Pane Casarau y sus variantes


Como hacer en casa "Pan Casarau"

Pane Casarau

Me encanta viajar y descubrir en cada viaje paisajes, culturas y gastronomías diferentes.

De mis viajes físicos me traigo recuerdos de la zona, si puedo algún que otro libro de recetas y sí tengo la fortuna de que el policía de turno que revisa el equipaje de mano en el aeropuerto no lo encuentra, también se vienen conmigo productos típicos de la región.

Cuando el viaje es en coche, por descontado es aseguro que hay que hacer hueco en el maletero para acomodar todas mis compras gastronómicas.


Ahora bien, cuando el viaje en cuestión es virtual, cosa que ocurre cada mes si participas en el reto " Cocinas del Mundo", la cosa de volver del viaje con recetas bajo el brazo es super fácil, no hay nadie que revise lo que llevas en la ficticia maleta, ni un marido pesado que se empeñe en asegurar que no caben más cosas en el maletero del coche.

Pane Casarau


Este mes nuestro viaje virtual nos lleva a la isla de Cerdeña ( en italiano) y Sardegna ( en sardo), es una de las veinte regiones que conforman la República italiana.
Elena y Nieves gestoras del blog  "La cajita de Nieves y Elena, nos invitan a dar un paseo por la gastronomía Sarda.
Como abulta poco y es muy fácil de transportar, me he traído de Cerdeña la receta del Pane Casarau.
Pan plano tradicional de Cerdeña, es delgado y crujiente de forma redonda y la tradición dice que debe medir cincuenta centímetros de diámetro. Yo he reducido el tamaño a 20 cms.
La receta del Pane Casarau se remonta al año 1000 aC y fue creada para los pastores que solían pasar largas temporadas en los campos junto a sus rebaños fuera de sus hogares.

Es un pan que puede durar hasta un año si se mantiene preservado de la humedad, se puede consumir seco o mojado con vino y diferentes salsas.
Debido a lo delgado que debe ser el disco una vez estirado, también es conocido por "carta de música" que significa " hoja de música", en referencia a su forma grande y delgada como el papel, tanto que antes de hornear se debe leer una partitura a través de ella.
Yo he querido mostrar sus diferentes variantes, que van en función de la zona y del gusto de los comensales y cocineros.
La principal es " Pane Casarau", el pan básico y partiendo de este, tenemos " Pane Guttiau" (sin levadura) y " Pane Frattau".

Pane Casarau

INGREDIENTES  10 Und. Pane Casarau

280 gr. harina de fuerza
1 cucharadita de sal
180 gr. de agua
3 gr. de levadura seca de panadero
Sémolina para rebozar

Pane Casarau

PREPARACIÓN Panes Casarau

Ponemos la levadura seca con un poco de agua templada y dejamos hidratar un par de minutos
Mezclamos en un recipiente amplio, harina, sal y agua.
Unificamos ingredientes y amasamos durante 2 ó 3 minutos, momento en el que incorporamos la levadura hidratada. Seguimos amasando durante 5 minutos más, hasta conseguir una masa lisa y que no se pegue en las manos.

Formamos pequeñas bolas de masa de 40 a 45 grs., depositamos sobre una bandeja cubierta de papel de hornear, cubrimos con un paño fino y dejamos levar hasta que doblen su volumen.

Precalentamos el horno a 220º

Mientras el horno alcanza temperatura, formamos los Panes Casarau.

Espolvoreamos sobre la mesa de trabajo una buena cantidad de sémola fina ( semolina), colocamos la bola de masa sobre ella, impregnamos bien la bola de semolina y estiramos con ayuda de un rodillo hasta conseguir un disco tan fino que se transparente la encimera a través de él, 2 mm. de grosor aproximado.
Haremos lo mismo todas las bolas de masa.
El siguiente paso es sobre poner un disco sobre otro y presionar ligeramente ambos a la vez con el rodillo.

Colocamos los 2 discos unidos sobre la bandeja del horno y horneamos a 220º durante 1 minuto aproximadamente.
Sacamos los panes del horno y con sumo cuidado separamos los dos discos que volvemos a colocar por separado de nuevo sobre la bandeja de horno.

Ojo!!!!! al separar los discos, desprenden vapor y podríamos quemarnos.
Horneamos todos los panes juntos.

Metemos otra vez la bandeja en el horno, ya con los discos separados y horneamos a 200º durante 3 minutos, damos la vuelta a los panes y horneamos 2 minutos más.

En este paso hay que controlar nuestro horno, ya sabemos que cada horno se comporta de diferente manera.

Cuando veamos que ya están bien cocidos los panes ( los míos se doraron un poco por el borde) ,sacamos el horno y dejamos enfriar, apilando unos sobre otros.

Pane Casarau

Variantes de Pane Casarau

Pane Guttiau (goteo)
Regamos generosamente el Pan Casarau con buen Aceite de Oliva Virgen Extra. Podemos acompañar con embutidos a nuestro gusto, pimientos asados, quesos, patés, etc...
Nota. Esta variante se hace sin levadura según algunas fuentes. Yo he utilizado los Casarau para mostrar como se consume.

Pane Frattau
Esta preparación es a su vez una versión exprés de la famosa Pizza.
Preparamos una salmuera (agua y sal) o caldo, pasamos por esta preparación los panes ponemos encima salsa de tomate casera, queso Pecorino y cascamos un huevo pequeño.
Volvemos a hornear durante 7 u 8 minutos a 200º, situando la bandeja en la parte más alta del horno.

Debo reconocer que este formato ha sido mi preferido. Una delicada pizza super crujiente, de un tamaño muy aceptable para una ración y además es muy rápida y sencilla de preparar.
Si te gustan las pizzas con una base super fina, estoy segura que te van a encantar los Panes Frattau.

Otras versiones, apilan varios Panes cubiertos con salsa de tomate y queso para formar una especie de lasaña que coronan con el huevo y hornean.

Pane Casarau




Fuente de la receta La cucina italiana

Comentarios

  1. Un pan con muchas opciones, seguro que muy rico!
    Gran elección!

    ResponderEliminar
  2. Me los comería todos, tego que hacerlos. ¿Un año? en mi casa duran media hora así que no necesitamos que lleguen a tan longevos, ja ja.Gracias por participar.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
  3. Este es uno de esos panes que me pongo a comer y no paro, cada vez que voy a Cerdeña me inflo pero es que está taaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan bueno. Te ha quedado de lujo y de hecho tengo muchas ganas de intentarlo asi que me llevo la receta jejejejeje. Y ya el extra con el huevo lo más! Un viaje muy productivo! Buen domingo!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu explicación con tanto detalle, me apunto receta. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que rico!!!! La pinta que me da es que queda supercrujiente. Me ha dejado especialmente sorprendida con el tema de su duración. .. ¡un año! Genial!!!!

    ResponderEliminar
  6. como me gustan este tipo de recetas, de las de antes, que aguantan lo indecible y son sencillas. La versión pizza es para hacerle un monumento, madre, que pinta!
    BESITOS

    ResponderEliminar
  7. Qué maravilla de pan, el aspecto es de lo más apetecible, tengo que probarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Uf que pinta tienen esas tortas de pan... y que buen uso les has dado! No lo conocía, y yo ya sabes, pan veo-pan quiero, no lo puedo remediar!

    ResponderEliminar
  9. Que pan tan rico!! Además se puede acompañar de infinidad de cosas.
    Un besito,

    ResponderEliminar
  10. Uauuu!!! me gustan mucho los panes planos y estos que son tan crocantes y delgados son un placer cuando los hacemos, suelo utilizar para facilitar las cosas un rodillo de los más finos, ayudan mucho a la hora de aplanar hasta dejarlas tan finas que se pueda leer un papel por debajo. Me parece un trabajo artesanal estupendo, unos panes de lujo con las propuestas y las explicaciones. Besos

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué entrada tan completa! Me parece que voy a tener que probar las variantes jeje

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo sobre la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.