Moscovitas




Que ganas tenía de preparar estas galletas en casa.
En este mundo todo llega y el universo se confabula para ofrecernos la oportunidad de poder realizar  cosas y a veces sueños que deseamos. En nuestra mano está el aprovechar la ocasión que se nos brinda o dejarla pasar.

Explicaré un poco de que va el tema del reto #Asaltablogs del mes que nos ocupa.
Finalizada la quinta temporada, el reto se toma unas vacaciones hasta el mes de septiembre, mes en el que daremos pistoletazo de salida a la 6ª temporada.

Para el que no lo sepa, durante toda la temporada, en este caso la 5ª, cada asalto de cada uno de los ladrones tiene como premio un número de puntos que se van acumulando en su haber hasta el final de cada temporada.
La mecánica es sencilla, quien acumule más puntos tiene un premio extra y este es, ser asaltado para coronar la temporada y el reto en el mes de junio.


Esta vez han sido dos los blogs los que se han ganado el premio extraordinario. Uno de ellos "El paraíso de los golosos", del que he salido más que contenta con mi receta robada.

Cuando vi la receta de las  Moscovitas que Encarnita  como buena asturiana no podía dejar de tener en el índice de su Paraíso super goloso. Supe que las fuerzas del Universo me daban un toque de atención y por fin me ponían en bandeja la oportunidad de hacer estas pastas tan especiales y que tanto me gustan.

Encarnita espero estar a la altura de tu cocina y sobre todo de la estupenda repostería que nos enseñas en el blog.

He dicho antes que son dos blogs. Estupendo, en este post os dejo el asalto que he hecho en "El Paraíso de los golosos". Para ver el otro asalto solo hay que pinchar Aquí donde se descubrirá que receta he robado en la cocina de  " El toque de Belén "


INGREDIENTES
100 gr. de almendra cruda en granillo
100 gr. de azúcar glass
20 gr. de harina de almendra
100 ml. de nata líquida 35% mg.
60 gr. chocolate blanco
80 gr. chocolate negro


PREPARACIÓN
En un recipiente mezclar todos los ingredientes secos ( menos el chocolate ), remover con una espátula hasta que estén bien mezclados.
Incorporar la nata y mezclar hasta integrar la nata con el resto de ingredientes. Formada la pasta de las galletas, cubrir con film transparente y dejar en reposo en frigo una 1 hora más o menos.

Mientras precalentar el horno a 200º y cubrir la bandeja del horno con papel de hornear.

Pasado el tiempo de reposo. Sacar la masa de la nevera y con ayuda de un par de cucharillas, disponer pequeñas bolitas sobre el papel de horno.

Ojo!!!! hay que colocar las bolitas muy separadas entre ellas ya que al hornear se expanden y pueden llegar a juntarse.

Para que no cometáis el mismo error que yo y salga una única Moscovita del tamaño de la bandeja del horno. Os dejo una foto del tamaño que deben tener las bolitas de masa. Teniendo como referencia una moneda de 5 céntimos, saldrán unas galletas más o menos de tamaño adecuado.

No poner más de 8 ó 9 bolitas en la bandeja.

Hornear a 200º durante 5 ó 6 minutos. Ya sabemos  que cada horno es autónomo y tiene un comportamiento diferente.
Es conveniente ir observando las galletas durante el horneado. Cuando los bordes tengan un color dorado, ya estarán listas. Mucho cuidado porque en cuestión de segundos se pueden quemar.

Sacar del horno la bandeja, arrastrar el papel de hornear hacia la superficie de una rejilla y dejar enfriar. Recién salen las galletas del horno son muy blanditas y es mejor dejarlas enfriar un poco ante de retirar del papel.

Horneamos tantas tandas de Moscovitas como sea necesario hasta terminar la masa.

Una vez frías, solo queda pincelar con chocolate fundido por la parte lisa que tocaba con el papel.

Poner las Moscovitas con la capa de chocolate hacia arriba y dejar enfriar para que endurezca el chocolate.



Comentarios

  1. Grfnf arfs arfs! Joer! No me enseñes esto! Que el vikingo me ha pedido que nos pongamos a dieta!!! y yo tengo debilidad por las moscovitas! Aunque tengo la suerte de comer las de Gijón una vez al año, en el cumple de un compañero que nos las trae de allí, pero no renunciaría yo a hacerlas en casa... uffffff...

    ResponderEliminar
  2. unas galletas de cine, me llevo tres!!
    feliz verano

    ResponderEliminar
  3. Las moscovitas son maravillosas y aunque se guarden algún secreto de la receta con esta salen de lujo.
    Gracias por el asalto y besinos desde Asturias

    ResponderEliminar
  4. Que pasada estas moscovitas. Yo también me las quedo. Se ven ideales: crujientes y deliciosas

    ResponderEliminar
  5. Unas galletas riquísimas, vaya tamaño alcanzan, también me llevo unas pocas para probarlas, jajajjj...
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Buenísimas! Me quedo con las ganas de probarlo!

    ResponderEliminar
  7. ¡Vaya hambre me ha entrado! Tengo antojo de moscovitas para merendar jajajaja He de decir que yo seguramente fuese de los que llena la bandeja y acaba sacando una moscovita tamaño bandeja jaja

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Que galletas más ricas, tuve la oportunidad de probarlas una vez y me parecieron deliciosa... qué peligro conocer ahora la receta jejeje
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Madre mía que galletitas más buenas!! Y ahora viendo lo sencillas que son de hacer seguro que las preparo que me encantan!!!
    Buen asalto guapa!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  10. Que crujientes se ven, yo quiero probarlas, ñam ñam....

    Besitos itos

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué pintaza! Me imagino un café y mordisquear estos moscovitas. No los he probado nunca, ni había oido hablar de ellos, pero me llaman a ravés de la pantalla.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo sobre la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.