5 de noviembre de 2017

Nobu´s Scrambled Eggs Donburi


Hoy nuestras cocinas viajan a Japón de la mano del Reto que April´s Kitch y La cocina de Aisha, nos proponen cada mes en Cooking The Chef.
En esta ocasión nos metemos en la cocina del Chef Nobu Matsuhisa. Lo de meterse en la cocina de un Chef con Estrella Michelin es relativo, más bien, al menos en mi caso, interpreto una receta creada por él.

Nobu ha revolucionado la cocina japonesa fusionándola con la peruana, cuenta con 32 restaurantes repartidos en 28 ciudades por todo el mundo.

Este año precisamente inauguró su restaurante en España con la marca Nobu Restaurant & Lunge. En Puente Romano , en Marbella, justo enfrente de Casual Bibo, espacio de Dani García.

En mi receta de hoy, Nobu utilizó los elementos de un desayuno tradicional japonés para hacer este Donburi ( tazón de arroz ). En él incluye el salmón parcialmente cocido, técnica por la que el chef es conocido.


Mi versión es una interpretación de la que tiene en su web Martha Stewart. Yo no lo tomé como desayuno, para mi fue la comida de un día cualquiera y sé que es un plato que repetiré en más de una ocasión. 
Me ha gustado mucho a pesar de que olvidé poner un producto que me encanta y que seguramente le da un toque diferente en cuanto a sabor y textura. 

Imperdonable por mi parte olvidar espolvorear el plato con sésamo tostado, pero con las prisas por hacer las fotos y que mi familia ya estaba en la mesa esperando, el sésamo quedó en la encimera y ya era tarde cuando me dí cuenta.
Otro detalle es la sustitución de alga nori tostada, por tallo de cebolleta fresca. Creo que le aporta a la receta frescura y un punto crunch muy agradable.


INGREDIENTES 1 ración
200 gr. de salmón fresco
1 cucharada de salsa de soja
2 huevos (L)
1/4 de cebolleta
4 cucharadas de pulpa de tomate
1/2 cucharadita de sake
2 cucharadas de AOVE ( Aceite de Oliva Virgen Extra)
Sal
Arroz blanco ( cocido )
Tallos verdes de la cebolleta


PREPARACIÓN
1. En una cacerola poner agua y llevar a punto de ebullición
    Introducir en el agua hirviendo el trozo de salmón, retirar del fuego, tapar la cacerola y dejar un par de minutos el salmón dentro del agua caliente.
Sacar el salmón y trocear en tacos tamaño bocado.
Macerar el salmón con salsa de soja 30 minutos.
2. Mientras se macera el salmón preparamos arroz hervido y reservamos.
3.Batir los huevos juntos al sake, la pulpa de tomate e incorporar al batido la cebolleta finamente picada.
4. Poner AOVE en una sartén y cocinar el batido de huevos tal como haríamos unos huevos revueltos.


Para servir, poner en el fondo de un tazón una porción de arroz hervido, colocar los tacos de salmón escurridos encima, cubrir con el revuelto de huevo y decorar con cebolleta verde cruda y muy picada.

En este enlace tenemos todas las recetas de Octubre 2017 - Nobu Matsuhisa

14 comentarios:

  1. Yo tampoco podría desayunar todo eso, más que nada porque cuando haya acabado todo el proceso sería hora de comer, jajjaja !! Una gran receta que me apunto. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué apetecible, no ha sido un chef de los sencillos para elegor la receta, me estoy paseando por las diferentes recetas y me parecen una maravilla.
    Este donburi te ha quedado muy bonito.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Interesante receta, me encanta este chef mezclando sabores, el resultado siempre es genial.
    Felicidades por el reto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué rico, te ha quedado un plato de lujo. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  5. Esta la voy a probar muy pronto. Tal vez hoy mismo. La estoy guardando en mi Pinterest en este instante.
    Gracias y besos,
    Vero

    ResponderEliminar
  6. El nombre de la receta ya es muy sugerente! Seguro que estaba buenísima aunque te dejáras el sésamo, cosa muy normal cuando tenemos que hacer las fotos con la presión de quién espera a probar el plato, cómo te entiendo jajaja. Enhorabuena!
    Besos

    ResponderEliminar
  7. A mí también me parece una comida más que un desayuno. Fantástico. Y te ha quedado como para hincar el diente.

    ResponderEliminar
  8. Es lo que tiene el mundo blogueril cuando las recetas no son una producción de estudio si no, recetas reales que acabas comiendo con tu familia cuando terminas de hacer las fotos. Prisas, olvidos, a veces pasan estas cosas. Desde luego que con sésamo tostado la receta seguro que adquiere un toque interesante, pero ya así, tal cual la hiciste me parece un platazo de 10.
    Me ha gustado mucho y no parece muy complicada.
    La probaré un día sin duda.
    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  9. A mi me gusta poner sésamo tostado a muchos platos, pero este no desmerece con los tallos de la cebolleta. Me parece un plato en su conjunto muy apetitoso.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  10. jejejje cuantas veces vamos deprisa con las fotos por poner a los que esperan el plato caliente, con o sin sesamo el plato pinta de lujo y en cuanto pueda lo prueba, besos

    ResponderEliminar
  11. Un nombre muy raro pero una pinta estupenda. Lo probaré . Bs

    ResponderEliminar
  12. ummmm que delicia, apetece nada más verlo, y sin importarme si es hora de desayunar o cenar..jejej
    perfecto! un besoto

    ResponderEliminar
  13. Que buena versión Rosalía, esta vez hemos coincido en receta, pues es un plato sin duda para repetir, en mi caso tampoco fue desayuno, pero sí almuerzo y cena ya varias veces, la combinación de todos los ingredientes deliciosa. Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Espectacular Rosalía, estoy segura que me gusta más tu versión que la de Nobu, es un plato estupendo para cualquier comida, me ha encantado, bsss

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo de la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.