26 de febrero de 2017

Rosquillas de leche condensada y limón Asaltablogs




Que rápido pasan los días. Ya estamos a finales del mes más corto del año, quizá sea por eso, que este mes el reto #ASALTABLOGS esta más cerca del anterior que en otras ocasiones.

Marga hizo el sorteo como tiene por costumbre el 5 de cada mes y la suerte nos lleva a otro blog dulzón y con nombre que invita a pecar con la cantidad de buenos postres que nos ofrece.

Elena hace un juego de letras al poner nombre a su blog " MRMLADA ", pero que al leerlo es indiscutible su pronunciación " MERMELADA ", su sobrino Lander tiene la culpa.

De entre todas las recetas dulces que Elena tiene publicadas, me he quedado con estas ROSQUILLAS DE LECHE CONDENSADA Y LIMÓN.

No exagero si os digo llevo varios años sin hacer rosquillas y en otra época eran un dulce habitual de mi casa, me fastidia perder o dejar en olvido las buenas y tradicionales costumbres en cuanto a dulces se refiere.

Ahora en cuanto a repostería, continuamente vemos en revistas, libros, televisión, dulces fantásticos, llenos de glamour y la mayoría de las veces muy complicados de hacer en casa.

Desde que las magdalenas pasaron a llamarse Cupcakes o Muffin y además les ponen adornos y complementos que la mayoría de las veces, son poco agradables al paladar, aunque la verdad quedan preciosos esos moños con lacitos y perlas a base de mantequilla coloreada que coronan los Cupcakes, visualmente, para las fotos una cucada, para el paladar ya cambia la cosa.

Pero bajo mi humilde opinión, donde estén unas buenas magdalenas caseras, con su copete azucarado o unas tradicionales rosquillas, no hay comparación posible.

Hoy traigo una receta estupenda de ROSQUILLAS, ni donuts, donas o como quieran llamarlo y de regalo HUESOS de San Expedito, que es lo mismo pero forma alargada.

Gracias Elena por el regalo de esta receta. He tenido que hacer unos cambios, me ha fallado la intendencia y no tenía suficiente harina común, pero he resuelto el problema y modestamente creo que con acierto.


INGREDIENTES
180 gr. de leche condensada
2 huevos
Ralladura y zumo de 1 limón
140 gr. de harina común
50 gr. de harina refinada de maíz ( maicena )
160 gr. de harina de fuerza
1 sobre de levadura química
Pizca de sal
Aceite de girasol para freír
Azúcar para rebozar


PREPARACIÓN
Primero recomiendo tener todos los ingredientes a temperatura ambiente.

En un recipiente ponemos la leche condensada y los huevos, batimos con varillas eléctricas, hasta que monte un poco.
Añadimos la ralladura de limón y el zumo. Seguimos montando, aquí veremos que por efecto del limón la mezcla espesa.
En otro recipiente mezclamos las harinas , la levadura y una pizca de sal.
Incorporamos los ingredientes secos a la mezcla anterior.
Si lo hacemos en tres veces, nos resultará más fácil conseguir una masa manejable.
Una vez que tengamos una masa homogénea, cubrimos con film y dejamos en reposo 1/2 hora.

Pasado el tiempo de reposo, formamos las rosquillas. Tomamos pequeñas pociones de masa, hacemos un cordón deslizando sobre la encimera, unimos las dos puntas presionando un poco y vamos depositando las rosquillas formadas en una bandeja cubierta con film.

Yo deje las rosquillas ya formadas en reposo una 1/2 hora en el frigo.

Ponemos abundante aceite de girasol en una sartén y freímos por tandas las rosquillas.
No pondremos el aceite demasiado caliente, mejor a una temperatura media para conseguir que las rosquillas se cocinen bien por el interior. 
Veremos como por efecto del calor se inflan, damos la vuelta en aceite y freímos por ambas caras.

Cuando las tengamos doradas, las pasamos a un papel absorbente y posteriormente las rebozamos en azúcar en grano.






24 comentarios:

  1. Con esa pinta para empezar y no parar. besos

    ResponderEliminar
  2. vaya pecado mortal que te has marcado en este asalto! yo me pido 20 rosquillas de estas para mi solita. Como siemrpe, un asalto genial. Un beso preciosa!

    ResponderEliminar
  3. Qué jugositas y tiernas se ven. Deben estar de rechupete ;)
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Que ricas ,hace mucho que no las como pero no hay tiempo para hacer todo lo que queremos. Buen asalto . Besitos

    ResponderEliminar
  5. Que ricas estas rasquiñas, las dejo en pendientes que tengo muchas ganas de preparar rosquillas. Besos

    ResponderEliminar
  6. Ahora mismo con un café te quitaba unas cuantas rosquillas

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Desde luego te han quedado de pasteleria total! Que bonitas y que ricas deben estar! Me llevo unas poquitas para el deayuno de mañana! Estupendo asalto

    ResponderEliminar
  8. Madre mía que ricas, con leche condensada! Nunca las he probado con eso, tengo que hacerlas!! Un beso

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué razón tines Rosalía! Recuerdo a mi abuela haciendo tandas y tandas de rosquillas que los nietos deborábamos con deleite y no tanta americanada que lo único que consiguen es que cada vez tengamos niños más obesos. Me ha encantado tu asalto.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  10. Oyeee.... me han entrado unas irresistibles ganas de comer rosquillas!! ... y con leche condensada? que por cierto hace como un millón de años que no la utilizo, habrá que ir pensando en comprar un botecillo.
    Petonets!!

    ResponderEliminar
  11. que ricasssss, me apetecen mucho solo de verlas!
    un besete

    ResponderEliminar
  12. Estupendas estas rosquillas, en casa las hacíamos para carnavales y hacíamos tantas que teníamos para un mes, no se como las hacia mi madre pero aguantaban perfectamente todo ese tiempo, a mi no me aguantan tanto ni de cachondeo. Me he quedado con ganas de ver como se hacían los huesos de san expedito jejeje supongo que se te habrá pasado colgar la foto.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Que ricas... sí señora, Lo tradicional gana siempre por goleada. Me llevo un buen puñado para el café. Besos!!

    ResponderEliminar
  14. madre mía que buena pinta que tienen !!!
    Hace tiempo que tengo un pote de leche condensada y me has dado una idea para aprovecharlo.
    Me llevo un par para mañana desayunar
    Mil besos
    Rosa

    ResponderEliminar
  15. Riquisimas rosquillitas que te has afanado, Eh??? Buenisimas. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Uhmmm a estas horas me comía unas cuantas con un cafelito jeje,,,besos

    ResponderEliminar
  17. Pecado mortal, se ven super rica y un puntazo la leche condensada. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Tengo que probarlas, nunca había usado leche condensada para hacer rosquillas. Seguro que están de vicio. Kissess

    ResponderEliminar
  19. Menudas rosquillas!!!! Qué pinta más buena que tienen! Mi abuela hacía unas rosquillas buenísimas y tengo que confesar que yo no he hecho nunca!! Eso no puede ser!
    Genial asalto! Muás
    Ni Blanco Ni en Botella

    ResponderEliminar
  20. Que buenas estas rosquillas! Y para mi, mucho más preciosas que cualquier cupcake con lacito y miño ;-)

    Un gran asalto! Un petó

    Blanca

    ResponderEliminar
  21. A estas horas me irían genial con un café....Pero que ricas tienen que estar y que jugosas!!!
    Buen asalto!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  22. ¡Qué ricas! Te han quedado estupendas, y muy bien resuelta la falta de harina. Probaré a sustituir una parte con maizena, que te han quedado perfectas. Un besote y gracias por tu asalto

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.