1 de julio de 2017

Dip de queso fresco #ReciclandoSabores




Primer día del mes de julio, día elegido para presentar las recetas de reciclaje de alimentos.

En esta ocasión es un reciclaje en toda regla.
Nunca se os ocurra congelar queso fresco tipo Burgos. 

Congelé una tarrina de este queso con suero incluido y al descongelarlo me lleve una desagradable sorpresa. El sabor no había variado, pero la textura era sumamente desagradable.

Pasó de ser un suave y tierno queso fresco a un bloque arenado, disgregado en pequeñas trozos y muy antipático para el paladar.

Por otra parte tenía restos de dos mermeladas, una de cebolla y otra de tomate. Las dos son hortalizas que combinan perfectamente con cualquier tipo de queso. El queso de Burgos al ser un queso fresco y con sabor neutro, marida divinamente con cualquier mermelada de frutas. 
He aquí el reciclaje para este mes, un dip o crema untable de queso fresco y mermelada de hortalizas.

Muy rico, dulce y diferente a todos los dips que he probado.

Ya sabes, no congeles el queso fresco, aunque siempre hay remedios para no tirar nada de comida y como muestra las recetas de hoy.


INGREDIENTES
Queso fresco de Burgos
Mermelada de cebolla
Mermelada de tomate


PREPARACIÓN

La preparación, es tan sencilla, como dividir el queso de Burgos en dos recipientes ( sin el suero ) y batir cada uno por separado. Una mitad con la mermelada de cebolla y la otra con la de tomate.

Colocamos la crema en cuencos o tarros con tapa y a disfrutar de un dip con toques dulces.



No soy la única que recicla, hay versiones y aprovechamientos para todos los gustos.

La cajita de Nieves y Elena



Sweet Cookies by bea



Migas en la mesa


4 comentarios:

  1. Nunca he congelado el queso, nos lo comemos antes, je je, pero el dip lo puedo hacer con el queso fresco perfectamente. Me acabas de dar una idea para el aperitivo.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, mira que oportuno.

      La verdad es que estaban las tarrinas de 500 gr. a 0,25 céntimos y como una posesa pille tres tarrinas y claro no hubo más remedio que congelar alguna. Nunca mais.......

      Eliminar
  2. anda q apañá, tengo que probarlo pero sin queso q sobre, porque el queso en mi casa es "uy este trocito vas a dejar? pues se va a estropear y mañana no está bueno, me lo como" compraré queso de burgos para eso Feliz sábado!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaj todos nos hemos arrepentido de congelar alguna cosa... a mí me pasó con queso también, pero curado. Se desmigaba enterito, un horror. Hice un almogrote con un queso que no era justamente el más indicado, pero oye, tuvo un pase y gasté una cuña enorme, al menos salvó la situación! Bien resuelto también el queso fresco, me gusta la idea, aunque no voy a poder robartela :/

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.