Relleno de Acción de Gracias, con su pavo


Como preparar Relleno de Acción de Gracias, con su pavo


Lo se, quedan algunos días para que la comunidad americana celebre su famoso Día de Acción de Gracias o Thanksgiving Day.

Todas las celebraciones de este tipo tienen su historia y origen, no nacen por las buenas.
El Día de Acción de Gracias  es una fiesta nacional celebrada en Canadá, en los Estados Unidos, en Brasil, en algunas islas del CaribeLiberia y por comunidades de inmigrantes estadounidenses en Centroamérica e Israel. Comenzó un día para dar gracias por la cosecha y bendecir la del año siguiente. 



Festividades con nombres similares tienen lugar en Alemania y Japón, pero la más conocida y popular es la que se celebra en EEUU, seguramente las películas han tenido una gran influencia y difusión a nivel mundial sobre como se celebra este día. 

El Día de Acción de Gracias se celebra el segundo lunes de octubre en Canadá y el cuarto jueves de noviembre en los Estados Unidos y Brasil, y alrededor de la misma temporada del año en otros lugares.


Este año la fiesta tendrá lugar el 22 de noviembre ( 4º jueves de noviembre) y para que nosotros celebremos este acontecimiento, Nueces de California, nos invita a participar en un concurso con un hilo conductor en común para todos los participantes y no es otro que presentar recetas con temática de Acción de Gracias para ser #Nuezlover en toda regla.

Cuando vi la receta del famoso Relleno de Acción de Gracias, automáticamente lo asocié a nuestras Migas de Pastor. Es una receta parecida, aunque con evidentes cambios e incorporaciones diferentes.

Mi propuesta es una preparación con los ingredientes básicos del Relleno americano, pero tratado y cocinado como si fueran unas auténticas Migas de Pastor.

Respecto al pavo, indispensable en esta receta, no hay Pavo sin Relleno, ni Relleno sin Pavo.

Siempre me ha parecido una barbaridad los pavos enormes que nos muestran en la películas y reportajes sobre esta comida familiar.

Yo más discreta me he decantado por un solomillo de pavo, super jugoso y con un tamaño más discreto, acorde a mis necesidades y por descontado mucho más ligero y saludable.

El aporte crujiente y fresco corre a cargo de los preciosos granos de granada, que a la vez dan color al plato. Y como no?, las nueces ponen el toque crunch a la preparación.

Espero que os guste mi versión del Relleno de Acción de Gracias, con su pavo.



INGREDIENTES 2 raciones

Relleno de Acción de Gracias
300 gr. de miga de pan ( del día anterior)
4 lonchas de bacon ahumado
50 gr. de pasas
30 gr. de nueces de California
150 ml. de caldo de ave casero
2 cucharadas de Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE)
Pavo
1 solomillo de pavo
Sal
Aceite de Oliva Virgen Extra
1/2 granada
Mermelada de mora casera


PREPARACIÓN
Relleno de Acción de Gracias

Paso 1
Abrimos el pan por la mitad y sacamos toda la miga
Picamos la miga de pan en trocitos pequeños, reservamos en un recipiente amplio.
Añadimos al recipiente, las pasas, las nueces troceadas  y el caldo a temperatura ambiente.
Mezclamos con una espátula y dejamos en reposo 30 minutos.

Paso 2
Ponemos una sartén al fuego con 2 cucharadas de AOVE.
Salamos por ambas caras el solomillo de pavo y cuando el aceite esté bien caliente incorporamos a la sartén el solomillo ( en una pieza) y cocinamos a la plancha procurando que nos queden las dos caras bien doradas.
Cuando valoremos que el solomillo esta cocinado en el interior, retiramos de la sartén y reservamos envuelto en papel de aluminio.

Paso 3
Troceamos las lonchas de bacon ahumado en tiras finas.
Salteamos el bacon en la misma sartén que hemos cocinado el pavo, aprovechando sus jugos.
Si es necesario, añadimos un poco de más de aceite y un chorrito de agua para desglasar lo que ha dejado el pavo pegado a la sartén.
Terminamos de dorar el bacon para que nos quede crujiente. Reservamos.


Paso 4
En una sartén limpia y amplia, ponemos AOVE y salteamos el preparado del Relleno de Acción de Gracias que tenemos reservado.
Cocinamos a fuego fuerte, moviendo el preparado continuamente e intentando a la vez separar las bolas de migas de pan que se van formando.
Debemos conseguir, unas migas sueltas y sin apelmazar.
Cuando veamos que tenemos las migas listas, incorporamos el bacon y mezclamos.

Recuperamos el solomillo de pavo y cortamos en finas lonchas, casi como si se tratara de un fiambre.

Montaje del plato
Pintamos una linea en el plato con Mermelada de Mora.
Colocamos encima una ración de Relleno de Acción de Gracias y sobre él disponemos las lonchas de pavo.
Regamos con un chorrito de AOVE y servimos acompañado de granos de granada.






Comentarios

  1. Una trasformación digna de un gran chef de este plato tan famoso, pero ¿que dirían los americanos? jajaja...
    Ya sabes que Elena si tuvo el valor, no era un pavo pero era un capón, que de grande casi es igual jajaja...
    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
  2. A mí esos pavos gigantescos me dan miedito. me da a mí que se van a levantar de la mesa y me van a trichar jajajaja madre mía, ¿quien se puede comer esa barbaridad? Eso por no mencionar que para que un bicho así quede jugoso pero cocido en el centro... tienes que recurrir a algún santero que te eche un hechizo porque si no ya me contarás... en fin. Me encanta tu propuesta!

    ResponderEliminar
  3. Vamos ya qué receta te has marcado para el concurso! mucha suerte amiga! tienes muchas posibilidades con ésta receta! Besos

    ResponderEliminar
  4. Lo más rico sin duda siempre es el relleno y desde luego que así se saborea mucho mejor. Has preparado un plato fabuloso.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo sobre la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.