3 de julio de 2017

Ensalada de pepino y wakame


Me confieso culpable, nunca hasta ahora había comido algas como parte principal de un plato.
Sé, he leído y escuchado los beneficios que las algas tienen para nuestra salud. Aunque hay países que nos llevan ventaja en su utilización en la cocina, es un  producto que gracias a grandes Chefs se está dando a conocer a nivel más popular.

Los responsables de este plato que publico hoy, son los gestores de Mercado Flotante que me han facilitado un kit completo con los productos necesarios para iniciarme en la cocina internacional, más concretamente en la gastronomía japonesa con un Kit de autoapendizaje, en el que se incluyen los productos ( no perecederos ) necesarios para realizar las recetas que lleva el kit y de esta forma iniciarnos en la cocina internancional.

Hoy he catado un alga muy consumida en la cocina japonesa, con sabor suave y algo dulce, perfecta para iniciarse en el consumo de algas.

La receta es sencilla y super ligera, con pocas calorías, pero a la vez fresca y saciante.

Cuando leáis la receta , en el apartado de ingredientes veréis que tan solo hay un producto fresco ( Pepino ), el resto va incluido en el Kit Japones, con sus correspondientes recetas.

También he variado la presentación y emplatado. Cuando se copia una receta no es imprescindible seguirla al píe de la letra, los gustos personales del cocinero han de hacerse notar.

Tenemos un regalo para los que se animen con la Cocina Internacional.
10% de descuento en la primera compra en la tienda de MERCADO FLOTANTE, tanto en los kits de autoaprendizaje con el resto de referencias de la tienda.  Introducir el siguiente código al finalizar la compra. ROSSGASTRO- JPN


INGREDIENTES
Caldo Dashi
500 ml. de agua
Caldo Dashi instantaneo 2,5 gr.
Ensalada de pepino y wakame
Alga wakame 10 gr.
1 pepino
Semillas de sésamo 1 cucharadita
Aliño
Vinagre de arroz 2 cucharadas
Salsa de soja 1/2 cucharada
Azúcar 1/2 cucharada
Aceite de sésamo 1 cucharadita


PREPARACIÓN
Como primer paso, tendremos preparado el Caldo Dashi.
Pondremos el agua a hervir y cuando esté caliente incorporamos el sobre de caldo instantaneo.
Mezclamos y dejamos hervir a fuego suave 3 minutos.
Retiramos del fuego y dejamos enfriar.

Para la Ensalada de Pepino y Wacame. 
Ponemos a hidratar el alga wacame en agua fría, con 15 minutos será suficiente.
Escurrimos, secamos con papel de cocina y troceamos en tiras finas. Reservamos.

Lavamos muy bien el pepino, retiramos los extremos y con una mandolina cortamos finas y largas láminas de pepino. Reservamos.

Preparamos el aliño
Mezclamos en un recipiente, el vinagre de arroz, salsa de soja, azúcar, caldo Dashi y aceite de sésamo. Batimos con un tenedor.

Salseamos el alga wakame.

Extendemos sobre la tabla de cocina las láminas de pepino, ponemos en el centro una porción de wakame, enrollamos el pepino y formamos un rulo.

Servimos espolvoreado con semillas de sésamo ( previamente tostadas ).


3 comentarios:

  1. me ha dado a mi ultimamente por comer ensalada de algas, pero curioso este kit y bonita tu presentacion, como siempre, feliz día

    ResponderEliminar
  2. ¡Coñe! ¡Caldo dashi! Eso es lo que le faltaba a mi ensalada de wakame y pepino que jamás de los jamases me quedaba bien! O al menos, no como las del restaurante. Y mira, tengo un paquete de cien gramos de atún en escamas para dashi y algas kombu, porque lo uso mucho en las sopas de miso... lo probaré!

    ResponderEliminar
  3. Que bueno ver otra ensalada con pepino y algas, dime si no es fresquita!!!, la guardo para otro día hacerla con este estilo, ese kit suena increíble ;)
    besos!!!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.