Fideuá con fideos tostados, verduras y bonito del norte



Hace tiempo que tenía ganas de hacer Fideuá con fideo grueso. 
Siempre la habia preparado con fideo hueco del especifico para Fideuá, o al menos eso nos indica el fabricante en el paquete.

Para que nadie se moleste o se sienta ofendido, yo personalmente no se a ciencia cierta, si este fideo fino y hueco es indicado para hacer una auténtica Fideuá, aunque leyendo el origen de esta preparación tan popular, ya imagino que no.
La fideuà surgió a raíz de que Gabriel Rodríguez Pastor, cocinero de una embarcación del Puerto de Gandia cambiase su receta del Arroz Abanda, Sustituyendo el clásico arroz por fideos.
Este cambio, se debió a que el patrón de la embarcación en la que trabajaba era un aficionado del arroz y muchas veces abusando de su cargo dejaba a los marineros sin su ración correspondiente. 
Por este motivo Gabriel el cocinero, decidió cambiar el arroz por fideos.
Este invento culinario gustó mucho y se expandió por los restaurantes de la ciudad de Gandia, originándose así la Fideuà de Gandia.
Por esta historia entiendo que el cocinero llevaba a bordo fideo normal y corriente y no el hueco que nos venden como especial para Fideuá, que seguramente un fabricante de pasta avispado ideó a posteriori.
De cualquier modo, yo tenia ganas de hacer una Fideuá con fideo corriente. Esta vez con verduras, pero no descarto hacer la próxima de pescado como mandan los cánones, utilizando este mismo tipo de fideo. 
Este es el resultado de mi Fideuá y bajo mi humilde opinión una delicia y ya os adelanto que lo mismo no vuelvo a utilizar para esta preparación el fideo hueco.



INGREDIENTES
300 gr. de fideo grueso
Aceite de Oliva Virgen Extra
Caldo de verdura ( 1 medida y 1/2 de la usada para el fideo)
10 champiñones pequeños
1 ramillete de brócoli
100 gr. de guisantes ( conserva )
2 zanahorias
1 cebolla
2 dientes de ajo
Sal
1 cucharada de concentrado de tomate
1 pimiento morrón ( conserva )
1 lata de Bonito del norte ( Serrats )



PREPARACIÓN

El paso previo, será tostar los fideos y así tenerlos listos para preparar la fideuá que va rápido y de seguido.
Ponemos aceite en una sartén y freímos los fideos hasta que adquieran un tono dorado, con cuidado de no descuidarnos, una vez cogen color pueden quemarse con facilidad. Moveremos continuamente para que los fideos se tuesten y evitar que se nos quemen.

Una vez tengamos los fideos dorados, volcamos sobre un escurridor y dejamos enfriar. Recuperamos el aceite que escurran.

Mientras preparamos la mise en place porque a partir de aquí la receta va toda de seguido.
Troceamos pequeña la cebolla, en rodajitas la zanahoria y machacamos los ajos en un mortero.
Abrimos la lata de bonito del norte y ponemos a escurrir en un colador, recuperamos todo el aceite que usaremos después.

Medimos el caldo de verdura y lo ponemos en un cazo al fuego, necesitamos que esté caliente.
Cortamos a tiras el pimiento morrón y rompemos ligeramente el bloque de bonito.

Separamos ramilletes pequeños de brócoli, lavamos y reservamos.
Retiramos el píe a los champiñones, lavamos y reservamos junto al brócoli. También escurrimos los guisantes del líquido de la conserva.



Ponemos en una sartén o paella el aceite de la lata de bonito, si es necesario añadimos un poco del que hemos usado para freír los fideos.
En este aceite hacemos el sofrito, pochando la cebolla, zanahoria y ajos.
Cuando tengamos la cebolla transparente, incorporamos el concentrado de tomate, sofreímos unos minutos. 
Es el momento de añadir los ramilletes de brócoli y los champiñones, rehogamos tres o cuatro minutos para que absorban todo el sabor del sofrito.

Incorporamos el caldo y los guisantes, probamos el punto de sal y dejamos cocer hasta que la verdura esté tierna.
Añadimos los fideos y dejamos hervir 5 minutos aproximadamente.  
Cuando el caldo haya reducido a la mitad, colocamos por encima las tiras de morrón y los trozos de Bonito del norte.
Dejamos que termine el tiempo de cocción que indica el fabricante de la pasta. En mi caso 8 minutos en total.
Apagamos el fuego y dejamos 3 minutos de reposo.


Fuente de información del origen de la Fideuá - Wikipedia

Comentarios

  1. que me gusta a mi la fideua, y en mi casa mi madre bueno y yo la hacemos con este fideo, el grueso, y como tu con los fideos tostaditos uuu que rica y que ganas de poder comer una de estas. Fijate que no sabia yo el origen de la fideua, y esa moda de ponerle alioli no me va mucho yo así tal cual, feliz semana, besos!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. A la luz de la historia que cuentas, tiene pinta que fuera el fideo normal y corriente, estoy contigo. La fideua a mí me tiene traumatizada. Mi ex suegra la cocinaba tan horrorosamente mal, que no he vuelto siquiera a intentarlo. Veo los fideos y me llevan a aquellas... como decir... aquellas... no sé, cosas, que hacía esta mujer xD xD xD tendría que volver a intentarlo, lo sé...

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué pintaaaa!
    No tenía ni idea de la historia de la fideuá y me ha parecido muy interesante. Mi madre siempre la ha hecho con fideo normal, y a mi me chifla así. Mira que no son ni las 12 de la mañana y me comía a cucharadas las fotos de tu post.
    ¡Riquísima!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo sobre la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.