Rosquillas Portugalujas


De nuevo nos embarcamos en un nuevo reto, esta vez nos metemos en los fogones por medio de su recetario en una de las mayores comunidades eclesiásticas que existen, aunque en los últimos tiempos hay cada vez menos muchachas que eligen tomar los hábitos.

#RecetasDeCoventosyMonasterios es un reto en el que unas cuantas amigas nos hemos juntado para visitar cada mes una cocina de los miles de conventos que hay repartidos por toda la geografía española.

Para esta ocasión Sofía ha seleccionado una receta clásica y de lo más tradicional. Nos enseña sus recetas en el blog Mil ideas Mil proyectos, y pasa la invitación para que preparemos un dulce típico y clásico en nuestra gastronomía, unas sencillas y esponjosas "ROSQUILLAS"

Las Rosquillas Portugalujas son la versión de este dulce que las monjas hacen en los fogones del Monasterio de Santa Clara en Portugalete, de ahí el nombre con el que bautizaron a las rosquillas.



Es una receta tradicional en la que se utilizan los productos habituales en este tipo de preparaciones, económicos y al alcance de cualquiera.
La monjas incluyen licor de anís en su receta original, son muy aficionadas en los conventos al uso de este licor en la repostería.

Por mi parte he variado ligeramente la receta, ya que no tenía licor de anís y en sustitución de este, he usado la misma cantidad de zumo de limón y anís verde para dar el punto anisado que exige la receta.

Debo reconocer que han quedado unas rosquillas jugosas y nada pesadas. Con un sabor cítrico sutil pero que les aporta carácter.

Hacía años que no preparaba rosquillas caseras y no será porque no son solicitadas, por lo tanto Sofía en mi casa te están más que agradecidos por la elección de esta receta.


INGREDIENTES
3 huevos (160 gr.)
Azúcar (190 gr.)
Aceite de Oliva (130 gr.)
Anís verde en grano
50 ml. zumo de limón
Harina común (500 gr. aprox.)
1 sobre de levadura química
Ralladura de un limón (solo parte amarilla)
Pizca de canela molida
Aceite de Oliva suave (freír)
Azúcar granillo para rebozar


PREPARACIÓN
Como paso previo. Calentamos el aceite (130 gr.), añadimos los granos de anís y dejamos infusionar hasta que se enfríe.

Batimos con varillas eléctricas. Huevos, azúcar,canela y ralladura y zumo de limón.
Cuando tengamos una mezcla homogénea incorporamos el aceite y volvemos a batir.
Incorporamos la mitad de la harina, mezclamos y añadimos el resto de harina ( aquí comprobamos la cantidad que necesitamos, no todas las harinas tienen el mismo poder de absorción), mezclamos y amasamos ligeramente hasta que toda la mezcla se integre y consigamos una bola de masa manejable.
Depositamos la bola de masa en un recipiente, tapamos y dejamos en reposo al menos 30 minutos.

Ponemos abundante Aceite de Oliva suave en una sartén y calentamos a temperatura moderada.
Iremos cogiendo porciones de masa, hacemos un palito, juntamos los extremos presionando ambos cabos para que se peguen y freímos en el Aceite caliente.
Cuando tengamos las rosquillas doradas, las sacamos del Aceite y depositamos sobre papel absorbente.
Rebozamos en azúcar en grano.

Ya tenemos lista unas ricas y caseras roquillas, como recién salidas de los fogones del convento de Santa Clara.

Las rosquillas son redondas?, yo creo que sí. Peroooooooo, vamos a ver que formato han hecho mis amigas y compañeras en

#RecetasDeConventosyMonasterios

Marga  Acibecheria






Comentarios

  1. Me gusta la forma que les has dado a tus rosquillas!!! ahora a por el siguiente reto! qué será? Besos

    ResponderEliminar
  2. Rosquillas fritas deliciosamente peligrosas pero tan, tan ricas que ha merecido la pena.

    Ricas y apetecibles se ven tus portugalujas :)

    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Rosalia,
    Tus rosquillas de lujo como siempre, a ver si nos juntamos a tomar un café con éste u otro dulce!
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
  4. Yo también tengo un bote de anises por casa, que de algún apuro me ha sacado. Me encantan estas rosquillas, vaya pintaca que tienen!

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre que veo rosquilla me acuerdo de mi abuela y de sus fuentes y fuentes de rosquillas. Estas se ven deliciosas Rosalía.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  6. Como nos han gustado a todos las rosquillas, mi jefe el otro día me dijo que hiciera más, que no le importaba que repitiera y mis vecinos encantados por aquí por Babia, así que las llamare rosquillas babianas.
    Besos preciosa
    Sofía

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo sobre la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.