnes troceadas, removemos y mezclamos bien. Volcamos en una manga pastelera y dejamos enfriar.

Cocemos las placas de canelón 
Llenamos una cacerola grande con agua y sal. Cuando comience a hervir añadimos un buen chorreón de Aceite de Oliva y vamos echando los canelones sobre la superficie del agua que será donde este la capa de aceite. Debemos procurar que los  canelones toquen el agua por la parte plana de la lámina.
Con esto conseguimos que la lámina de pasta se impregne de aceite y al cocer no se peguen unas con otras. Removemos y dejamos cocer el tiempo que recomienda el fabricante.

Una vez pasado el tiempo de cocción de la pasta, la escurrimos y de inmediato volcamos sobre un recipiente con agua muy fría.

Sacamos las láminas sobre un lienzo seco y secamos con papel de cocina la parte que nos queda hacía arriba.

Procedemos a rellenar los canelones y darles forma de cilindro.


Usamos un aro de emplatar forrado con papel de hornear. El mio de 10 cm. de diámetro.
Llenamos el hueco del aro con los canelones ya rellenos y colocados en vertical, cubrimos con un disco de hojaldre un poco más grande que el diámetro del aro, que pincelamos con huevo batido.

Horneamos a 200º durante 20 minutos

Sacamos del horno y con mucho cuidado colocamos la torre de canelones en un plato dejando el hojaldre en la base. Quitamos el aro y procuramos es dejar pegado a la pasta el papel de hornear que los rodea.
Cubrimos con bechamel y queso rallado. Cubrimos con papel de aluminio el perímetro del hojaldre para que no se queme con el gratinado.
Gratinamos a 250º hasta que el queso se funda y quede dorado.

Retiramos el papel de horno y aluminio. Emplatamos con hilos de salsa de tomate manchando la base del plato.

VERSIONES DE MIS AMIGAS

12 comentarios:

  1. Muy original la presentación! Me gusta! Es divertido darles un toque distinto a los platos de siempre, verdad? Al ver la foto me preguntaba como habías cocido los canelones para que no se doblaran y al leerlo... pues claro! :))) Genial! Y seguro que con los restos del cocido madrileño han quedado de lujo!
    Un beso y FELIZ NAVIDAD guapa!!

    ResponderEliminar
  2. El relleno me parece ESPECTACULAR como dirías tu jajaja...tengo que probarlo.
    Y la presentación muy original con el hojaldre!
    Creo que si yo llevo el postre tu llevas este plato uumm que bueno.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  3. que bonita presentación, es original y sobre todo apetecible y he aprendio también a que no se doblen al ponerlos de pie.
    Te mando un gran beso y te deseo una MUY FELIZ NAVIDAD !!!! para ti y los tuyos

    ps cuando puedas cambias el enlace con mi blog, porque éste no funciona (y es culpa mia,soy un tocho, jejeje)

    ResponderEliminar
  4. Toma ya qué presentación te has marcado! y con los restos del cocido madrileño tienen que estar de muerte! Besos

    ResponderEliminar
  5. Riquísimos y la base de hojaldre me ha parecido una idea genial. Yo los hice una vez en vertical, corté las placas por la mitad y los pude en un molde redondo, tomo nota de la base de hojaldre para los próximos.
    Un besito de invierno

    ResponderEliminar
  6. ¡Mandando! si señora, un lujo de presentación. Mola mogollón, en cuanto al sabor que quieres que te diga ;)

    Besos miles

    ResponderEliminar
  7. Para la próxima vez que haga cocido cojo tu idea, me ha parecido estupenda, en cuanto a lo del hojaldre me ha parecido una presentación estupenda, con chorizo que rico, bueno ahora a por la próxima receta, me han encantado los canelones y es una magnifica idea para aprovechar restos del asado de la comida de Navidad.

    Te deseo que pases unas estupendas navidades y disfruta mucho de todos los tuyos.
    Besotes

    Sofía

    ResponderEliminar
  8. Chorizo en los canelones...

    A mí no me seduces, el chorizo cocinado me parece fuertísimo, pero el vikingo va de camino a tu casa :)

    ResponderEliminar
  9. Que maravilla de canelones y lo que más me ha gustado es la presentación, te ha quedado fantástica, y el relleno una delicia en toda regla...Bess

    ResponderEliminar
  10. Como siempre, modificas la receta y ya parece otra totalmente diferente. Genial la idea de ponerlos en vertical y la de agregarle una base de hojaldre. Para la fiesta mayor, o para cualquier fiesta. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Hola Rosalía!! me parece fantástica tu propuesta, me encanta la forma de presentación y tomo buena nota para prepararlos la próxima vez con la base de hojaldre.
    Un beso enorme!!!! Felices Fiestas!!!!

    ResponderEliminar
  12. jajaja canalons catalanes con carne de cocido madrileño, esto si que es cocina fusión! Me encanta la idea de reciclar sobras que al fin y al cabo es el espíritu de esta receta ;O) Y la elección de colocarlos verticalmente, una gran idea porque anda que no son puñeteros de fotografiar !!!
    Por cierto, soy andorrana o catalana, si mi padre o mis primas leen lo de española me matannnnnnn jejeje
    Por fin vuelvo a tener internet y me puedo pasar por esta cocina! Qué bonitas te han salido las fotos, hay que ver lo puñeteros que son de fotografiar los canalons jejeje
    En mi casa siempre dicen que si se usa carne picada en lugar de asarla y picada ya no son canalons sino lasañas enrolladas :o)
    Besos y muy feliz año 2017!!!
    Palmira

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.