11 de septiembre de 2017

Croquetas de Boletus Edulis



Lo más lógico es que esta receta fuera publicada un poco más adelante, puesto que las setas son producto de temporada, concretamente de la época otoñal. Pero gracias a que existen en el mercado setas deshidratadas podemos hacer cualquier plato que las lleve entre sus ingredientes en cualquier época del año.

Hace unos meses, antes del verano en uno de mis viajes a Bilbao, visité una vez más el mercado de la Ribera y en este mercado hay un puesto en el que las setas son el producto estrella. Las tienen frescas en temporada y deshidratadas durante todo el año. Ahí en este precioso mercado, compre los Boletus Edulis deshidratados que he utilizado para hacer estas ricas y sabrosas croquetas.

Me gustan las croquetas en cualquiera de sus variedades, la verdad es que podemos hacer coquetas de cualquier cosa que se nos ocurra y si las tenemos congeladas podemos tener croquetas de varios sabores listas para freír y consumir, actualmente tengo congeladas croquetas de Puchero y estas de Bolutus Edulis, pero en mente esta el hacerlas de gambas que son las preferidas de mi hija.

Sin duda una delicia para el paladar estas croquetas, para saber como las hago yo, solo tienes que leer la receta que tiene tres trucos para que salgas perfectas.
El primero es preparar la bechamel integrando el agua de hidratar las setas, el segundo utilizar la manga pastelera para formar las croquetas y el tercero y no menos importante, usar para empanar pan rallado tierno, ya que aporta un punto crujiente espectacular.

El agua de hidratar las setas conserva todo el sabor y color de la seta y el uso de la manga pastelera para formar las croquetas, nos ahorra tiempo y gracias a que enfriamos la masa de croquetas dentro de ella, no se forma esa costra en la superficie de la masa.
Yo rallo el pan tierno en lugar de seco y duro. Con ayuda de una picadora eléctrica consigo un empanado super crujiente, algo parecido al famoso panko, pero casero y mucho más económico.



INGREDIENTES
20 gr. de boletus deshidratados
300 ml de agua tibia para hidratar los boletus
40 gr. de cebolla
Bechamel
90 gr. de harina
400 ml. de leche
Agua de hidratar los boletus ( 200 ml.)
90 gr. de mantequilla
Cobertura
Harina
Huevo
Pan rallado
Aceite de Oliva ( para freír )


PREPARACIÓN

El primer paso será hidratar los boletus. Ponemos el agua tibia en un recipiente, añadimos los boletus y dejamos hidratar 30 minutos.

Pasado el tiempo, colamos el agua de hidratación, recuperamos los boletus y los secamos con un paño limpio.

El agua la vamos a filtrar para eliminar los restos de tierra. Ponemos en un vaso alto un filtro de los que usamos para el café. sujetamos el papel al borde del vaso con un par de pinzas y volcamos dentro el agua, dejamos en reposo hasta que el agua se ha filtrado completamente. Reservamos este agua.

Picamos la cebolla y los boletus en trocitos pequeños.

Sofreímos la cebolla en un poco de aceite y cuando este doradita añadimos los boletus picados, retiramos del fuego y reservamos.

Preparamos la bechamel
En una cacerola o sartén grande, ponemos la mantequilla, dejamos al calor hasta que se funda. Incorporamos la harina y tostamos junto a la mantequilla durante un par de minutos.

Añadimos la leche y el agua de hidratación. Mezclamos y cocinamos sin dejar de remover durante 20 minutos como mínimo.
Incorporamos cebolla y boletus, mezclamos y volcamos la masa dentro de una manga pastelera.
Dejamos enfriar.

Para explicar el proceso de formado de las croquetas, os muestro el paso a paso, para que sea más fácil de entender. Con la ayuda de la manga pastelera es super sencillo y cómodo formar las croquetas.

Una vez tenemos las croquetas formadas, las colocamos separadas en una bandeja forrada con film y las dejamos en el congelador hasta que estén bien duras.
Ya podemos meterlas en una bolsa, hasta el momento de consumirlas.

Para freír yo prefiero sacar del congelador las croquetas una hora antes de freírlas.

Freímos en abundante Aceite de Oliva bien caliente.


2 comentarios:

  1. Yo siempre tengo setas deshidratadas en la despensa, las uso todo el año y como dices con el agua, podemos hacer un montón de platos: croquetas, arroz, guisos, pasta....

    ¡Qué ganas de comerme una! (la dieta tú ya sabes)

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Me encanta probar croquetas de todo tipo, estas han de estar riquísimas.
    Un abrazo
    Blanca de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.