26 de marzo de 2017

Albóndigas con salsa de setas #Asaltablogs



Que difícil resulta a veces elegir una sola receta cuando tenemos un gran abanico de posibilidades donde poder seleccionar un plato que nos encaje.

Esta introducción viene al caso, que no me he vuelto loca.

Último domingo de mes y como ya es habitual desde hace tiempo, toca reto #Asaltablogs y el sorteo ha querido que robemos receta a Mavi del blog MANDARINAS Y MIEL. Y sí, me ha resultado complicado elegir una sola receta.

Para ser sincera, mi primera opción fueron unas Verduras al horno, receta que cociné, deguste y disfruté. Donde está el problema?, pues nada más y nada menos que la sesión de fotos no llego a realizarse. Y sin fotos, no hay entrada.

Tras lo cual, he aquí mi segunda opción, unas espectaculares ALBÓNDIGAS EN SALSA DE SETAS, que estaban, ricas no, lo siguiente, una delicia para los paladares más exigentes, y el mío os aseguro que lo es y cada vez más.

Tan solo una variación en la preparación que nos ofrece Mavi. Mis albóndigas están cocinadas al vapor, que últimamente me ha dado por cocinar con esta técnica y la verdad, una vez que le pillas el punto, resulta una forma de cocción estupenda, sana y con muchas menos calorías que la fritura o el asado, que siempre necesita una cantidad respetable de materia grasa.

Mavi mi versión de tu receta, preparación que seguro repito en más de una ocasión.



INGREDIENTES
300 gr. de carne picada ( 50% ternera ,50% cerdo)
1/2 cebolla
1 diente de ajo
Aceite de Oliva
Sal y pimienta
Perejil seco
1 rebanada de pan de molde ( sin corteza ) mojado en leche
Salsa de setas
250 gr. de setas variadas ( las mías congeladas)
Aceite de Oliva
1/2 cebolla
1 diente de ajo
1 cucharada de harina
200 ml. de caldo ( el mio de cocido )
50 ml. de leche semidesnatada
Sal


PREPARACIÓN
Albóndigas
Picamos la cebolla en cubitos lo más pequeños posible, hacemos lo mismo con el diente de ajo.
Pochamos el ajo y cebolla en un chorrito de Aceite de Oliva, cuando lo tengamos blandito, volcamos sobre un colador y reservamos.
Mientras hidratamos la miga de pan en leche.

En un recipiente mezclamos todos los ingredientes de las albóndigas, dejamos en reposo una media hora para que la carne absorba los sabores y adquiera cierta consistencia.

Formamos bolitas con la carne, las ponemos en un recipiente para cocinar al vapor. Cuando el agua comience a hervir y a generar vapor, cronometramos 15 minutos. Yo las cociné en el Thermomix, pero es válido cualquier utensilio apto para cocina al vapor.

Pasado el tiempo, sacamos las albóndigas y las reservamos tapadas para que no pierdan jugosidad.

Salsa de setas

Ponemos Aceite de Oliva en una sartén, pochamos la cebolla y el ajo. Cuando estén transparentes añadimos las setas ( descongeladas ), salteamos hasta que pierdan humedad.

Incorporamos el caldo y dejamos cocer 10 minutos, añadimos la leche, rectificamos el punto de sal y trituramos la salsa con batidora eléctrica.

Si queremos una salsa fina y brillante, tamizamos con un colador.
Ponemos la salsa en una cacerola y añadimos las albóndigas que tenemos reservadas.
Cocinamos todo junto 5 minutos. Antes de apagar el fuego, comprobamos que la salsa tiene el espesor que nos gusta. Si está demasiado líquida, añadimos una pizca de fécula de maíz disuelta en un poco de agua fría. Dejamos cocer un minuto más.

Acompañamos con unas patatas fritas y tendremos en la mesa un plato gourmet, elegante, sano y ligero.



NOTA
Fuera de temporada es complicado encontrar setas frescas, pero hay en mercado varias formas factibles para todos, tanto para el bolsillo como por la facilidad de encontrarlas. en conserva, congeladas o deshidratadas. Incluso el polvo de setas ( Ceps ) también es una opción muy respetable.
No hay excusa para no preparar este plato.

22 comentarios:

  1. Que buena pinta tienen estas albóndigas, Rosalía. Me llevo la idea de prepararlas al vapor, que nosotros también estamos buscando alternativas a las frituras. Besos

    ResponderEliminar
  2. Tengo que probar a hacer albóndigas al vapor. al horno dice el vikingo que se quedan secas, y yo freírlas... no me veo xD que me conozco! Y tengo el varoma de la thermo abandonadito cogiendo polvo en un cajón :(

    ResponderEliminar
  3. ¡Vaya receta buena que has robado! Tienen muy buena pinta, se ven exquisitas.

    ResponderEliminar
  4. Hola Rosalía. A veces el tema de las fotos complica todo. A mí me pasó el sábado. No me gustó como quedaron y me tocará repetir la receta.
    Yo las albóndigas desde que tengo la TMX, siempre las hago al vapor, aunque a veces Carlos se queja, ni caso. Las tuyas, con esa salsa y las patatas, me abren el apetito, que todavía no he desayunado. Te pongo yo el pan. Ya he publicado el pan al vapor y te he enlazado.
    Feliz lunes.

    ResponderEliminar
  5. Unas albóndigas fantásticas! Desde que descubrí hace unos años que las albóndigas al vapor quedaban ricas y jugosas con una salsita rica, ya no las preparo de otra manera!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  6. ¿Y qué pasó con las fotos? ¿no las hiciste o se te borraron?
    Mira que bien, no hay mal que por bien no venga, así has probado dos jejeje...
    Me encantan estas albóndigas, yo al vapor no las he probado aún pero deben estar bien buenas, yo también intento no freírlas y las hago al horno o bien cocidas en la propia salsa de la receta.
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  7. No se si al vapor, al horno o fritas, pero estas albóndigas me están diciendo comé-comemé. Yo antes usaba mucho la cacerola de vapor, me gustaba mucho cocinar con ella, pero ultimamente sólo cocía las verduras. Voy a darle una oportunidad de nuevo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  8. vaya! seguro que para repetir, la pintaza es de muerrrteeee, que cosa más rica!!
    besitos

    ResponderEliminar
  9. Anda, muy interesante hacer las albóndigas al vapor, mucho menos grasas y la salsa de setas todo un acierto. Beso.

    ResponderEliminar
  10. Que maravilla, con lo que me gustan las albondigas y salsear! Y esas patatillas de lujo! De 10!

    ResponderEliminar
  11. Uaaau! eso tiene que estar tremendo!! un asalto genial!

    ResponderEliminar
  12. Madre mía qué pinta tiene esa salsa de setas!! Para untar pan y no parar.
    Genial asalto! Muás
    Ni Blanco Ni en Botella

    ResponderEliminar
  13. Tiene muy buena pinta,y seguro que estan muy ricas.besinos

    ResponderEliminar
  14. Qué pinta más estupenda!!! Me encantan!!! Una elección estupenda!! Besitos

    ResponderEliminar
  15. Que buena idea lo de cocer las albóndigas Rosalía, no se me hubiera ocurrido. Con lo de las setas tienes toda la razón, yo siempre tengo congeladas y así puedes echar mano cuando te apetezcan.
    Gracias por tus palabras guapa!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  16. Mira que he pensado veces en la manera de saltar el pasito freiduría albondiguera, pero siempre me parece que es como cambiarles el paso, como hacer que pierdan aceite, como que cambian de acera... pero si tu me aseguras que la carne al vapor es opción... lo intento. Y supongo que las setas colaboran a redondear el cambio de método!
    Molts petonets!!

    ResponderEliminar
  17. Que razón tienes que difícil es quedarse con una receta nada mas . Yo esta la deje en pendientes porque eso de la salsa de setas me encanta

    ResponderEliminar
  18. Te ha quedado un plato espectacular. Yo compro unas setas desidratadas que estan muy bien. Bs

    ResponderEliminar
  19. Desde luego te has marcado un plataza!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Que rica receta y esa salsa me ha encantado.
    Felicidades por el asalto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Bueno, bueno, bueno...Es verlas y salivar. Menudas albondiguitas ricas, tiernas y jugosas. De rechupete!! =)
    Un beso!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.