Café Vienés Casero

Cómo hacer Café Vienés Casero



Dice la tradición que al abandonar las tropas turcas las ciudad de Viena allá por el año 1683. Derrotado el ejercito turco, dejó atrás sus provisiones entre las que encontraron granos de café, producto hasta el momento totalmente desconocido en Europa.


Como siempre hay gente con visión de futuro, un joven empresario comenzó a servirlo entre sus clientes.
Gracias a la iniciativa empresarial de este joven, el café tuvo gran aceptación en nuestro continente y  se extendió por los diferentes países de Europa como la bebida preferida para la sobremesa.


El clásico café Vienés tiene únicamente dos ingredientes  Café y Nata montada. Hay variantes en las que cada país ha hecho su versión particular, partiendo de los ingredientes fundamentales del Café Vienés que se sirve en  Demitasse (taza pequeña) preferiblemente de cristal, elemento que permite apreciar el contraste de colores.


A lo lago y ancho de este mundo, existen diferentes preparaciones de café que cada cual a adecuado a su clima y gustos gastronómicos.

Podemos tomar en Irlanda su famoso "Café Irlandés" que añade whisky, en Italia su popular "Cappucchino", en España servimos un café con leche coronado con nata montada y para los días calurosos tenemos el refrescante Café Frappe

Todos y cada uno de ellos deliciosos, sobre gustos no hay nada escrito, hoy he elegido tomar en la sobremesa un delicioso Café Vienés Casero y de paso le doy las gracias al ejercito Turco por dejar olvidados esos granos de café.


Todo esto viene a cuento para presentaros mi propuesta para el Proyecto Reciclando Sabores del mes de febrero, un rico y reconfortante Café Vienés Casero, servido en Demitasse y en el que utilizo el sobrante de nata montada que puse en los Roscones de Reyes.


Nata que una vez montada, congelé y que he vuelto a montar para coronar este precioso Café Vienés.



INGREDIENTES 1 Demitasse de Café vienés Casero
1 taza de café expreso
Azúcar o edulcorante ( opcional)
Nata montada azucarada
Cacao puro en polvo para decorar



ELABORACIÓN de Café Vienés Casero



Paso 1
Montar nata 35% mg. con azúcar al gusto.
Meter en una manga pastelera a la que previamente habremos colocado una boquilla rizada. Reservar en la nevera.

Paso 2
Preparar un café expreso o en la cafetera que cada uno tenga por costumbre utilizar.
Si queremos endulzar el café, ahora es el momento, aunque en un Café Vienés original no se pone azúcar disuelto en el café, ya es suficiente para endulzar la que lleva el copete de nata montada.

Paso 3
Con ayuda de la manga pastelera, terminar de llenar la taza con la nata montada.
Espolvorear por encima cacao puro en polvo.

Consumir inmediatamente, el contraste de temperaturas es una delicia.
Si tenemos que preparar varios servicios de Café Vienés, pondremos el café en las tazas y luego en cadena disponemos sobre él la nata montada.


Ahora os presento los estupendos reciclajes que han preparado mis amigas

LA CAJITA DE NIEVES Y ELENA




MIGAS EN LA MESA




THERMONURIA

SWEET COOKIES BY BEA

PLUM CAKE DE FRUTAS ESCARCHADAS





Comentarios

  1. Oleeee, ya somos 5!!!

    Esa historia del café no la conocía :-)

    Adoro el café, me encanta y con nata casera ya ni te cuento, hace siglos que no me tomo un Vienes, que ganas me han entrado!

    No sabía que al congelar la nata luego había que volverla a montar para reutilizarla una vez descongelada ¿se hace líquida de nuevo?

    Besos
    Nieves

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, en respuesta a tú pregunta, te diré que la nata montada, una vez que se congela no se vulve líquida, pero cuando se descongela queda una textura diferente. Se vuelve a montar y queda perfecta y como recién montada.

      Eliminar
  2. Muy interesante el Proyecto que lideras, me ha encantado y pienso seguir participando!!! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nuria. Te doy la bienvenida al Proyecto, toda aportación es importante, aquí aprendemos todos.

      Eliminar
  3. Ni por un momento se me había ocurrido que se podía congelar la nata ya montada y volverla a montar. No te puedes hacer una idea de toda la nata que he tirado. ¡Agggg!

    Ya puedo decir que con este reciclando he aprendido mucho, mucho.

    Bss

    Elena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena me alegro que el proyecto sirva para aprender. ya no volverás a tirar nata montada.

      Eliminar
  4. Ainssssssssspues no le diría yo que no!!! Incluso con un poco de nata!!!

    ResponderEliminar
  5. hora del café!!! que rico, la verdad que yo soy muy cafetera pero soy de solo con hielo o con leche y bien calentito. COngelas la nata??? fijate que yo no me he atrevido nunca, me sobró ayer algo de nata montada de unos cupcakes... voy a probar, al congelador ahora mismo!!! y un café para no dormirme jejejje Feliz y dulce tarde, besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi cocina.
Si quieres comentarme algo sobre la receta, este es el espacio indicado para hacerlo, tus comentarios dan vida a este blog.
No siempre tengo tengo tiempo para contestarte, pero agradezco y leo cada una de tus palabras.
Muy a mi pesar, este blog no participa en cadenas de premios. Si has pensado en mi para concederme uno, te lo agradezco igualmente, pero la mecánica de este tipo de premios, requiere un tiempo de dedicación que no puedo permitirme.