22 de marzo de 2017

Panceta crujiente al vapor con salsa barbacoa


Lo más seguro es que la mayoría de los que leáis esta receta tengáis pensado poneros a dieta. Llega el buen tiempo y hay que sacar la ropa veraniega del armario y lógicamente a todos nos gustaría entrar en los pantalones de la temporada pasada.

Verás la foto y pensarás que ya solo de mirarla se pillan un par de kilos. Bueno la vedad sea dicha, el plato de dieta precisamente no es, pero de vez en cuando, nos merecemos darnos un  homenaje culinario.

Os pondré en antecedentes del porque me lancé a preparar esta receta.

En primer lugar os diré que en mi casa son amantes de todo lo cocinado con carne de cerdo. Yo personalmente como muy poca carne ( sea del animal que sea ), pero claro cuando convives con otras personas y eres la encargada de poner el plato en la mesa a diario, tienes que dar gusto a todos y procurar hacer una cocina variada.

En segundo lugar, soy una forofa, friqui, etc.... de los programas de cocina. Muchas veces no miro la pantalla del televisor, pero si escucho y cuando oigo algo que me llama la atención, pulso el botón REC y en los ratos libres ( si me acuerdo ) vuelvo a visionar el programa que he grabado.

Esta preparación es uno de esos programas. Llevo un tiempo obsesionada con la cocina al vapor y al ver como el chef ponía la pieza de carne en modo cocción al vapor, mi atención se elevó al cuadrado.

De la receta me quedé únicamente con la forma del cocinado previo al vapor, los pasos posteriores y terminación de la receta ya son de cosecha propia.

Espero que os guste y ya sabéis, dejar volar la imaginación y tomar como referencia el cocinado previo al vapor. No solo se puede aplicar a esta pieza de carne en concreto, hay muchos cortes y muchas clases de carne con la seguir esta técnica de cocinado.



INGREDIENTES
1 kg. de panceta de cerdo en una pieza
Agua
Sal
Salsa
200 ml de salsa barbacoa ( comercial)
400 ml. agua de la preparación de la panceta
1 cucharadita de fécula de maíz ( si fuera necesario )


PREPARACIÓN 

IMPORTANTE.- A la hora de comprar la pieza de panceta, pediremos a nuestro carnicero una pieza con la menor cantidad de grasa posible.

Utilizaremos una cacerola u olla que tenga accesorio para cocción al vapor.
Yo he usado la olla exprés super rápida que tiene cestillo para cocina al vapor de la marca WMF

Ponemos agua en la olla. Colocamos la pieza de panceta con la piel hacia arriba dentro del cestillo para vapor.
Introducimos el cestillo en la olla exprés ( el agua no debe estar en contacto con la carne).
Acercamos al fuego. Cuando la olla nos avise que ya ha alcanzado la presión máxima, bajamos el fuego al mínimo y cronometramos 30 minutos de cocción. 
Apagamos el fuego y dejamos que pierda presión.

Cuando la olla nos permita abrirla, sacamos la panceta y colocamos la carne sobre una tabla de cocina, con la piel hacia arriba.
Ahora utilizamos un cuchillo con una buena y afilada hoja. Haremos cortes cada 1 cm. sobre la corteza de la panceta ( veremos que con la cocción al vapor queda gelatinosa y transparente ) sin llegar a cortar la carne. 
Mientras hacemos esta tarea, precalentamos el horno a 200º, calor arriba y abajo.
Salamos la pieza de carne.
Ponemos en una fuente de horno la panceta situada en el centro.
Mezclamos la salsa barbacoa y el agua de cocinar la panceta y vertemos alrededor de la pieza de panceta. No echar sobre la corteza para que no ablande.

Horneamos a 200º durante 30 minutos o hasta que la piel nos quede crujiente y dorada.

Volcamos la salsa en un cazo y batimos con una varilla para emulsionar la mezcla. Si nos queda demasiado líquida podemos espesar al fuego con una cucharadita de fécula de maíz disuelta en un poco de agua fría.


NOTAS

Impresionante esta forma de cocinado, es rápida, limpia y con unos resultados, en cuanto a jugosidad de la carne espectaculares. Nos queda una carne dorada por el exterior, con una corteza super crujiente, pero muy jugosa y melosa en el interior.

Ahhh!!!!.Recomiendo cubrir el fondo de la fuente de hornear con un pliego de papel de horno. A mi con la emoción se me olvidó y sufrí las consecuencias a la hora de limpiar la fuente.

11 comentarios:

  1. Buenos días Rosalía. Ya sabes que yo no puedo comer panceta, pero a Carlos le gustaría mucho probarla.
    Al cocinar al vapor, ya le reduces grasas y además, sin ensuciar, ni salpicar.
    Muy buena receta y un buen uso de la olla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapísima !!!
    No he podido resistirme, y eso que estoy a dieta, menos mal que de momento por mirar no engordo jaja
    Me ha encantado la receta Rosalía, de las que te dejan babeando. Tomo nota de la técnica, que si de por sí la utilizo para todo lo que cuezo en la cocina, la haré extensible para estas preparaciones.
    Me ha encantado.
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar
  3. Si estamos a dieta dices .....uummmmmmmmmmm como me tientas con esta panceta yo le perdono el mal que me hace por lo bien que sabra ,por que no estamos mas cerca que si no me tenias en casa a comer seguro esta de muerte relenta.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  4. Madre mía tiene que estar buenísimo,me gustaría saber si seria posible hacer la panceta en el varoma de la thermomix ya que no tengo ninguna olla o cazuela para hacerlo al vapor.Gracias de antemano y felicidades por la estupenda receta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por visitar mi cocina. Claro que puedes hacerlo en el varoma de Thermomix, siempre y cuando ajustes los tiempos. En el Thermomix tardará más tiempo, es cuestión de ir comprobando el punto de cocción.
      Saludos

      Eliminar
  5. la pinta es estupenda¡¡ en casa seguro que gusta una barbaridad.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar
  6. ¡Uuuuaaalaaaaa! ¡Impresionante! Una maravilla.....que me le apunto en la lista de pendientes pero con un nivel elevado de prioridad. Ha de ser una auténtica delicia....
    Besos,
    Olga

    ResponderEliminar
  7. Esta receta me ha enamorado!! Me la llevo para mi casa ;)

    besos

    ResponderEliminar
  8. Holaaaaa! Esta receta me ha caído del "cielo"!! Hace unas semanas estuvimos en un bar y yo pedí una ración de "torreznos caseros" según aparecía en el listado de la carta. Pensé que serían los típicos torreznos fritos! Tardaban mucho en traerlos, pero la espera valió la pena. Quedé impresionada con aquella pancita de textura suave y jugosa con piel crujiente. Estuve a punto de pedir la receta, pero por pudor, no lo hice y me arrepentí por ello. Cuando llegué a casa y abrí mi ordenador ayer me encontré con la grata sorpresa de tu receta en mi correo!!! Hoy la pongo en práctica!!! Genial!!!!! Besos!

    ResponderEliminar
  9. Babeo sólo de mirarlo. Yo si soy carnivora y me he quedado enganchada con esta pieza.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.